eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"Mundo Extreme", arte "sin prejuicios" con la discapacidad como valor

- PUBLICIDAD -
"Mundo Extreme", arte "sin prejuicios" con la discapacidad como valor

"Mundo Extreme", arte "sin prejuicios" con la discapacidad como valor

Veintiséis artistas con discapacidad intelectual muestran en la exposición "Mundo Extreme", en La Casa Encendida de Madrid, sus miradas artísticas, sus mundos cargados de fantasía como una invitación a la reflexión, mediante un lenguaje sin prejuicios, fuerte, enigmático y sin artificios.

Desde el miércoles y hasta el próximo 12 de enero se podrá visitar esta iniciativa del colectivo Debajo del Sombrero, que reivindica la condición de artistas de estas personas con discapacidad, mostrando al mundo sus dibujos, pinturas y esculturas que tienen "mucho que expresar" y ante los que "la sociedad tiene mucho que escuchar".

"Hay personas que, teniendo discapacidad, tienen crédito intelectual, artístico, plástico, y dicen cosas de la vida, del mundo de ellos y del nuestro, sin prejuicios", ha asegurado el director artístico de Debajo del Sombrero, Luis Sáez Flores.

La muestra, comisionada por Álvaro Matxinbarrena, trata de destacar la profundidad de la que gozan estas obras a través de un montaje austero que también busca ser ordenado y donde prima el ruido visual.

Este arte rompe prejuicios y barreras, a través de obras concebidas fuera de la tradición de las Bellas Artes. Se define como "outsider art", un término que proviene del "Art brut", acuñado en la década de los cuarenta por el artista francés Jean Dubuffet en su búsqueda de un arte "bruto", no procesado y espontáneo.

Y este es precisamente el "leitmotiv" de la exposición, cuyos artistas están liberados de prejuicios, tienen una pulsión interna "que obedece muy poco a motivaciones externas" y ofrecen un trabajo que no tiene un "proceso intelectual de por miedo", sino que está dotado de un lenguaje directo.

"Implícitamente, en la exposición hay una crítica a la soberbia de la alta cultura. A ese artista que se vale por sí mismo, que considera que lo que está fuera de su círculo de visión no puede ser considerado cultura. Aquí se le da una patada a todo eso", ha destacado Sáez Flores.

Artistas que presentan imágenes que se repiten en su pensamiento y que en ocasiones tienen algo de "obsesivo". Así ocurre con la obra de Belén Sánchez, que acerca, a través de esculturas enmarañadas de telas y alambres, una historia personal que habla de rescates y de peligro.

Mientras que José Manuel Egea presenta la escultura de un hombre lobo, el mito que tanto le apasiona y que ha servido de inspiración para su obra. "Me gusta desde los siete años. Ahora tengo muchos hombres lobo, me siento muy orgulloso de las tres caretas que he creado para él", ha destacado el artista.

Detrás de cada obra se encuentra un largo proceso de creación que ha sido desarrollado dentro de los programas de Debajo del Sombrero, que realiza talleres en El Matadero de Madrid, en la Facultad de Bellas Artes o en la propia Casa Encendida. Espacios que permiten el aprendizaje, el diálogo con otros artistas y la realización de proyectos a personas con discapacidad intelectual.

"Este colectivo cuenta con un descrédito intelectual. Este proyecto es un acto no solo de reivindicación sino de confianza en la persona. El proyecto confía mucho en lo que estas personas traen", destaca Sáez Flores.

Arte marginal frente a la cultura vigente, que se presenta de una manera inocente, que dice las cosas tal cual estas personas las piensan e imaginan. "No tienen pompa, argumento, están completamente despojadas de ese revestimiento y abrigo cultural que sí se puede ver en el trabajo de otras personas", advierte finalmente el director artístico de Debajo del Sombrero.

Víctor Usón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha