eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Micaela Navarro, el regreso a primera fila de una política veterana

- PUBLICIDAD -
Mario Jiménez, de nuevo la voz del PSOE-A en el Parlamento andaluz

Mario Jiménez, de nuevo la voz del PSOE-A en el Parlamento andaluz

Micaela Navarro, elegida nueva presidenta del PSOE andaluz en el congreso celebrado en Granada, regresa a la primera fila política después de salir del Ejecutivo regional en 2012 tras haber sido durante ocho años consejera de igualdad y bienestar social con Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Referente indiscutible de la potente asociación socialista de Jaén, en el congreso del partido en 2012 fue clave para que un sector crítico obtuviera el 30 por ciento de respaldo y no votara a favor de José Antonio Griñán como secretario general.

Entonces salió de la dirección regional y, después de las elecciones autonómicas del pasado año, Griñán tampoco contó con ella para su nuevo gobierno.

Con su nombramiento, la nueva secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, da un paso decisivo para conseguir la unidad del partido que busca.

Nacida en Andújar (Jaén) en 1956, Micaela Navarro Garzón es puericultora y madre de dos hijas, de origen muy humilde -su padre era jornalero- y aficionada al senderismo y a pasear por el campo.

De carácter afable y emotivo, durante los ocho años que formó parte del Gobierno andaluz siempre encabezó el ránking de los consejeros mejor valorados en las encuestas.

Navarro cuenta con una amplia experiencia en asuntos sociales y en la defensa de los derechos de la mujer, materias que han centrado su trabajo tanto en el ámbito municipal como en el Senado y en el Congreso de los Diputados, y tuvo una participación muy activa en la ley de violencia de género del Gobierno central.

Dentro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, Micaela Navarro ha estado al frente de las secretarías de Participación de la Mujer (1997-2000) y de Igualdad (2000-2004).

En 2004 Chaves le eligió para formar parte del Gobierno andaluz y muchos la consideraron la estrella del nuevo Ejecutivo que se formaba, aunque ella siempre quiso huir de esta etiqueta.

En 2012, ante unas elecciones regionales con malas previsiones para los socialistas, su nombre sonó para sustituir a Griñán, mientras que a las primarias de este verano decidió no presentarse.

En lugar de ello, este verano apoyó la candidatura de Susana Díaz en las primarias socialistas, escenificando con un abrazo entre ambas la unión entre las diferentes posiciones dentro del partido.

De hecho, no hacía mucho que Micaela Navarro había respaldado la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba en el congreso federal mientras que Díaz había avalado a Carmen Chacón.

El nombramiento de Navarro, que sustituirá a Amparo Rubiales, supone así una fuerte muestra de unidad del PSOE-A y la vuelta a los focos de una política veterana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha