Focos

Benavent y exdirector financiero de Imelsa declaran por malversación

- PUBLICIDAD -
Benavent y exdirector financiero de Imelsa declaran por malversación

Benavent y exdirector financiero de Imelsa declaran por malversación

Marcos Benavent, exgerente de Imelsa y autodenominado "yonki del dinero", y Enrique Montblanch, ex director financiero de esta empresa pública gestionada por la Diputación de Valencia, han declarado hoy como investigados en una causa abierta en Instrucción 6 de Valencia por malversación y falsedad.

Según han informado a Efe fuentes del caso, esta es una de las dos querellas impulsadas desde Imelsa (en la actualidad Divalterra) contra Benavent anteriores a la operación Taula, que dio lugar a una investigación por supuesto amaño de contratos y mordidas en varias administraciones controladas por el PP.

Esta causa que investiga Instrucción 6 se abrió inicialmente por una querella en la que Imelsa atribuía a Benavent y Montblanch un supuesto delito de estafa, y tiene su origen en una investigación fiscal a una de las empresas adjudicatarias de servicios de Imelsa.

A raíz de esta investigación, el nuevo gobierno de la Diputación de Valencia detectó un posible fraccionamiento de contratos que se habría repetido en varias ocasiones, motivo por el cual solicitó que la querella se ampliase a los delitos de malversación y falsedad.

Aunque este planteamiento fue rechazado por el juez instructor inicialmente, que archivó las actuaciones, tras un recurso la Audiencia Provincial lo aceptó, de modo que hoy habían sido citados Benavent y Montblanch en calidad de investigados.

El primero no ha respondido a ninguna de las preguntas planteadas, mientras que el segundo únicamente ha atendido a los requerimientos del juez y de su abogado.

Benavent, según ha explicado a Efe una de las partes, tiene pendiente otra causa por revelación de secretos y apropiación indebida en Instrucción 9, que también tiene su origen en una querella de la antigua Imelsa cuando Benavent se llevó de uno de los servidores de la empresa una copia de las grabaciones que dieron pie a la operación Taula.

Las fuentes judiciales consultadas sospechan que esta querella presentada por la antigua Imelsa (durante la etapa de gestión del PP) podría tener la intención oculta de bloquear la instrucción de la causa o lograr un pronunciamiento de ilicitud sobre las grabaciones que el propio Benavent realizó a algunos de sus interlocutores durante años, en las que se revelan detalles de las supuestas mordidas y el amaño de contratos.

Los anteriores gestores de Imelsa, según ha podido saber Efe, se opusieron inicialmente a que dichas grabaciones fuesen incorporadas a la causa principal -abierta en Instrucción 18-, pero los nuevos gestores (Divalterra, con una Diputción gestionada por PSPV-PSOE, Compromís, Podemos y EU) lo admitieron y permitieron que la UCO de la Guardia Civil constatase que dichas grabaciones estuvieron alojadas en un servidor de la empresa.

Las mismas fuentes han informado de que Benavent no se está mostrando tan colaborador en estas dos causas como en las abiertas en Instrucción 18, en las que, según su propio testimonio, está dando detalles de su participación en actos delictivos e informando sobre la intervención de otros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha