eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Leguina cree que todo partido puede desaparecer si se equivoca, y el PSOE erró mucho

- PUBLICIDAD -
Leguina asegura que "Gabilondo es metafísico, y sí, vamos a necesitar un milagro"

Leguina asegura que "Gabilondo es metafísico, y sí, vamos a necesitar un milagro"

El expresidente madrileño Joaquín Leguina (PSOE) advierte de que todo partido tiene riesgo de desaparecer si se equivoca "y en el PSOE se han equivocado bastante", y cree que la reforma de los partidos es "impepinable" porque de lo contrario dejarán de existir.

"Con la crisis se les han visto las costuras a los grandes partidos", reflexiona Joaquín Leguina en una entrevista con Efe en la que acusa al PP y al PSOE de sufrir "males parecidos", entre ellos la "endogamia" -"el PSOE es más todavía que el PP"- y una "pésima selección del personal" que no se daba a su juicio al inicio de la democracia.

Porque ambos han "invadido" -cree Leguina- espacios que no les corresponden, como las cajas de ahorro, la judicatura o las empresas públicas de comunicación por efecto de un "partidismo ilegítimo" producto de una confusión: "Que puedas nombrar a gente en el Consejo General del Poder Judicial no quiere decir que nombres gente como si fuera de tu partido".

Y si en su opinión el PP y el PSOE deberían haber regulado ya en el pasado la transparencia y la democracia interna en una ley de partidos, tampoco cree que en estos momentos tengan voluntad de reformarse. "Y así les luce el pelo", ironiza.

Leguina entiende el descontento ciudadano, pero, en referencia a Podemos, afirma que "lo que no conviene es tirar el agua sucia con el niño dentro" -"sería una locura"- y reivindica que los "males" no vienen del espíritu de las leyes sino de quienes se las "saltan".

De entre todos los dirigentes que ha tenido su formación, Leguina reprueba especialmente la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero, a quien responsabiliza de buena parte de los males: "(El PSOE) perdió a casi la mitad de la militancia estando en el Gobierno, estando cerca de la cesta del pan".

Votó en las primarias del PSOE al actual secretario general, Pedro Sánchez, que le gusta "por supuesto" más que Zapatero, pero cuando se le pregunta por él, responde: "Me parece que ha sido elegido, yo le he votado, pero estas decisiones compulsivas no me gustan nada".

Y esta, en cambio, es su opinión sobre la presidenta andaluza, Susana Díaz: "Me parece una persona llena de sensatez, lo cual es una virtud enorme en política, yo no le oído decir ninguna estridencia. Vamos, me parece una líder apreciable".

Si se le pregunta si es de los que piensa que le iría mejor al PSOE si la presidenta andaluza diese un paso al frente para ser la cabeza de lista en las generales, afirma: "Ella tiene por delante unas elecciones muy complicadas, yo creo que con eso tiene bastante la pobre. Habrá que ayudarla todo lo que pida".

Asegura además que Pedro Sánchez "tendrá que ayudar" a la presidenta andaluza, porque en los próximos comicios "no se la juega solo una persona, se la juega el PSOE".

Sobre el cuestionamiento al actual secretario general, apunta: "Se hicieron unas primarias que se suponía que ganó Pedro Sánchez (...) pero por ahí andan malmetiendo, y ese es el primer problema; y luego, como solución a ese problema de permanente movida de la silla, la Ejecutiva ha respondido en Madrid con un autoritarismo que no se corresponde ni con los estatutos del partido ni con el sentido común".

Y fijando la mirada en la cámara que registra la entrevista, reprocha la deslealtad de quienes se escudan en el anonimato para criticar la gestión del partido: "A estos que malmeten nunca les sacan la cara, la lealtad significa dar la cara, como hago yo, que me están grabando".

Pide al PSOE recuperar el espacio de la socialdemocracia con las ideas "básicas" del discurso del expresidente Felipe González pero adaptadas a los tiempos que corren, y sobre los posibles pactos, dice: "(No hay que ir) ni hacia el PP ni hacia Podemos; es ahí (la socialdemocracia) hacia donde hay que volver, no mirar de reojo a Podemos".

Alérgico a cualquier planteamiento que huela a nacionalismo, el expresidente madrileño es muy crítico con los planteamientos del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), cuya situación resume citando una frase de su abuelo: "Lo que hay que hacer para salir de un hoyo es dejar de cavar, y el PSC sigue cavando".

Cuando se le pregunta si es extensible la metáfora al PSOE, concreta: "El de España ha cavado mucho, pero yo creo que ya ha dejado de cavar". Lourdes Velasco.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha