eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Netahyahu tendrá un gobierno homogéneo pero deberá recomponer la política exterior

- PUBLICIDAD -
Netahyahu tendrá un gobierno homogéneo pero deberá recomponer la política exterior

Netahyahu tendrá un gobierno homogéneo pero deberá recomponer la política exterior

El primer ministro israelí y líder del partido derechista Likud, Benjamín Netanyahu, trabaja desde hoy en confeccionar su nuevo gobierno resultante de las elecciones del pasado martes, una de cuyas prioridades será recomponer la política exterior de Israel.

Tras los comicios, en los que el Likud obtuvo una notable victoria y 30 diputados, Netanyahu ahora debe elaborar el rompecabezas que supone dar cabida en el Ejecutivo a sus compañeros y colaboradores de partido y a algunos de los principales dirigentes de otras formaciones de la derecha nacionalista y los ultraortodoxos, con los que cuenta y que le apoyan, pero no gratis.

Antes de los comicios, cuando los sondeos aventuraban un pobre resultado para el Likud, los líderes de partidos ultranacionalistas, como el todavía ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, de Israel Beitenu; o Naftalí Bennet, de Hogar Judío, manifestaban que colaborarían plenamente con Netanyahu pero a cambio de carteras importantes en el futuro gobierno.

De hecho, Lieberman ha insistido en pedir el ministerio de Defensa y, Bennet ha reclamado tres carteras, entre ellas la de Exteriores, según señala hoy el periódico digital Ynet.

El riesgo de Israel, como apuntaba recientemente el periódico "Haaretz", es acometer una política que le haga caer en el aislamiento, algo muy delicado sobre todo en lo que se refiere a las relaciones con Washington.

El primer ministro, un verdadero muñidor de estrategias cortoplacistas y un hábil negociador en terrenos angostos, ya ha comenzado a lanzar mensajes de acercamiento a Washington, pese a que la víspera de los comicios manifestaba abiertamente que mientras estuviera al frente del Ejecutivo no habría un Estado palestino, algo que debió de molestar notablemente a su principal aliado.

En este sentido, es sintomática la entrevista que Netanyahu ha concedido a la cadena estadounidense de televisión NBC en la que afirma que Israel "no tiene mayor aliado que Estados Unidos", si bien todavía no hay constancia de que el presidente Barack Obama le haya llamado para felicitarle por su triunfo electoral.

Las relaciones entre Netanyahu y Obama no pasan por su mejor momento, ya que el primer ministro israelí rechaza las conversaciones sobre el programa nuclear iraní que está liderando EEUU, y la Casa Blanca está haciendo de ellas una prioridad.

Con respecto al proceso de diálogo con los palestinos, Netanyahu se mostró hoy mucho más tolerante y flexible que en sus manifestaciones del lunes en Israel.

"No he cambiado mi política. No quiero una solución de un solo Estado. Quiero una solución de dos Estados sostenible, pacífica", afirmó.

De momento, Netahyahu se está planteando impulsar la revocación de una ley aprobada en la anterior legislatura que limitaba a 18 el número de carteras ministeriales, lo que denota un claro intento de dar cabida al mayor número de socios y compañeros en el gobierno, según el periódico digital Ynet.

El primer ministro puede introducir cambios sustanciales en carteras clave como Asuntos Exteriores, que dejaría de desempeñar Lieberman y que podría pasar a un miembro destacado del Likud, tal vez Silvam Shalom, quien ya ejerció el cargo entre 2003 y 2006 durante el mandato de Ariel Sharon como jefe del Ejecutivo israelí.

Asimismo, otro posible candidato para Exteriores es Gilad Erdan, quien fue número dos en la lista del Likud para las pasadas elecciones y está considerado uno de los más cercanos colaboradores de Netahyahu, señala el periódico.

La cartera de Defensa, que también era una aspiración de Lieberman durante la pasada campaña electoral, podría recaer en el general retirado Moshé Yaalon, antiguo jefe del Estado mayor del Ejército y uno de los militares más prestigiosos de Israel.

De verificarse esos nombramientos supondría una al menos aparente dulcificación de las políticas de Netahyahu, pero quedaría por ver de qué manera compensa a sus aliados en la Kneset (Parlamento).

De momento, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) anunció hoy la creación de un comité que analice los pasos para implementar la decisión tomada semanas atrás de suspender la cooperación en materia de seguridad con Israel.

Esta decisión "no debe ser contemplada como una reacción a los resultados de las elecciones israelíes, sino como la puesta en práctica de nuestra estrategia" analizada a comienzos de mes en el seno del Comité Central de la OLP, dijo en Jerusalén ante la prensa el negociador jefe palestino, Saeb Erekat.

"¿De qué quiere que negociemos?", se pregunto enfáticamente Erekat sobre Netanyahu y su declaración de que bajo su mandato no existiría un Estado palestino.

Fernando Prieto Arellano

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha