eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Cerdos vietnamitas en la dehesa de Cornalvo o mapaches en las Vegas del Alagón

Son especies exóticas, puestas en libertad por sus dueños de manera irresponsable

- PUBLICIDAD -
Capturan un cerdo vietnamita abandonado hace meses en una calle de Sevilla

EFE

La irresponsabilidad de algunos amantes de especies exóticas ha llevado a que ya se hayan detectado cerdos vietnamitas en libertad en las dehesas de Cornalvo y Valdecaballeros o en los embalses de Alange y Montijo, y que meses atrás tuviera que capturarse un mapache en las Vegas del Alagón.

La jefa de sección de Vida Silvestre de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, María Jesús Palacios, ha explicado que en algunos casos de avistamientos de cerdos vietnamitas, como el ocurrido en Cornalvo la pasada primavera, luego los animales no han sido encontrados por los agentes del Medio Natural encargados de capturarlos.

Esto hace presuponer a la Junta que sus propietarios pueden soltarlos para que se alimenten en el campo y luego vuelven a recogerlos, lo que está totalmente prohibido, ya que estos animales, incluso en fincas privadas, deben estar recogidos en un pequeño cercado.

Ha advertido de la "irresponsabilidad" de dejar en libertad a esta especie asiática, ya que puede propagar enfermedades o aparearse con un cerdo doméstico o con un jabalí, como ha ocurrido en otras partes de España con los llamados "cerdolí".

La experta extremeña ha indicado que, aunque el cerdo vietnamita está considerado un animal doméstico, podría producir el mismo efecto que una especie invasora, por lo que la administración está obligada, al detectar su presencia en libertad, a activar un protocolo de eliminación, lo que sucedió con los individuos encontrados en Valdecaballeros, que no disponían de microchip.

Teléfono para especies exóticas

La Junta de Extremadura cuenta con un número de teléfono, el 924930093, para que los ciudadanos puedan dar aviso en el caso ver algún animal exótico y éste pueda ser localizado por los agentes o mediante la colocación de cámaras de fototrampeo.

En la imagen, una tortuga.

Los propietarios de este tipo de animales tienen en todo caso una responsabilidad administrativa tanto si los han liberado intencionadamente como si accidentalmente se les han escapado, lo que en algunos casos puede llevar aparejadas incluso responsabilidades penales.

La Junta de Extremadura capturó también hace unos meses un mapache en la zona de Coria, que se supone que fue liberado por un particular, pero al carecer también de microchip, no se pudo sancionar a su dueño.

Control de especies

Actualmente la Consejería lleva a cabo acciones de control de visón americano en el norte de Cáceres, con el proyecto Life+Invasep, ante las que tampoco puede actuar administrativamente, pues estos animales ya son descendientes de las colonias que fueron liberadas ilegalmente por colectivos animalistas de las granjas peleteras.

Asimismo, dentro de esta iniciativa europea, se trabaja en la eliminación de la tortuga de Florida en Badajoz, Mérida, Plasencia o Trujillo y del ganso del Nilo en los embalses de Alange, Orellana o Arrocampo. También hay detectada cotorra argentina y cotorra de kramer en Cáceres y en Mérida, una especie exótica muy ruidosa que habita en colonias y contra la que hay que actuar pues pueden causar importantes daños en parques y monumentos.

María Jesús Palacios ha explicado, por otra parte, que la Junta tiene concedidas autorización de tenencia de especies invasoras, como es el caso de mapaches, coatíes, loros o cotorras a determinados propietarios, que disponen de una notificación de advertencia de que no pueden soltarlas en el medio natural y de que en el caso de no poder mantenerlas, deben de ponerse en contacto con la Administración para que se haga cargo de ellas.

Registro de los animales

Se han mandado circulares a todos los veterinarios clínicos de Extremadura para que, además de controlar a estos animales, que pueden transmitir enfermedades, insten a sus propietarios a que los declaren. Existe un registro de personas en la región que disponen de algún tipo de animal considerado como especie invasora, entre los que también se encontrarían determinados tipos de ardillas y erizos.

Además, hay una persona registrada como propietaria de varias serpientes, que se encuentran en un núcleo zoológico. La Junta lleva a cabo igualmente visitas a las tiendas de animales existentes en la región para informarles de la normativa que prohíbe el comercio de especies invasoras desde el año 2013.

Palacios ha reconocido que el gusto por los animales exóticos es más común entre los urbanitas, pero ha lamentado que Extremadura pueda ser el territorio más susceptible de recibirlos una vez que sus amos se cansen de ellos, ya que, además de su cercanía a Madrid, la región, por su riqueza natural, es vista como "lugar idílico en el que soltar a una mascota a la que quieres mucho pero que ya no puedes tener".

Por ello, el proyecto Life+Invasep incide en la concienciación ciudadana y lleva cabo actualmente campañas publicitarias en medios de comunicación para advertir de los peligros que conlleva soltar en la naturaleza especies invasoras tanto a nivel de salud pública, como medioambiental, además de incidir en las pérdidas millonarias que pueden ocasionar en el sector agrícola y ganadero. 

 

 

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha