eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La pesca del pez espada mediterráneo se limitará a 10.500 toneladas en 2017

- PUBLICIDAD -
La pesca del pez espada mediterráneo se limitará a 10.500 toneladas en 2017

La pesca del pez espada mediterráneo se limitará a 10.500 toneladas en 2017

La pesca del pez espada en el mar Mediterráneo tendrá para 2017 un límite de 10.500 toneladas ante la delicada situación de la especie, según han acordado los países de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Cicaa o Iccat).

La medida se aprobó en Vilamoura, en el sur de Portugal, donde hoy concluyó una semana de negociaciones sobre la pesca del pez espada, el atún rojo y el bonito del norte, especies de interés para la flota española.

De ellas, la especie en peor situación es el pez espada, que para ser protegida contará en 2017 con un Total Admisible de Capturas (TAC) de 10.500 toneladas y posteriormente se aplicará una reducción del 15 % entre 2018 y 2022.

Además, esta paulatina reducción estará acompañada de una mejora en las medidas técnicas y de control.

La propuesta partió de la Unión Europea (UE), cuya flota es responsable de alrededor del 80 % de las capturas de esta especie, como destacó en una declaración el comisario europeo de Pesca, Karmenu Vella.

"Miles de trabajos estarían en riesgo si no hubiésemos acordado este importante paso hoy", apostilló.

Por su parte, la organización ecologista Oceana aplaudió estas medidas, aunque consideró que el plan llega "con una década de retraso", según apuntó en un comunicado el director ejecutivo de la organización en Europa, Lasse Gustavsson.

Gustavsson agregó que, aunque se felicitan por el cambio de paradigma, hubieran esperado "un plan de recuperación más sólido", ya que lo aprobado hoy "es muy limitado, está muy alejado de las recomendaciones científicas y deja en peligro al pez espada".

Precisamente Oceana divulgó durante la reunión de Vilamoura un análisis que subrayaba los problemas para determinar el origen de muchas de las exportaciones del pez espada, lo que a su vez favorece la pesca ilegal.

La organización apuntó que ante la elevada demanda y la falta de un control adecuado sobre capturas, el pez espada del Mediterráneo termina mezclado en muchas ocasiones con el del Atlántico, que sí se halla en buen estado, para posteriormente ser exportado.

En la misma línea se pronunció la también organización ecologista WWF, que saludó el esfuerzo por reducir las capturas tras la "sobrepesca" del pez espada en los últimos treinta años.

El TAC acordado, dijo WWF, es un "primer paso esencial aunque queda mucho por hacer", y agregó que "persisten preocupaciones" porque "la cuota acordada por el Icaat para 2017 será mayor que las capturas reportadas en 2015".

Por su parte, la patronal española de armadores Cepesca mostró su rechazo ante el TAC para el pez espada y dejó patente la preocupación de la flota de palangre de superficie por las "consecuencias negativas que puede generar la aplicación de este plan".

También destacó la "incertidumbre sobre las cuotas que le tocarán a España en 2017, al no haberse establecido aún el reparto entre las partes contratantes".

"El hecho de que la cuota no se reparta ahora, originará, previsiblemente, una pesca olímpica que no ayudará a gestionar mejor la pesquería", consideró el secretario general de Cepesca, Javier Garat, en un comunicado.

Por su parte, los representantes de las cofradías españolas denunciaron durante el debate la utilización de redes de enmalle a la deriva por otros países en la pesca del pez espada.

Esta práctica, argumentaron, puede favorecer mucho a las naciones que la utilicen en caso de establecerse un TAC, como el que se ha acordado.

Aparte de la discusión sobre el pez espada, el Icaat decidió no subir más el TAC del atún rojo, para el que ya se había aprobado un incremento del 20 %, hasta llegar a un máximo de 23.155 toneladas para el próximo año.

Frente a esta decisión, Cepesca también mostró su descontento, pues estaban a favor de que se incrementara hasta las 30.000 toneladas argumentando que la especie estaba recuperada y la cantidad era asumible.

Otra de las decisiones relevantes de la cita tuvo con ver con las capturas de los tiburones azules del Atlántico, que quedan limitadas en 2017 a 39.102 toneladas, algo que WWF celebró y calificó de "histórico".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha