eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Asmussen ve esencial para la confianza la próxima prueba de estrés a la banca

- PUBLICIDAD -

Jörg Asmussen, el miembro alemán del comité ejecutivo del Banco Central Europea (BCE), afirmó hoy que la prueba de resistencia a la banca que llevará a cabo en 2014 el nuevo supervisor común será "quizá la última oportunidad" de la eurozona para restaurar "la confianza".

En una conferencia en Berlín, el experto indicó que las dos pruebas de resistencia que ha realizado la Autoridad Bancaria Europea (EBA) desde el estallido de la crisis en Europa no han servido para estabilizar financieramente al bloque y tranquilizar a los mercados.

Por eso, argumentó Asmussen, hay que sentar las bases para que este próximo análisis de los balances de las entidades financieras de la eurozona, la primera actuación del supervisor común creado bajo el paraguas del BCE, sea un éxito.

A este respecto es clave "aclarar por adelantado qué va a pasar con los bancos que no aprueben" la prueba de resistencia.

Asmussen no precisó qué debería suceder en este supuesto, pero recalcó que la previsión evitará nuevas incertidumbres sobre la salud del sistema financiero privado de la eurozona.

El experto abundó en la consecución de una "plena" unión bancaria -con un supervisor y un mecanismo de resolución- y aseguró que esta es la única que puede "romper el círculo vicioso" de la deuda estatal que lastra a los bancos con bonos y de las entidades en dificultades que hunden las cuentas públicas.

"La unión bancaria es buena para el euro, es buena para el mercado común y buena para el crecimiento", sentenció.

Mostró su confianza en que el supervisor esté a "pleno rendimiento" en el último trimestre del año que viene y abogó por que el mecanismo de resolución entre en funcionamiento cuanto antes, en 2015 incluso, sin esperar a 2018 como se ha planteado en Bruselas porque este desfase azuzaría la incertidumbre.

"Hasta 2018 queda demasiado tiempo. ¿Qué va a pasar en 2015, 2016 y 2017? Esto genera mucha inseguridad. La normativa sobre responsabilidad subsidiaria debería estar para 2015", apuntó Asmussen.

El mecanismo de resolución bancaria, el organismo que debería encargarse de reestructurar o cerrar entidades con problemas, ha de contar con un marco legal claro, un fondo financiero y una autoridad competente, añadió.

El miembro alemán del comité ejecutivo del BCE dijo que la autoridad monetaria prefiere no asumir también esa competencia y señaló que por "una limpia separación de funciones" es mejor que otra entidad, ya existente o de nuevo cuño, asuma esa tarea, como sucede en Alemania a nivel nacional.

En cuanto a su fuente de financiación, Asmussen propuso que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) tenga una "línea de crédito permanentemente abierta" para el fondo de liquidación bancaria, una fórmula similar a la que emplea Estados Unidos.

"La estructura federal evita que un problema bancario local se convierta en sistémico", declaró al poner como ejemplo el sistema vigente en la primera economía mundial.

A su juicio, "cuanto más exitosa sea la unión bancaria, menos importante será un presupuesto para la eurozona".

"La unión bancaria es en el interés de Europa y en el interés de Alemania", subrayó Asmussen para concluir su discurso resaltando el nombre de su país, uno de los miembros de la eurozona más escépticos ante la unión bancaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha