eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Draghi sorprende con una rebaja de los tipos de interés que puede ir más lejos

El precio del dinero queda en un nuevo mínimo histórico, el 0,25%, frente al 0,50% anterior, justificado por el "largo periodo de precios bajos" que se atisba en Europa

En rueda de prensa, el gobernador del BCE no ha dudado en decir que tomará más medidas "sin son necesarias"

Extiende la barra libre de los bancos hasta 2015

- PUBLICIDAD -
Draghi cree que se mantendrá la "lenta" recuperación económica de la Eurozona

Mario Draghi vuelve a marcar el camino a la UE.

Si los gobernadores de bancos centrales suelen echar particulares partidas de póker con los mercados, se puede decir que Mario Draghi hoy ha ganado una mano. El gobernador del Banco Central Europeo anunció una bajada de los tipos de interés en un cuarto de punto hasta llegar a un nuevo mínimo histórico del 0,25%. Se rumoreó, sí, con que el italiano podía bajar el precio del dinero pero ni el experto más atrevido pensó que la institución tomaría esta decisión el jueves.

En rueda de prensa, el propio Draghi reconoció que la decisión sobre los tempos no había sido "unánime" en el Consejo de Gobierno del euro, pero sí lo había sido el hecho de que había que actuar. Y finalmente se optó por la sorpresa y adelantar a noviembre esta decisión.

Draghi se escudó en los "riesgos a la baja" en el crecimiento de la zona del euro y, sobre todo, en los pronósticos de baja inflación sobre un periodo prolongado de tiempo para tomar esta decisión. El italiano rehusó decir que "baja inflación" y deflación puedan ir de la mano, pero insistió de forma machacona en el pronóstico de bajos precios.

El mandato del BCE es, precisamente, el control de los precios. En una economía sana, lo normal es que ese control se realice para que los precios no se disparen, pero en recesión a los bancos centrales les ha tocado en suerte tener que controlar que los precios no se desplomen. En concreto, el BCE tiene como objetivo que la inflación en el conjunto de los países del euro esté por debajo pero "cerca" del 2%.

Las perspectivas en este sentido para la zona del euro apuntan a que los precios estarán por debajo. En conjunto, la Comisión Europea pronostica que para los próximos dos años no tocarán el 1,5%. Pero esta previsión se agrava en el caso de países como España. Así, Bruselas cree que en 2014 los precios no superarán el 0,9% y en 2015 bajarán hasta el 0,6%. Una atonía significativa.

Pese a que el Gobierno de Rajoy ha vendido como muy buena la noticia de la baja inflación, el propio Draghi ha dicho que para un país que tiene que ajustar precios (en referencia a España y a los otros periféricos) y remontar de un alto paro, es más fácil ganar competitividad con una inflación cercana al 2%, que al 0%.

El Gobierno conservador se ha aferrado al pronóstico de la baja inflación para frenar la contestación social que puede producir la nueva reforma de las pensiones que en 2014 contempla una subida del 0,25%. La decisión del guardián del euro muestra además que la moderación de los precios no es solo por la absorción de la subida del IVA, como se intenta vender en España, sino por una baja demanda perniciosa para la economía.

Draghi, en una inusual clara y explicativa rueda de prensa, ha asegurado que algunos países del euro sí podrían tener puntuales bajadas de los precios (de hecho en octubre España registró una caída del 0,1%), que podrían ser beneficiosas.

Otra de las novedades de la rueda de prensa, es que el italiano ha sido muy claro en que pueden continuar tomando medidas de la "amplia variedad de instrumentos de la que disponen". Por lo pronto, el BCE ha prolongado la barra libre de liquidez hasta 2015.En un hecho insólito, Draghi ha dicho que los tipos estarán en el nivel del 0,25% "o por debajo" por un periodo prolongado de tiempo. Este mensaje hará que los mercados planifiquen con antelación la posibilidad de otra bajada de tipos y actúen de forma anticipada con este horizonte.

Tampoco se ha tocado la posibilidad de que los depósitos, que ahora mismo rentan un 0% en el BCE, puedan tener interés negativo, es decir, que la banca tenga que pagar por depositar su liquidez en la entidad. Los bancos tienen depositados miles de millones de euros en el BCE. En el momento en el que la institución les cobre, esa liquidez podría buscar otros destinos que fueran mínimamente rentable, como volver a dar créditos. Lo que a priori puede ser bueno para la economía, si los bancos retoman su negocio, se ha visto con reservas ya que también incrementa la incertidumbre sobre la solvencia de estas entidades.

Por supuesto, a un programa masivo de compra de bonos como el que tiene lugar en Estados Unidos, ni se le ve, ni se le espera. Con todo, cabe recordar que la Fed también sorprendió al mercado este otoño al retrasar el fin de esta política expansiva, por miedo a la fragilidad de la economía. Hoy mismo se ha conocido que la economía de EEUU creció un 2,8% en el verano, un dato muy por encima de lo esperado.

Se puede dar la circunstancia de que a medida que Europa amplíe su política monetaria expansiva, la Reserva Federal la de por terminada. Estas tendencias opuestas pueden ser un respiro para el euro, que hoy mismo está cayendo alrededor de un 1,5%. La moneda única está anclada por encima de los 1,30 dólares desde hace tiempo, lo cual supone un freno a la exportación en los países del euro.

Pese a que este ha sido uno de los efectos más rápidos, Draghi ha asegurado que ni han hablado del cambio euro-dólar en la reunión. Lo siguiente que deberían de percibirse en los bolsillos de los ciudadanos es un abaratamiento del euríbor y de los préstamos. El italiano aseguró optimista en la rueda de prensa que "hogares y familias" deberían beneficiarse de esta bajada. Pero lo cierto es que el estrangulamiento del crédito no ha hecho que a los consumidores y pymes lleguen todavía los beneficios del crédito barato.

Inflación de la zona euro desde octubre de 2012.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha