eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Irlanda quiere un acuerdo para que los pequeños ahorradores sean intocables

- PUBLICIDAD -

El ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, dijo hoy que quisiera lograr un acuerdo político el martes para que los depositantes de menos de 100.000 euros sean considerados "sacrosanto" en los futuros rescates internos de los bancos.

"Después de la experiencia chipriota, me gustaría fortalecer la posición de los depositantes. Me gustaría tener para mañana por la noche un acuerdo político sobre que los depósitos por debajo de 100.000 euros son sacrosanto en el futuro y esto quedaría finalmente escrito en piedra, como parte de cualquier procedimiento de rescate interno", señaló Noonan en el marco del Eurogrupo.

Por otra parte, Irlanda, que preside actualmente la UE, quiere un acuerdo sobre la preferencia de los depositantes en general, es decir que, frente al principio de que los bonistas sénior y los ahorros no garantizados se sitúan en el mismo escalón de la jerarquía de posibles perjudicados a la hora de asumir quitas, estos últimos queden en un nivel más bajo de la pirámide, explicó.

De esta manera, se empezaría por los accionistas y solo en última instancia se tocaría a los depositantes por encima de 100.000 euros.

"Hay diferentes puntos de vista, pero espero que establezcamos mañana la jerarquía" de titulares de instrumentos financieros que tendrán que asumir pérdidas en los futuros rescates bancarios, dijo.

Noonan recalcó además que algunos Estados miembros quieren "cierta flexibilidad" para excluir instrumentos o titulares de la lista de afectados.

"Veo margen para cierta flexibilidad mientras el grado de la misma esté claro desde el inicio y nadie tenga dudas. Necesitamos certeza. Si hubiera más margen en un Estado miembro que en otro, entonces el mercado único se vería bajo presión. Todo necesita ser transparente", indicó.

Este debate del rescate interno forma parte de la futura directiva europea de reestructuración y liquidación bancaria, que, entre otros elementos, crea una red de fondos nacionales de resolución que podrán ayudarse entre sí.

Bajo la última propuesta de compromiso de la presidencia irlandesa de turno, los fondos nacionales tendrían que ser financiados de antemano con contribuciones anuales de los bancos y alcanzar, en un plazo de diez años, una cobertura de al menos el 0,5 % de los depósitos cubiertos y, junto con el Sistema de Garantías de Depósitos, un ratio del 1 %.

En cuanto al rescate interno, el objetivo es establecer una "jerarquía" de acreedores que tendrán que asumir pérdidas en una reestructuración, para lo que Irlanda ha propuesto tres opciones.

La primera incluye un número limitado de exclusiones (solo derivados) y una preferencia para depositantes asegurados, es decir el Fondo de Garantía de Depósitos -normalmente fusionado con el de resolución bancaria- solo se vería afectado después de otros acreedores sénior, y los depositantes superiores a 100.000 euros sufrirían automáticamente pérdidas.

La segunda opción permite una flexibilidad limitada a los países para excluir pasivos por razones de estabilidad financiera o para garantizar la continuidad de funciones críticas de un banco, que podría aplicarse a depósitos no garantizados (personas naturales y pymes) y a deuda a corto plazo, entre otros instrumentos.

El tercer plan establece una preferencia para depositantes no garantizados, que tendrían que asumir pérdidas solo después de que otros acreedores sénior lo hayan hecho, y una combinación de exclusiones definidas y discrecionales.

Los ministros discutirán además si se debe adelantar tres años, a 2015, la entrada en vigor del rescate interno.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha