eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Finaliza un década de drama para tres mujeres secuestradas en EE.UU.

- PUBLICIDAD -
Finaliza un década de drama para tres mujeres secuestradas en EE.UU.

Finaliza un década de drama para tres mujeres secuestradas en EE.UU.

Las tres secuestradas en una casa de Cleveland durante 10 años han podido reunirse con unas familias que nunca perdieron la esperanza de encontrarlas vivas, mientras el vecindario se cuestiona cómo el lado oculto de los hermanos Castro, sus presuntos captores, pasó inadvertido tanto tiempo.

"Estas tres chicas han mostrado la última definición de supervivencia y perseverancia. Ahora comienza el proceso de cura", dijo en una rueda de prensa el agente especial del FBI encargado del caso, Stephen Anthony, hoy, día en que la policía interroga a tres hermanos por su relación con tres desapariciones diferentes ocurridas entre 11 y 9 años atrás, que finalizaron ayer con el rescate de las víctimas en Cleveland (Ohio).

Las autoridades intentan determinar cómo tras una década los residentes del barrio donde se encontraba la vivienda, propiedad de uno de los detenidos, no sospecharon nada y los secuestros de Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight pasaron inadvertidos hasta este lunes.

Según la televisión local WEWS, ayer, en un descuido de sus captores, Amanda Berry, desaparecida en 2003, un día antes de su 17º cumpleaños, logró pedir auxilio y Charles Ramsey, que comía en un restaurante cercano, escuchó los gritos y ayudó a romper la puerta de la casa.

Ramsey, que dijo que hasta ese día pensó que Berry estaba muerta, le permitió llamar a la policía para denunciar con la voz entrecortada: "He estado desaparecida 10 años. Estoy aquí, ahora soy libre".

Berry dijo a sus rescatadores que en la casa había más personas recluidas contra su voluntad: Gina DeJesus, desaparecida en 2004 con 14 años; y Michelle Knight, cuyo rastro se perdió en 2002, cuando tenía 20.

Hoy la policía también confirmó que en la casa vivía una niña de 6 años, hija de Berry.

La policía de la ciudad de Cleveland, con el apoyo del FBI, continúa la investigación y el registro de la vivienda, que se encuentra en un barrio con una gran presencia de la comunidad hispana, especialmente de origen puertorriqueño.

La casa es propiedad de Ariel Castro, un exconductor de autobús escolar y músico aficionado de 52 años que ha sido detenido junto con dos de sus hermanos, Pedro (54) y Oneil (50).

Las autoridades preparan la presentación formal de cargos contra los tres detenidos que, según la CNN, podrían ser acusados de detención ilegal, violación u otros tipos de abusos o torturas.

El agente especial del FBI indicó hoy que en los últimos diez años "se han perseguido todas las pistas posibles" en el caso y que tanto "las familias como los agentes de la ley no perdieron nunca la esperanza".

Sandra Ruiz, tía de DeJesus, dijo que el desenlace de esta historia es "un milagro" y pidió privacidad para que la familia se recupere y pueda pasar tiempo con una hija a la que no ve desde hace casi 9 años, aunque nunca perdió la ilusión de recuperarla viva.

En una entrevista con la cadena local Fox 8 de Cleveland, Julio Castro, tío de Ariel, se mostró sorprendido de que la policía esté registrando la casa y reveló que DeJesus era amiga de la familia.

Aseguró que nada hacía pensar a los vecinos que Ariel pudiera ser responsable de unos secuestros que habían conmocionado a la ciudad, ya que todo el mundo "lo consideraba una buena persona". "Es una vergüenza para la familia", indicó Julio Castro.

Los vecinos entrevistados por medios locales no salen de su asombro y aseguran que en ningún momento sospecharon que Castro y sus hermanos pudieran ser los responsables de los secuestros, dos de los cuales, el de DeJesus y Berry, eran muy conocidos por la comunidad.

Los padres de DeJesus, de origen puertorriqueño, organizaban vigilias en cada aniversario de su desaparición, el 2 de abril.

El caso de Berry, cuya madre murió en 2006 de un ataque cardíaco, estuvo abierto debido a que aparecieron pistas durante estos años que finalmente no dieron resultado.

La desaparición de Michelle Knight (32 años) en 2002 no había acaparado la atención de las autoridades porque consideraron que todo apuntaba a que había abandonado a su familia voluntariamente, tras haber perdido la custodia de un hijo.

Las autoridades, como afirmó el alcalde de Cleveland, Frank Jackson, tienen "muchas preguntas sin responder", como las razones del secuestro de las tres jóvenes y por qué los vecinos no detectaron la presencia de tres mujeres reclusas durante tantos años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha