eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fernando Álvarez de Miranda llama a los políticos a recuperar el consenso de la Transición para afrontar la crisis

Cree que la Constitución no "está amortizada", aunque puede revisarse, reivindica el "optimismo de la voluntad" contra la crisis

- PUBLICIDAD -
Fernando Álvarez de Miranda llama a los políticos a recuperar el consenso de la Transición para afrontar la crisis

El expresidente del Congreso y ex Defensor del Pueblo Fernando Álvarez de Miranda ha mostrado este jueves su "preocupación" por el hecho de que ahora sea imposible sellar los acuerdos que marcaron la Transición y ha llamado a los actuales dirigentes políticos a recuperar el "espíritu de consenso" que presidió aquella etapa para afrontar la crisis y poder "consolidar para siempre una España en paz".

Así se ha pronunciado Fernández de Miranda durante la presentación en el Congreso de su último libro 'La España que soñé. Reflexiones de un hombre de consenso', en la que ha participado también el actual presidente de la Cámara, Jesús Posada, y el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo.

Álvarez de Miranda, que el próximo mes de enero cumplirá 90 años, fue el presidente del Congreso entre 1977 y 1979 y Defensor del Pueblo entre 1994 y 1999. En 1962 participó en el llamado 'Contubernio de Múnich', lo que le valió la deportación a Fuerteventura por parte del régimen franquista, tal y como ha recordado Posada.

El autor ha asegurado que para él fue un "gran honor" poder firmar la Constitución española de 1978 como presidente del Congreso y se ha referido a las "voces discordantes" que, en torno a la Carta Magna, se escuchan estos días.

A su juicio, la Constitución "no está amortizada", aunque pueden y deben modificarse algunos de los puntos "que están en discusión". Pero, desde su punto de vista, ante la crisis y las dificultades que enfrenta el país, hay que recuperar aquel espíritu de consenso que, en su opinión, fue posible porque había "voluntad de seguir adelante".

"Eso es lo que querría poder transmitir a quienes están en las responsabilidades políticas", ha añadido, antes de recurrir a un adagio para abundar en este asunto: 'Frente al pesimismo de la inteligencia, el optimismo de la voluntad'. "La que tenemos que tener para poder conseguir que esta España en paz se consolide para siempre", ha sentenciado.

NO TODOS NUESTROS VALORES HAN "ENVEJECIDO"

La reivindicación del consenso también ha estado presente en la intervención del ministro de Asuntos Exteriores, quien ha defendido que no todos los valores que alumbraron los diputados constituyentes han "envejecido". De hecho, cree que algunos de ellos son "más necesarios que nunca" ahora que empieza a aflorar "lo peor de la política", una afirmación que ha dicho compartir con el historiador Juan Pablo Fusi, otro de los invitados al evento.

Según ha destacado el ministro, la Constitución de 1978 ha dado una convivencia democrática que ha permitido a los españoles tener el periodo histórico "más largo en términos de libertad, justicia, solidaridad, dignidad humana y bienestar".

"Y no podemos olvidar que el progreso solo será posible si mantenemos el espíritu de concordia, el ponerse en el lugar de otro, la generosidad y la lealtad en el sentido mas etimológicamente puro --ha subrayado--. Lealtad es reforma dentro de la legalidad, y sólo dentro de la legalidad", ha añadido en referencia al debate soberanista abierto en Cataluña.

POSADA PIDE AL MENOS ACUERDOS PARCIALES

De su lado, Posada ha puesto en valor la figura de Álvarez de Miranda y, en concreto, su "firmeza" en la defensa de las ideas, su "sincero" respeto a la opinión de los demás y su "profundo" sentido democrático, cualidades éstas que le han llevado "siempre" a auspiciar el consenso que caracterizó el periodo constituyente.

Precisamente el consenso fue, según sus palabras, el que permitió alumbrar la Constitución de 1978 y el que debe permanecer "vivo" porque constituye "la esencia parlamentaria y la democracia". "España vuelve a tener grandes retos que afrontar en su inmediato futuro pero, como tantas veces, son retos que sólo podemos afrontar con éxito trabajando juntos, con diálogo, tolerancia, compromiso de Estado y de España", ha dicho.

Y aunque ha apuntado que "siempre" habrá divergencias entre las distintas fuerzas políticas, ha enfatizado que también "siempre" habrá que buscar el diálogo y tratar de alcanzar acuerdos, "al menos parciales", ante los retos de cada momento histórico.

LA MANÍA DE FRANCO A LA DEMOCRACIA CRISTIANA

Durante la presentación, Margallo, que coincidió con Álvarez de Miranda en las Cortes Constituyentes, ha destacado de él que ha vivido "luchando por sus creencias" y ha señalado algunas de las cosas que comparte con el homenajeado: "Los dos estudiamos en los Jesuítas, somos monárquicos, democristianos, de centro y hombres de consenso".

También ha comentado que ambos, como otros miembros de la democracia cristiana, entre los que ha citado a Joaquín Ruiz Giménez y al ahora eurodiputado del PP Luis de Grandes, son "altos". "La democracia cristina fue una cosa de hombre altos y quizá por eso Franco le tenía tanta manía", ha ironizado, aludiendo a la baja estatura del dictador.

En el acto también han intervenido, glosando la trayectoria de Álvarez de Miranda, el historiador Juan Pablo Fusi, el diputado del PP Eugenio Nasarre, el exministro socialista Virgilio Zapatero. Entre los asistentes se ha visto también a familiares de homenajeado como su hijo Ramón Álvarez de Miranda, que es presidente del Tribunal de Cuentas.

Asimismo, se han sumado a la presentación del libro el expresidente del Congreso Manuel Marín y la exministra de Justicia del PP, Margarita Mariscal de Gante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha