eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Barroso avisa de que no puede haber decisiones "importantes" en la UE "sin apoyo ciudadano"

Van Rompuy defiende que los europeos deben ver "resultados" de las medidas de austeridad

- PUBLICIDAD -

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha dejado claro este martes que no se pueden tomar decisiones "importantes" a nivel de la Unión Europea "sin el apoyo de los ciudadanos" en un momento de creciente desconfianza tanto hacia el proyecto europeo como hacia los políticos nacionales por la crisis económica.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha admitido en que los ciudadanos tienen que ver "resultados" a los ajustes en los Estados miembros como forma de recuperar su confianza.

Ambos han participado este martes en el diálogo regular anual "muy fructífero" y "muy abierto" con los líderes de una veintena de organizaciones filosóficas y aconfesionales europeas para discutir cómo acercar Europa a los ciudadanos y devolverles al corazón del proyecto europeo en tiempos de cambio, entre ellas la presidenta de la Federación española de la Orden Masónica Mixta Internacional, Ana Valet.

Barroso ha dejado claro que los ajustes "dolorosos" para "muchos ciudadanos en toda Europa e igualmente en los países más vulnerables" pero "necesarios" para recuperar la competitividad de Europa en un mundo cada vez más globalizado "sólo tendrán eficacia si se explican adecuadamente y son propiedad de los Estados miembros".

El jefe del Ejecutivo comunitario ha admitido que desde el inicio de la crisis "hay una creciente brecha entre la gente y los políticos" y que "el problema real del desempleo" ha provocado ataques "no sólo a la legitimidad de los políticos" sino también "a la legitimidad del proyecto europeo", algo que en su opinión también responde al problema de comunicación y representación a nivel europeo.

"No siempre ven cómo se hacen las decisiones", ha reprochado Barroso, que ha insistido en que se trata de un problema "crítico" en la UE y que hoy más que nunca los ciudadanos necesitan garantías de que las decisiones que se toman "no van contra ellos" sino en "el interés común europeo".

Barroso ha dejado claro la necesidad de "reforzar la relación entre el proceso democrático nacional y el proceso democrático europeo" como "la mejor forma de implicar a los ciudadanos en las decisiones que tomamos" y más avances hacia una unión política "genuina", al tiempo que ha dejado claro que "la respuesta a la crisis es más unidad".

Esta debe ir acompañada a su vez de "más democracia y más transparencia" para que los ciudadanos sientan que "están en el interés de la UE" y se sientan ciudadanos de sus países, pero que también tiene "la ciudadanía europea" consagrada en el Tratado de Maastricht.

"Europa no creó los problemas. Europa es parte de la solución y está ayudando a los distintos Gobiernos a hacer las cosas bien para encontrar soluciones adecuadas", ha recalcado Barroso, quien ha insistido en que para que esto ocurra hace falta tener percibir "pertenecer a una comunidad de valores" como son la libertad, la responsabilidad, la igualdad y la solidaridad.

Barroso ha insistido en que los ciudadanos tienen que implicarse si quieren "mejorar Europa". "Si no te gusta Europa como es, mejórala. Es el mensaje que hemos escuchado hoy", ha concluido.

AUGE DEL EXTREMISMO

Tanto Barroso como Van Rompuy han admitido el auge de las fuerzas extremistas y movimientos populistas por la crisis pero han dejado claro que "algunas" de ellas ya estaban presentes "antes de la crisis".

Van Rompuy ha insistido además en que "la falta de confianza de la sociedad data de antes de la crisis de 2008" y ha admitido que "la idea europea está bajo presión" e incluso "en peligro" según algunas voces.

En todo caso, ha dejado claro que en su opinión lo más importante para recuperar la confianza de los ciudadanos es que vean "resultados" a los ajustes y reformas "en términos de crecimiento económico y empleo". "Para que todos los esfuerzos de los últimos años den de nuevo esperanza", ha insistido el dirigente belga, que ha confiado en que el 2014 "puede ser el primer año de la recuperación económica" tras haber ganado "la batalla para salvar el euro".

Van Rompuy ha apostado por reflexionar y redefinir el concepto de ciudadanía en el siglo XXI y volver a poner de nuevo "en el corazón del debate europeo" los derechos y valores de la UE, incluidos los recogidos en la Carta Europa de Derechos Humanos.

Por su parte, el vicepresidente del Parlamento Europeo, László Surjan, que también ha participado en la cita, ha dejado claro que "poner a los ciudadanos en el centro de la UE es una condición necesaria para la legitimidad democrática".

En todo caso, ha instado a los ciudadanos a participar en las elecciones europeas de mayo porque "elegirán a quién está al frente de Europa y qué dirección debe tomar" tras admitir que "la gente está más y más decepcionada con el proyecto europeo y frecuentemente culpan al final a Europa de todos sus problemas diarios". "Está en sus manos garantizar que Europa va en la dirección adecuada" frente a los extremismos, ha subrayado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha