eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mursi tratará sobre la inversión con una China suspicaz con la Primavera Árabe

- PUBLICIDAD -
Mursi tratará sobre la inversión con una China suspicaz con la Primavera Árabe

Mursi tratará sobre la inversión con una China suspicaz con la Primavera Árabe

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, llegó hoy a Pekín para una visita oficial de tres días en la que abordará la crisis en Siria y posibles inversiones de Pekín con unas autoridades chinas que vieron con suspicacia la "Primavera Árabe".

Es el primer viaje de Mursi, quien llegó al poder el pasado junio, a un país fuera de su región, algo que los medios han interpretado como una señal de que El Cairo quiere diversificar su política exterior más allá de sus aliados tradicionales, Washington y Riad.

China ha querido desplegar todos los honores para recibir a quien puede convertirse en un aliado clave, pero que paradójicamente es el líder más emblemático resultado de la "Primavera Árabe" de 2011, que Pekín contempló en su día con enorme suspicacia.

Durante su estancia, Mursi, que viaja por invitación del presidente chino, Hu Jintao, y llega acompañado de siete ministros, tiene previsto reunirse el miércoles con los principales dirigentes chinos.

Así, verá no sólo a Hu, sino también al primer ministro, Wen Jiabao, al vicepresidente -y previsible futuro líder del país-, Xi Jinping, y al presidente del Legislativo chino, Wu Bangguo, entre otras autoridades.

Según declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, "la parte china concede una gran importancia a la visita", durante la cual se firmará "una gama de acuerdos bilaterales".

Hong indicó que la visita representará una gran contribución a las relaciones entre China y Egipto en momentos en los que el orden mundial afronta importantes cambios.

El presidente egipcio también participará en un foro de empresarios de su país y chinos.

Durante su estancia en Pekín, su Gobierno y el chino firmarán diversos acuerdos bilaterales, incluido un memorándum de entendimiento para promover el desarrollo de Internet y la construcción de una planta eléctrica en Egipto.

El presidente egipcio busca diversificar las inversiones que recibe su país, cuya economía se encuentra inmersa en una grave crisis tras la revolución que acabó con la Presidencia de Hosni Mubarak, en febrero de 2011, lastrada por el déficit presupuestario y la carencia de divisas generada por el descenso del turismo.

El comercio bilateral chino-egipcio se situó en los 8.800 millones de dólares el año pasado, lo que representa un crecimiento del 40 por ciento desde 2008, según las cifras oficiales chinas.

Egipto busca, entre otras cosas, aumentar el flujo de turistas chinos hacia ese país, para lo que se plantea facilitar la concesión de visados y establecer un acuerdo aéreo bilateral que permita abrir rutas a los visitantes procedentes de la República Popular.

Además de la economía, Mursi tiene previsto tratar sobre la crisis en Siria con las autoridades chinas, cuyo país ha sido uno de los grandes valedores del régimen de Bachar el Asad, junto con Rusia e Irán.

China, junto a Rusia, ha bloqueado en dos ocasiones la imposición de nuevas sanciones contra Siria en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU.

Mursi ha lanzado una propuesta para tratar de resolver la crisis que pasa por establecer un grupo de contacto formado por Turquía, Egipto, Irán y Arabia Saudí.

Precisamente, tras su estancia en China, el presidente egipcio -el primer jefe de Estado de su país elegido democráticamente- tiene previsto continuar viaje a Irán para participar en la Cumbre de Países No Alineados.

China recibió hace dos semanas a Buzaina Shaaban, asesora del presidente sirio, quien se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Yang Jiechi.

Entonces, el Ministerio declaró que el encuentro formaba parte de sus esfuerzos para poner en marcha el fallido plan de paz de la ONU.

Macarena Vidal

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha