eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La guerra de Siria y la crisis de los refugiados marcan la cumbre del G20

- PUBLICIDAD -
La guerra de Siria y la crisis de los refugiados marcan la cumbre del G20

La guerra de Siria y la crisis de los refugiados marcan la cumbre del G20

La guerra en Siria y la crisis de los refugiados marcarán, con toda probabilidad, la cumbre de jefes de Estado y Gobierno del G20 que se celebra los próximos días 15 y 16 de noviembre en la ciudad costera turca de Antalya.

Los "pesos pesados" de la política global, como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; el ruso Vladimir Putin; y la canciller alemana, Angela Merkel; intentarán acercar posiciones para lograr una solución de estas dos grandes crisis del momento.

Solo un día antes de comenzar la cumbre de líderes, se celebrará en Viena una nueva reunión a alto nivel sobre Siria, con la participación los ministros de Exteriores de los grandes aliados y detractores del régimen del presidente sirio Bachar al Asad.

El futuro del dictador dominará sin duda también las conversaciones de los líderes reunidos en Turquía, un país que ha acogido a más de dos millones de refugiados de guerra sirios y que exige la marcha de Al Asad.

Desde que Rusia iniciase hace un mes sus bombardeos contra posiciones rebeldes en Siria, tanto yihadistas como opositores al régimen, ha crecido el frenesí diplomático para terminar con esta guerra, que ya dura más de cuatro años y que ha causado más de 250.000 muertos.

Mientras Rusia e Irán, incondicionales aliados de Al Asad, defienden su permanencia y que cualquier transición cuente con el actual régimen, Estados Unidos, Turquía y Arabia Saudí exigen su marcha.

Habrá que ver si los líderes logran acercarse en Antalya a una posición de compromiso sobre el hombre fuerte de Damasco para romper así el punto muerto de las conversaciones.

Relacionada con el conflicto sirio está la crisis de los refugiados, que afecta no solo a Turquía sino cada vez mas a la Unión Europea, sobre todo a Alemania.

Más de 300.000 refugiados de Oriente Medio -en su mayoría sirios afganos, iraquíes e iraníes- han llegado desde septiembre a través de la llamada "ruta balcánica" a ese país.

En la última gran reunión del G20, celebrada en Ankara a comienzos de septiembre a nivel de ministros de Finanzas y banqueros centrales, ni siquiera se mencionó en la declaración final conjunta la entonces incipiente crisis de los refugiados.

Pero esta vez no sólo estará Angela Merkel en la cumbre, sino también los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El objetivo de los líderes europeos será encontrar una respuesta internacional a la crisis de los refugiados, adelantaron Tusk y Juncker la semana pasada en una misiva enviada a los jefes de Gobierno de los Veintiocho.

El G20 debe "estar a la altura de este reto y liderar una respuesta coordinada e innovadora" a este problema que tiene una "naturaleza y consecuencias económicas globales", indicaron los dos responsables comunitarios.

De hecho, la UE está negociando con Turquía que contenga el flujo de refugiados hacia Europa, a cambio de apoyo financiero.

También la reanudación y aceleración de las conversaciones de adhesión comunitaria con Turquía podría formar parte de esa negociación.

Los europeos enfrentan a un presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, más fuerte que nunca después de que el partido por él fundado, el islamista AKP, recuperara el pasado 1 de noviembre la mayoría absoluta que había perdido en los comicios del pasado junio, que tuvieron que repetirse ante la falta de acuerdo de Gobierno.

Otros temas políticos de relevancia que se debatirán en la cumbre serán el conflicto de Ucrania y la disputa sobre las islas Spratly, que enfrenta a China y varios países del sureste asiático, como Vietnam, Taiwán o Filipinas.

El conflicto sobre este archipiélago deshabitado se prolonga desde hace décadas, pero se ha agravado recientemente con la entrada de Estados Unidos en el contencioso, al ofrecer apoyo a otras naciones frente a Pekín.

Un posible encuentro entre Obama y el primer ministro chino, Xi Jinping, en Antalya podría ser una oportunidad para calmar las crecientes tensiones, no solo políticas sino también militares, en esa zona.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha