eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

AI denuncia la violencia policial contra los huelguistas en Camboya

- PUBLICIDAD -
La Policía dispersa con violencia a los manifestantes opositores en Camboya

La Policía dispersa con violencia a los manifestantes opositores en Camboya

Amnistía Internacional (AI) denunció la violencia policial contra los huelguistas en Camboya y pidió que se investigue la muerte ayer de al menos cuatro personas en una manifestación en una fábrica textil de la capital.

En un comunicado enviado anoche, la organización de derechos humanos instó al Gobierno camboyano a encontrar a los culpables por los manifestantes muertos y heridos por disparos procedentes supuestamente de las fuerzas de seguridad.

"En al menos cuatro ocasiones en los últimos meses, las fuerzas de seguridad han usado excesiva o innecesaria fuerza, incluido el uso de munición real, contra manifestantes o viandantes", señaló Rupert Abbott, investigador de AI en Camboya.

"Con tantas violaciones de derechos humanos en Camboya, la falta de investigación de estos incidentes es un recordatorio de la cultura de impunidad en el país", agregó Abbott.

En las últimas semanas, miles de camboyanos se han manifestado en Camboya para pedir aumentos salariales en el sector textil y por la crisis política tras las elecciones de julio del 2013.

Ayer, los manifestantes, armados con palos y barras de hierro, se atrincheraron detrás de barricadas en uno de los suburbios industriales de la capital y lanzaron piedras y cócteles molotov contra la Policía Militar, que respondió con ráfagas de AK-47.

El Ejecutivo propuso esta semana un aumento adicional de 5 dólares a un anterior ofrecimiento de subir el salario mínimo de 80 a 95 dólares mensuales, pero las trabajadores rechazan estas ofertas y piden que el aumento llegue a los 160 dólares al mes.

La Asociación Camboyana de Fabricantes del Textil denunció los daños causados por los manifestantes en varias fábricas y rechazó la oferta del Gobierno de participar en las negociaciones hasta que se garantice la seguridad.

La organización acusa a los sindicatos de provocar la violencia y condicionar las negociaciones con amenazas.

Según el portavoz de la patronal, el 85 por ciento de las 500 fábricas del país, la mayoría situadas en polígonos industriales de la capital, siguen cerradas debido a los disturbios.

La industria textil y de calzado emplea a unas 500.000 personas y representa alrededor del 95 por ciento del total de exportaciones de Camboya, con un volumen de negocio que en los primeros once meses del año se situó en cerca de 5.070 millones de dólares.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha