eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sudán y Sudán del Sur buscan en Etiopía un pacto para asegurar sus fronteras

- PUBLICIDAD -
Sudán y Sudán del Sur buscan en Etiopía un pacto para asegurar sus fronteras

Sudán y Sudán del Sur buscan en Etiopía un pacto para asegurar sus fronteras

Los jefes de Estado de Sudán y Sudán del Sur iniciaron hoy en Adís Abeba sus conversaciones para tratar de zanjar la crisis abierta entre ambos países desde que el segundo país lograra su independencia en 2011, y que pasa por un pacto para asegurar sus fronteras.

El presidente de Sudán, Omar Hassan Al Bashir, y su homólogo de Sudán del sur, Slava Kiir, se encontraron en el hotel Sheraton Addis tras entrevistarse por separado con el nuevo primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalgn, en el palacio Presidencial de la capital.

El viceministro etíope de Exteriores, Birhane Gebrekiristos, confirmó a los periodistas que ambos mandatarios comenzaron después las disquisiciones, que podrían alargarse hasta este lunes, y confió en que el encuentro "finalice exitosamente".

El sábado, el Gobierno de Jartum aceptó "con condiciones" el acuerdo de la Unión Africana (UA), firmado por sus vecinos del sur, para establecer una zona desmilitarizada entre ambos países, de acuerdo con las exigencias del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, informaron a Efe fuentes de la UA y el Gobierno etíope.

La desmilitarización de la frontera es un paso significativo para el desarrollo de las negociaciones, cuyo mayor desafío es fijar los límites del nuevo Estado de Sudán del Sur, que se independizó en julio de 2011 tras un referéndum, y poner fin a los enfrentamientos en la línea divisoria.

Por primera vez en un año, los jefes de Estado sudaneses se encuentran cara a cara para tratar de dibujar sus 1.800 kilómetros de frontera y reiniciar de manera estable las exportaciones de crudo del Sur.

Al Bashir y Salva Kiir ya firmaron un acuerdo provisional el pasado mes de agosto para permitir el paso del petróleo sureño hasta los puertos del Mar Rojo, cuya materialización podría firmarse al término de la cumbre presidencial.

Este pacto permitiría evitar el colapso económico de ambos países, cuyos ingresos dependen de las exportaciones de crudo, y eludir las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

La Unión Africana dio a los dos países un ultimátum, al que se incorporó posteriormente la ONU, para alcanzar un acuerdo en esta materia antes del 2 de agosto o afrontar sanciones internacionales, cuyo plazo fue extendido tras este primer consenso.

"Tenemos la esperanza de que aquí se firme un acuerdo que incorpore todos los asuntos pendientes (entre Sudán y Sudán del Sur)", afirmó ayer a Efe el portavoz de la delegación de Yuba (Sudán del Sur), Atis Kiir.

"Todas las leyes regionales e internacionales nos obligan a lograr la paz en nuestra región, pero depende de Jartum", añadió el portavoz sudanés.

La Unión Africana, promotora de las conversaciones de Adís Abeba, se mostró el sábado confiada en que los mandatarios sepan aprovechar esta "oportunidad histórica".

"Somos plenamente consciente de que ambas partes deben tomar decisiones difíciles (...) Confiamos en que los líderes sepan llevar esta carga, especialmente en momentos históricos como estos", afirmó la UA en un comunicado.

Al Bashir y Salva Kiir deben resolver otras tantas cuestiones que quedaron en suspenso tras la independencia de Sudán del Sur, como las tasas petroleras o la autorización para que los ciudadanos de uno y otro país puedan obtener un pasaporte para reunirse con sus familiares al otro lado de la frontera.

Además, ambos países siguen en desacuerdo en cinco puntos de su frontera y en el destino de la disputada región de Abyei, además de acusarse mutuamente de sustentar grupos rebeldes.

El Gobierno de Sudán del Sur mantiene tensas relaciones con Jartum desde su independencia, que llegaron a su peor momento en enero pasado, cuando Yuba frenó por completo la producción de 350.000 barriles de crudo al día.

A principios de septiembre, tras la reunión del Consejo de Seguridad, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, ya advirtió del "riesgo de que se reinicie un conflicto abierto" debido al rechazo de Jartum a aceptar una zona desmilitarizada con su vecino del sur.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha