eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Caja Madrid sobrevaloró las garantías de Díaz Ferrán para prestarle 26 millones de euros

- PUBLICIDAD -
Caja Madrid sobrevaloró las garantías de Díaz Ferrán para prestarle 26 millones de euros

Caja Madrid sobrevaloró las garantías de Díaz Ferrán para prestarle 26 millones de euros

Caja Madrid admitió garantías "sobrevaloradas" del expropietario de Viajes Marsans Gerardo Díaz Ferrán para prestarle 26,6 millones en 2008, cuando la entidad aún estaba presidida por Miguel Blesa y el expresidente de la patronal formaba parte de su consejo de administración.

Además esas garantías sólo cubrían un 31,25 % del préstamo, según consta en el informe pericial de KPMG al que ha tenido acceso Efe y remitido al juez de Madrid Elpidio José Silva, que instruye la causa en la que Blesa y Díaz Ferrán están imputados por delitos societarios y falsedad documental.

KPMG añade que en ese 31,25 % estaba incluido el valor de 20 propiedades o fincas inmobiliarias presentadas como garantía, pero que las fechas de tasación facilitadas por Caja Madrid "no corresponden con las indicadas en las propuestas de Operaciones de Riesgo", en las que, además, se valoraron 268.344 euros por encima de su valor de tasación.

"Mientras que el análisis de riesgos valora las garantías hipotecarias en 8.613.972 euros, de las tasaciones aportadas (...) se obtiene un valor de 8.345.628 euros", dice KPMG, que agrega que las tasaciones facilitadas por Caja Madrid tenían una validez de 6 meses y que en doce de ellas no se visitó el inmueble, pese a ser un requisito obligatorio.

Además, Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, junto a sus esposas, respondían personalmente de la financiación otorgada con su patrimonio, que ascendía a la suma de 9.170.000 euros, aunque en esa fecha ya tenían asumido un riesgo directo de 28.880.000 euros y uno indirecto de 617.150.000 euros, por lo que "difícilmente" podían hacer frente al préstamo ante un eventual impago.

KPMG señala asimismo que, pese a esa falta de garantías, la operación de crédito a las sociedades Holdisan y Parihol se otorgó y escrituró "cuando aún no se dispone de la preceptiva autorización de la Comunidad de Madrid", requerida al ser Díaz Ferrán consejero de la entidad.

Esa autorización no se recibió hasta cerca de un mes después de la concesión del préstamo, cuando el expresidente de la CEOE ya había dispuesto de los fondos.

La consultora agrega, además, que nunca se recibió la oferta vinculante para la adquisición de acciones de Viajes Marsans a la que se encontraba vinculada la disposición de 7 de los 24 millones inicialmente concedidos.

Caja Madrid aprobó posteriormente "un excedido de 2 millones de euros en la cuenta de crédito", pero la autorización fue concedida por el Área de Seguimiento de Riesgos de la entidad, que carecía de facultad para ello, en lugar de por el Comité Financiero.

La aprobación de ese nuevo crédito el 21 de agosto de 2009 se justificó "por motivos de urgencia", pero KPMG asegura que Caja Madrid ya sabía entonces que el dinero era para cubrir las necesidades operativas de Air Comet, cuando el préstamo inicial tenía como objetivo "la cobertura de las necesidades de financiación globales del grupo".

Esa autorización se produjo un día después de que Blesa "se interesara por esta operación o diera indicaciones a un miembro del Comité Financiero para que se analice la viabilidad de la misma".

Así lo revela el correo electrónico que, el 20 de agosto de 2009, el director de Riesgos Juan Bartolomé Páramo envió al miembro del Comité Financiero Ildefonso Sánchez Barcoj.

"Ildefonso, esta mañana el presidente ha llamado a Gonzalo Alcubilla -también miembro del Comité Financiero- para pedirle que estudiara la posibilidad de atender a Gerardo Díaz Ferrán en una petición de 2 millones de euros para poder hacer frente de manera inmediata a pagos de una de sus compañías (Air Comet)", reza el correo.

El informe continúa diciendo que Díaz Ferrán y Pascual incumplieron "la obligación de mantener sin cargas o gravamen alguno las acciones de Viajes Marsans durante el tiempo de vigencia de la cuenta de crédito", pese a lo que Caja Madrid accedió a refinanciar la operación en condiciones muy ventajosas.

Así, se pasó a una cuenta de crédito a diez años con pagos bimensuales, aunque el nivel de endeudamiento de las sociedades de Díaz Ferrán era ya "superior al que presentaban en el año 2008" y, además, sin pedir la aprobación del Consejo de Administración de Caja Madrid ni de la Comunidad de Madrid.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha