eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Dimisiones en el órgano electoral boliviano agravan su crisis de credibilidad

- PUBLICIDAD -
Dimisiones en el órgano electoral boliviano agravan su crisis de credibilidad

Dimisiones en el órgano electoral boliviano agravan su crisis de credibilidad

Las dimisiones de la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia, Wilma Velasco, y del vocal Ramiro Paredes agravaron hoy la crisis de esta institución, cuya credibilidad está en entredicho por graves denuncias de parcialidad hacia el oficialismo.

Velasco, que presidía el TSE desde el 2012, renunció a través de sendas cartas, una a la propia institución y otra a la Asamblea Legislativa, que la nombró vocal electoral en 2010 por un periodo de seis años.

La marcha de Velasco se produce después de meses de denuncias de parte de la oposición tanto contra el TSE como los tribunales electorales de las regiones por su presunta parcialidad a favor del partido del presidente Evo Morales, el Movimiento Al Socialismo (MAS).

Desde este partido también ha habido voces que han acusado al órgano electoral de ineficiencia.

Poco después de hacerse pública la dimisión de Velasco, el presidente Evo Morales sostuvo que el TSE "lamentablemente, ha dejado mucho que desear".

Las renuncias de Velasco y Paredes fueron celebradas por dirigentes opositores y oficialistas, que coincidieron en que los otros cinco vocales deberían seguir el ejemplo y dejar sus cargos, cuyos mandatos constitucionales concluyen entre el 2016 y el 2017.

En su misiva al TSE, Velasco indica que renuncia a su cargo de presidenta a partir de la fecha, sin aducir motivos concretos, y anuncia que tomará las vacaciones que le corresponden.

No obstante, Velasco explicó este martes a los medios que sufrió "acoso y violencia política" por parte de un grupo de cinco vocales del TSE, a quienes acusa de cuestionar su autoridad como presidenta y de tomar decisiones al margen de ésta.

"No me siento con ganas de continuar enfrentando y peleando, ya no", dijo Velasco en declaraciones al diario La Razón.

Su renuncia y la de Paredes deben ser consideradas en la Asamblea Legislativa, controlada por el MAS.

En una rueda de prensa en La Paz, Morales consideró que los vocales "de manera madura y responsable deberían hacer una evaluación y buscar soluciones" porque el órgano electoral "debe ser la garantía para fortalecer la democracia".

Los vocales del TSE y varios tribunales electorales regionales han sido acusados por la oposición de tomar decisiones para supuestamente manipular resultados electorales a favor del MAS.

Entre las actuaciones más polémicas y recientes del organismo estuvo la suspensión de una candidatura opositora que era, según los sondeos, la favorita a ganar los comicios para la Gobernación en la región de Beni en las elecciones regionales de marzo pasado.

Esa decisión fue criticada incluso por la misión de observación electoral enviada por la Organización de Estados Americanos (OEA), que consideró que la candidatura fue suspendida demasiado cerca de la celebración de los comicios y sugirió además reformas en el órgano electoral.

Desde su llegada al poder en el 2005, el MAS nunca había ganado unas elecciones en ese departamento amazónico, pero este año lo logró en una apretada segunda vuelta.

Otra decisión muy censurada del TSE en las pasadas elecciones fue la de anular los votos obtenidos por un partido minoritario en Chuquisaca, lo que inclinó la balanza a favor de la candidatura oficialista y evitó una segunda vuelta en esa región.

La oposición también ha denunciado a otros vocales por la supuesta violación, con su conducta, de normas y códigos éticos, que ha provocado una falta de credibilidad general en la institución.

El recién dimitido vocal Paredes protagonizó uno de esos incidentes cuando trascendieron fotografías suyas celebrando su cumpleaños en una fiesta organizada por militantes del MAS poco antes de los comicios.

Paredes también presentó hoy su dimisión ante el Parlamento en una carta en al que asegura haber comprendido la necesidad de tomar una "decisión patriótica" en bien del TSE.

El tribunal queda ahora con cinco vocales electorales, tres de ellos también cuestionados públicamente, como el vicepresidente, Wilfredo Ovando, cuya imparcialidad ha sido cuestionada porque apareció en una fotografías portando banderas de campaña del MAS.

Otra de las vocales que continúa es Dina Chuquimia, quien "retuiteó" a un candidato masista a la Alcaldía de La Paz y fue suspendida temporalmente de su cargo en los comicios regionales.

El presidente del Senado, el oficialista Jose Albero González declaró hoy que espera que, tras las dos dimisiones, el resto de los vocales "sigan el mismo camino" para recuperar la credibilidad perdida por el ente electoral.

Para el senador opositor Oscar Ortiz "deben renunciar todos para darle al país la salida legal" para la renovación del tribunal.

Ortiz sostuvo que se debe exigir al MAS, que tiene mayoría parlamentaria, que permita la elección de personalidades creíbles para recuperar la confianza en el TSE.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha