eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mohamed Dahlán: "El proyecto nacional palestino está destruido"

- PUBLICIDAD -
Mohamed Dahlán: "El proyecto nacional palestino está destruido"

Mohamed Dahlán: "El proyecto nacional palestino está destruido"

Mohamed Dahlán, uno de los mayores rivales del presidente palestino, Mahmud Abás, acusa a los movimientos nacionalista Al Fatah e islamista Hamás de haber destruido la "causa nacional palestina" con la defensa a ultranza de sus intereses partidistas y los de sus líderes.

"Nuestro proyecto nacional ya no existe, está acabado y destruido", afirmó en una entrevista a Efe en la que hizo un repaso a la "insufrible situación" en Cisjordania y Gaza y al futuro de las aspiraciones nacionales palestinas: tener un Estado independiente reconocido.

Para el político, que reside en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos, EAU) desde que fue condenado por calumnia, injuria y difamación contra instituciones nacionales palestinas, Hamás sólo "persigue sus intereses partidistas" y "el viejo Abás sus intereses personales".

De 55 años y antiguo hombre fuerte de Al Fatah en Gaza, donde nació, Dahlán está considerado uno de los posibles aspirantes a suceder al veterano dirigente de la ANP, aunque en la entrevista aseguró que no compite "con él para reemplazarlo".

Aun así, sostuvo que éste "es responsable de las tragedias actuales de los palestinos en Gaza, Jerusalén Este, el Líbano y Siria" y que ni él ni Hamás "tienen planes políticos nacionales o estratégicos".

"Nos engañaríamos si lo creyéramos. Lo que sí tenemos es a nuestros patriotas y nacionalistas que pueden impedir el colapso de nuestra sociedad y, después de reconstruirla, emprender futuros planes estratégicos y políticos", declaró.

Dahlán visitó Egipto la semana pasada para reunirse con un centenar de empresarios, activistas y dirigentes tribales de Gaza y luego tomó parte en el Sinaí en un encuentro con diplomáticos y académicos egipcios sobre la situación en la franja.

"Después de diez años de tensa división interna (entre los dos movimientos), la situación se ha vuelto insoportable y ambos son responsables de las tragedias y el dolor", denunció.

El carismático líder palestino subrayó que es "hora de terminar con el sufrimiento" en un territorio que gobierna desde 2007 el movimiento islamista y está aislado por el bloqueo al que desde entonces le somete Israel.

Egipto, uno de los aparentes padrinos de Dahlán para una posible sucesión, se sumó al bloqueo en 2013 a raíz de una cadena de atentados en el Sinaí de los que responsabilizó a Hamás.

"Todos debemos ponernos manos a la obra -Al Fatah, Hamás y otras facciones- para poner fin a esta horrible situación", insistió acerca de su tierra natal, de cuyo apoyo político dependería si intentase regresar a la política, dado el fuerte sentimiento tribal que caracteriza a la sociedad palestina.

Dahlán, de quien Abás recela por creer que conspira contra su liderazgo y al que expulsó de Al Fatah, trata desde el exilio ganar popularidad en Gaza y recabar el apoyo de los regímenes árabes prooccidentales.

Se trata del llamado "Cuarteto Árabe", formado por Egipto, EAU, Arabia Saudí y Jordania a la par de una tibia iniciativa lanzada por El Cairo para solucionar el problema palestino frente a Israel, país con el que los cuatro regímenes han estrechado relaciones a raíz de las amenazas del Estado Islámico y la cuestión nuclear de Irán.

Destacados funcionarios en Ramala no han ocultado su temor a que Dahlán se alce en "paladín" de ese cuarteto a cuenta de Abás y a que esos gobiernos estén ya preparando la sucesión.

Pero el apoyo inicial parece haberlo conseguido en su Gaza natal, donde jóvenes y emprendedores ven en él un ejemplo a seguir y lo conocen popularmente como "Abu Fadi".

En su larga lista de acusaciones contra Abás, Dahlán recuerda que éste "rechazó la mediación del Cuarteto Árabe para un proceso de reconciliación en Al Fatah, a continuación una reconciliación con Hamás y, luego, empezar a mejorar la difícil situación del pueblo palestino y abordar futuros planes estratégicos y políticos".

Preguntado por Efe, rechazó las acusaciones de una presunta intención de separar Gaza del resto de los territorios palestinos y mencionó varias iniciativas de ayuda económica que ha impulsado en la franja.

Confirmó que mantiene contacto con el exiliado dirigente de Hamás, Musa Abu Marzoq, actualmente en Catar, con el objetivo de "olvidar diferencias y desacuerdos y rescatar a nuestra gente en Gaza".

Con ello quiere también eliminar el profundo resentimiento que los islamistas de la franja le guardan de sus días como jefe de la temida Seguridad Preventiva de la Autoridad Nacional Palestina, cuando los perseguía sin cuartel y encarcelaba por orden del por aquel entonces recién llegado Yaser Arafat.

Según algunos testimonios, a muchos llegó incluso a torturarlos y cortarles la barba, una humillación para los musulmanes religiosos.

Hoy, con una pose mucho más conciliadora, cree que si los palestinos muestran verdadera determinación para reconciliarse, "en dos años se pueden resolver los problemas y la crisis en Gaza y Cisjordania".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha