eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un Spotify de las letras

La plataforma musical inspira un modelo similar para la lectura legal de libros digitales

- PUBLICIDAD -

Un Spotify de las letras. Con esa imagen define Aitor Grandes la biblioteca "en la nube" que montó en 2011. Un proyecto, según su idea, de "acceso rápido, cómodo y barato" a la cultura. Como su inspirador musical, este almacén que ha llamado 24Symbols "demuestra que la gente sigue queriendo leer y está interesada por los libros. Sólo hay que abrir nuevos canales".

Equipo de 24symbols.

24symbols.

Según el Barómetro de hábitos de lectura de la Federación de Gremios de Editores de España, "el 58% de los españoles" se aplican a la lectura en formato digital. Y dentro de ese grupo, hasta un 68% admiten que lo hacen mediante descargas piratas. Los editores calculan que este hábito representa una cifra de "250 millones de euros, entre un 13 y un 15% del volumen total del negocio". A medio camino se sitúa este emprendimiento que –de acuerdo con su análisis–, por un lado, facilita la lectura fácil y asequible y, por otro, respeta los derechos de autor.

La biblioteca de 24Symbols (15.000 títulos) funciona con su versión gratuita basada en la publicidad y en su versión Premium (5 euros mensuales), que permite saltarse los anuncios y usarla sin conexión. “Empezamos con una plataforma para 25.000 usuarios y ahora contabilizamos 300.000”, recuerda Grandes. Su historia es la de cuatro compañeros que trabajan en una empresa de tecnología y a quienes se les ocurre una manera de aunar su afición por los libros con un “modelo de negocio”. Y reitera: “Se trata de una vía muy sencilla y nada cara de acceder a la cultura. Acorde, además, con las nuevas formas de acercarse a estos productos”. El proyecto recibió la colaboración de Yo soy empleo para iniciar su fase de lanzamiento. Ahora “estamos a punto de sacar la plataforma en Rusia y México”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha