eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Justicia de Perú calificó la matanza de Accomarca como una grave violación de DDHH

- PUBLICIDAD -
La Justicia de Perú calificó la matanza de Accomarca como una grave violación de DDHH

La Justicia de Perú calificó la matanza de Accomarca como una grave violación de DDHH

La Sala Penal Nacional declaró hoy que la matanza de Accomarca, donde militares mataron a 69 campesinos en 1985, fue un crimen masivo y cruel que califica como grave violación a los derechos humanos en Perú, al dictar su sentencia.

Los familiares de los pobladores de Accomarca, un alejado poblado rural de la región andina de Ayacucho, donde estalló la actividad subversiva de Sendero Luminoso en 1980, esperaron más de 30 años para escuchar una sentencia contra los militares que ingresaron al poblado y mataron a niños, ancianos, mujeres y hombres.

María Baldeón Ramírez relató que en la masacre murieron su madre, su hermano de 3 años, y dos tías, por lo que pidió "que se haga justicia".

"Así como a ellos los violaron, los mataron, los quemaron, mi madre no tenía nada de culpa, era una persona inocente, mi hermanito tenía 3 años, quiero que se haga justicia", expresó Baldeón en los exteriores del penal Miguel Castro Castro, donde se realizó la audiencia que concluyó en la madrugada de hoy.

La Sala Penal Nacional declaró que está probado que en Accomarca se perpetró un asesinato masivo con crueldad y desprecio a la dignidad de los civiles, y que, por lo tanto, es una grave violación de los Derechos Humanos, compatible con el delito de lesa humanidad.

El abogado de los familiares de las víctimas, Carlos Rivera, dijo hoy que la sentencia no tiene precedentes, respecto a los crímenes de los años 80, cuando comenzó el conflicto interno en Perú, y que marca un elemento de particular relevancia sobre las responsabilidades institucionales en el mando del Ejército.

En declaraciones a Radio San Borja, Rivera expresó su confianza en que la sentencia "marque, por lo menos, un referente jurisprudencial en ese tipo de casos, sobre todo en relación a aquellos perpetrados en los años 80", durante los gobiernos de Fernando Belaúnde y Alan García.

La sala condenó a 25 años de cárcel al general Wilfredo Mori, a 24 años de prisión al teniente Juan Rivera Rondón y a 23 años al teniente Telmo Hurtado, el único detenido por este caso, como autores mediatos de la masacre.

Los magistrados determinaron que los oficiales de la segunda división de infantería acataron una orden ilegal dada por Mori y que el Ejército ocultó la matanza.

Por su parte, los militares Nelson Gonzáles Feria y Carlos Pastor Delgado Medina recibieron una condena de 25 años como autores materiales, mientras que los entonces soldados Clider Venancio Ramírez, Vicente Chupan Herrera, Pedro Amaya Miranda, Daniel Salas Arenas y Francisco Marcañaupa Osorio recibieron sentencias de 10 años de prisión como autores materiales.

Además, la sala absolvió a otros seis militares por falta de pruebas, entre los que figura el general retirado José Williams Zapata, y reservó las sentencias para 10 uniformados que están prófugos de la justicia.

Rivera adelantó que la sentencia será recurrida por los acusados y que hay 50 % de posibilidades de que sea vista, en segunda instancia, por la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, que preside el controvertido juez Javier Villa Stein.

El magistrado Villa Stein absolvió recientemente al expresidente Alberto Fujimori de un caso de corrupción y también emitió un fallo que rechazó el cargo de delito de lesa humanidad a los crímenes cometidos por el grupo militar encubierto "Colina" durante el gobierno de Fujimori.

Según los relatos de testigos, una patrulla del Ejército peruano entró el 14 de agosto de 1985 en el riachuelo de Lloqllapampa, en la región Ayacucho, y mató a decenas de personas, la mayoría ancianos, mujeres y niños.

El teniente Telmo Hurtado reconoció en el juicio su responsabilidad en la muerte de 30 personas y acusó a otros jefes de batallón de la responsabilidad por el resto de asesinatos.

Dado que Hurtado fue detenido en Estados Unidos, extraditado al Perú y recluido en prisión, cumplirá la sentencia en 2026 y será puesto en libertad.

Los restos de las víctimas de Accomarca fueron exhumados pero hasta ahora no han sido entregados a los familiares porque solo unos pocos han podido ser identificados, ya que la mayoría de los cuerpos fueron quemados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha