eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bruselas intenta minimizar los riesgos del referéndum de Italia sobre su banca

“Creo que no hay ninguna razón para hablar de la crisis del euro”, ha sentenciado el ministro de finanzas alemán Wolfgang Schäuble

- PUBLICIDAD -
La CE cree que las medidas presupuestarias del Gobierno van en la buena dirección

La CE cree que las medidas presupuestarias del Gobierno van en la buena dirección EFE

La crisis de Gobierno que ha generado en Italia la dimisión del primer ministro, Matteo Renzi, tras haber perdido el referéndum, ha añadido más incertidumbre sobre la posibilidad de sanear la maltrecha banca italiana. 

Las consecuencias que la incertidumbre política puede tener sobre las entidades italianas se ha colado este lunes en la reunión del Eurogrupo, aunque los ministros de finanzas de la zona euro han querido relativizar los riesgos.

“Italia es una economía fuerte con instituciones fuertes”, ha dicho el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Un mensaje en el que ha insistido el comisario de Economía, Pierre Moscovici: “Confío en las autoridades italianas para lidiar con esta situación”.

Con 350.000 millones en créditos no rentables, el sector bancario del país transalpino sigue sin estar saneado. Quien más dudas genera es el Monte dei Paschi di Siena, pendiente de una ampliación de capital de 5.000 millones a través de JP Morgan, que la actual crisis política podría frenar. 

Italia es la tercera economía de la zona del euro y si no se encuentra una solución para rescatar a sus bancos la crisis del euro podría volver con fuerza. Pero los ministros de finanzas han querido eliminar esta posibilidad. “Creo que no hay ninguna razón para hablar de la crisis del euro”, ha sentenciado el alemán Wolfgang Schäuble. La reacción que han tenido los mercados le da la razón, pues las bolsas apenas han castigado al resto de países y el euro ha acabado subiendo frente al dólar. 

El Eurogrupo, además, ha dado margen a Italia para que cumpla los objetivos de déficit pactados con Bruselas. Según el borrador de presupuestos que envió a la Comisión Europea, su déficit estructural será del 0,5%, mientras que lo acordado es un superávit del 0,6%, por lo que “serán necesarias medidas adicionales”, ha dicho Dijsselbloem. Aunque “debido a la situación política, es imposible que Italia se comprometa ahora con nuevas medidas”, ha dicho. Igual que han hecho con España, Bruselas esperará a que haya un nuevo Gobierno, antes de apretar las tuercas. 

En mitad de este contexto, el Eurogrupo ha acordado aliviar la sostenibilidad de la deuda griega a corto plazo, tal como decidió en mayo. Se alarga el plazo de amortización de 28 a 32,5 años y reduce el pago de intereses de algunos créditos, porque pasarán de variable a fijo. Unas medidas que rebajarán la deuda en unos 20 puntos y apenas rebajarán los costes de financiación un 5%, por debajo de lo que exige el Fondo Monetario Internacional, que sigue sin sumarse al rescate. Su presidenta, Christine Lagarde, insiste en que no lo hará hasta que vea que la deuda es sostenible a largo plazo. 

España va “en la dirección correcta”

Durante la reunión del Eurogrupo, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha explicado las medidas que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes para intentar cumplir con el objetivo de déficit del 3,1% del PIB en 2017. El Ejecutivo pretende recaudar 7.000 millones de euros, sobre todo a través de la subida de impuestos, justo la cantidad que la Comisión Europea cree que será necesaria para cumplir lo pactado. 

A la espera de que Madrid le presente el borrador de los presupuestos para el años que viene, el Moscovici aseguró que lo que ha expuesto el ministro “va en la dirección correcta”. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha