eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El gobierno portugués relanza la privatización de la aerolínea TAP

- PUBLICIDAD -
El gobierno portugués relanza la privatización de la aerolínea TAP

El gobierno portugués relanza la privatización de la aerolínea TAP

El Gobierno portugués anunció hoy el relanzamiento de la privatización de la compañía aérea TAP dos años después de cerrar este proceso, y justificó su decisión al considerar que la empresa necesita "nuevo capital para invertir".

El Ejecutivo conservador luso aprobó las condiciones del concurso en consejo de ministros, y precisó que se vendirá "como máximo" y "de forma directa" un 66 % del grupo TAP, que incluye tanto la aerolínea como otras firmas que trabajan dentro del sector aeroportuario.

"Portugal no puede inyectar dinero en TAP por imposición de las reglas comunitarias (...) Pero asumimos que la empresa se beneficiará de capital nuevo para invertir, alcanzar nuevas rutas y mercados y con ello crecer, aunque sin perder su condición de compañía de bandera de Portugal, donde mantendrá su sede", explicó el secretario de Estado de Infraestructuras, Sérgio Silva Monteiro.

En 2012, el Gobierno luso optó por rechazar la única oferta presentada entonces, la del magnate colombiano-brasileño Germán Efromovich, por un valor que rondaba los 340 millones de euros, debido a la falta de garantías.

En los últimos meses, coincidiendo con los rumores de un posible relanzamiento, varias compañías mostraron su interés por TAP, como la española Air Europa (a través de su matriz Globalia), el empresario portugués Miguel Pais do Amaral, el brasileño David Neeleman (a través de la compañía Azul) o el propio Efromovich.

Silva Monteiro precisó hoy que del 66 % que se pondrá a la venta, se reservará un 5 % para los trabajadores del grupo que deseen participar en la compañía.

El restante 61 % "se adjudicará a través de un modelo de venta directa a uno o más de inversores", reveló el secretario de Estado.

Durante su intervención ante los periodistas, insistió en que la búsqueda de un "encaje financiero para el Estado no es ni mucho menos" el objetivo perseguido con esta privatización.

"Lo que pretendemos es que haya un aumento de capital para que TAP sea capaz de invertir y volverse más fuerte. Lo importante para nosotros es que el inversor privado asuma la responsabilidad del pasivo de TAP, que ronda mil millones de euros, para que el Estado deje de tener responsabilidad sobre ese pasivo", razonó.

El Ejecutivo precisó en un comunicado que el Estado luso se quedará, en esta privatización, "con una opción de venta del 34 %" del grupo TAP, que podrá venderse "durante los dos años siguientes" a la firma del contrato, siempre que el ganador del concurso cumpla cumplan todas las condiciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha