eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mueren cuatro policías en un ataque de presuntos miembros del PKK

- PUBLICIDAD -
Mueren cuatro policías en un ataque de presuntos miembros del PKK

Mueren cuatro policías en un ataque de presuntos miembros del PKK

Cuatro policías turcos murieron hoy en un ataque perpetrado supuestamente por guerrilleros del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el sureste de Turquía, mientras que otros tres atentados en la misma región dejaron cinco agentes heridos, informó la agencia Anadolu.

Una bomba colocada en una calle en la localidad de Dargecit de la provincia de Mardin, en el sureste de Turquía, explotó, activada por control remoto, al paso de un vehículo policial y mató a cuatro agentes que iban en el coche.

Las fuerzas de seguridad lanzaron de inmediato una masiva operación en la región.

En otro atentado, en la localidad de Derik, también en Mardin, explotó anoche una mina por control remoto cuando pasaba un vehículo policial, hiriendo a dos policías.

Otros tres agentes resultaron heridos en Karakocan, una localidad de la provincia oriental de Elazig, cuando presuntos rebeldes kurdos atacaron un puesto de control policial del tráfico.

En la provincia de Hakkari, un grupo de presuntos miembros del PKK atacó con misiles y rifles de largo alcance un puesto militar fronterizo, a lo que el ejército respondió con fuego de artillería.

Según informan los medios turcos, la operación de las fuerzas de seguridad en la región continuaba esta mañana.

Los enfrentamientos entre el PKK y las fuerzas de seguridad turcas se han intensificado desde fines de julio, cuando se rompió el alto el fuego que se mantenía desde marzo de 2013, en el marco de un proceso de paz.

Unos 75 miembros de las fuerzas de seguridad y varios centenares de rebeldes kurdos han muerto en las últimas semanas en esos enfrentamientos y ataques.

Algunos medios aseguran, en base a fuentes de servicios de seguridad, que las bajas causadas en el PKK mediante operaciones militares y bombardeos en el norte de Iraq alcanzan el millar.

Por otro lado, por primera vez se vieron protestas contra el gobierno y el presidente turco, Reecep Tayyip Erdogan, en los funerales de miembros de las fuerzas de seguridad matados.

Un familiar de un soldado asesinado hace un mes en un ataque del PKK fue arrestado ayer por orden por "insultar al presidente".

Durante el funeral de su hermano, el detenido había acusado a Erdogan como principal responsable de la muerte del soldado.

"Están enfrentando hermano contra hermano. Yo mandé a mi hermano menor (al ejército) y estoy llevando sus restos. Es necesario que el presidente sepa esto", había dicho el arrestado.

Abdulá Kurt, un exgobernador de la provincia de Diyarbakir del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) que se considera uno de los iniciadores del fracasado proceso de paz, reconoció, en declaraciones telefónicas con Efe, que la base para dicho proceso está desapareciendo rápidamente ante la escalada de las tensiones.

"Ni puede el PKK abandonar las armas, ni puede apoderarse de una ciudad con las armas. Aparte de ese hecho, nos estamos matando unos a otros. No habrá ningún ganador en esta guerra. Incluso si la abalanza se inclina hacia una de las partes, las heridas de la lucha no podrán ser cerradas", dijo Kurt.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha