eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Rey Felipe de Bélgica pide confianza en las instituciones democráticas

- PUBLICIDAD -
El Rey Felipe de Bélgica pide confianza en las instituciones democráticas

El Rey Felipe de Bélgica pide confianza en las instituciones democráticas

El rey Felipe de Bélgica envió hoy un "mensaje de esperanza" en su tradicional discurso de Navidad, en el que se acordó de las víctimas de los atentados terroristas del pasado mes de marzo en Bruselas y pidió confianza en las instituciones democráticas.

"Los esfuerzos por construir una sociedad donde los unos apoyen a los otros en los desafíos (...) pueden crear una dinámica que enriquezca las instituciones y que refuerce los fundamentos de nuestra democracia", dijo el soberano en un mensaje de corte clásico que difundieron en diferido las televisiones públicas, con traducción en lenguaje de signos.

Vestido con traje oscuro y corbata, el rey Felipe se dirigió a los más de 11 millones de belgas desde el Palacio Real, de pie y frente a una chimenea y un árbol de Navidad.

"Para tener éxito es necesario tener el valor de empezar de nuevo", declaró el monarca en su alocución de 5 minutos, que pronunció siguiendo la tradición instaurada en 1961 por el rey Balduino, su tío.

En una comparecencia que la prensa belga ha considerado "su intervención más personal del año", el rey Felipe tuvo unas palabras para todos los que han perdido este año a un ser querido y en particular a las víctimas de los atentados de Bruselas y del aeropuerto de la capital del 23 de marzo, que causaron 32 muertos.

"Los acontecimientos del año, en Bélgica, en Europa y en otras partes del mundo, siembran dudas sobre el futuro. Mucha gente está preocupada por sus empleos, sus ingresos, su seguridad. Demasiados jóvenes piensan que sus vidas y las de sus hijos van a ser peores que las de sus padres", manifestó.

El monarca agregó que ese "sentimiento de inseguridad, confusión o incluso ira, también puede conducir a una pérdida de confianza en las instituciones".

Y por ello se refirió a proyectos sociales como residencias para adultos con deficiencias mentales o campamentos de verano para menores víctimas de maltrato, como "ejemplos de solidaridad y generosidad" que contribuyen al progreso de la nación.

Felipe de Bélgica, que reina pero no gobierna, grabó el mensaje el pasado 18 de diciembre, tras haber recibido la aprobación verbal del primer ministro, Charles Michel.

Se trata de su segunda declaración pública de esta semana ya que el rey, que no tiene costumbre de conceder entrevistas a los medios de comunicación, sorprendió al aceptar ser interrogado en televisión y, en un tono más informal del que se le conoce, por una niña flamenca de 9 años y un niño francófono de 11.

"¿Es agradable ser rey?", le preguntó el chico, con un peinado "rasta" que reforzaba la imagen desenfadada del encuentro.

"Creo que tengo mucha suerte, porque puedo representar a Bélgica y crear vínculos entre los belgas", respondió el monarca, de 56 años, que accedió al trono en 2013, tras la abdicación de su padre, el rey Alberto II.

Según un sondeo publicado el pasado noviembre por el diario "Le Soir" y realizado por un centro de estudios sociológicos de la Universidad de Lovaina, el 59,4 % de los flamencos del norte del país y el 76,1 % de los valones del sur consideran que la monarquía es importante para el prestigio de Bélgica en el exterior.

La misma encuesta arrojaba que solo el 37,9 % de los francófonos de Valonia -tradicionalmente más apegados a la monarquía que sus vecinos del norte- confían plenamente en el monarca, frente al 65,3 % de hace diez años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha