eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Malasia y Tailandia llaman a abordar la crisis del tráfico de personas

- PUBLICIDAD -
La Policía encuentra 117 campos ilegales de inmigrantes en el sur de Tailandia

La Policía encuentra 117 campos ilegales de inmigrantes en el sur de Tailandia

Malasia y Tailandia han pedido negociaciones a nivel regional para abordar la crisis de tráfico de personas en el golfo de Bengala, donde según la ONU se encuentran atrapados unos 8.000 inmigrantes indocumentados en barcos de las mafias.

El gobierno malasio pidió una reunión urgente a Birmania (Myanmar) y Bangladesh, después de que más de mil sin papeles procedentes de estos dos países, muchos de ellos miembros de la minoría rohingya, desembarcaran el lunes en la isla de Langkawi.

El ministro del Interior, Alwi Ibrahim, dijo que el encuentro pretende evitar que se repita un "desembarco sin precedentes de ilegales" en el que "se han detectado elementos de tráfico de personas", según el diario The Star.

Tailandia, punto de paso habitual de los inmigrantes que intentan alcanzar Malasia, también ha sido invitada a participar en las discusiones, añadió Ibrahim.

Las autoridades de Bangkok, por su parte, anunciaron anoche la convocatoria de un foro regional el 29 de mayo con representantes de Birmania, Malasia, Indonesia, Laos, Camboya, Vietnam, Estados Unidos y Australia, además de varias agencias de la ONU.

"El encuentro especial es una llamada urgente a la región para trabajar conjuntamente para abordar el incremento sin precedentes de la migración irregular", dijo el ministerio de Exteriores en un comunicado.

Unas 2.000 personas han llegado en las últimas horas a la costa del oeste de Malasia e Indonesia después de que sus embarcaciones fueran abandonadas por los traficantes.

Autoridades y expertos creen que este flujo de barcos con inmigrantes es consecuencia de la campaña iniciada a principios de mayo por Tailandia contra el tráfico de personas a raíz del descubrimiento de campamentos clandestinos en la selva del sur del país.

Las autoridades han descubierto media docena de campos en los que se han hallado decenas de fosas con restos de seres humanos, en su mayoría rohingyas, mientras que unos veinte políticos y oficiales locales han sido detenidos por su presunta implicación.

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas 25.000 personas zarparon en barcos desde Bangladesh y Birmania durante el primer trimestre de 2015, el doble del número registrado en el mismo periodo de 2014.

Los rohingyas, unas de la minorías más perseguidas del mundo, según las Naciones Unidas, no son reconocidos como ciudadanos en Birmania, donde son calificados de bengalíes, ni en la vecina Bangladesh.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha