eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Susana Díaz promete evitar "mal uso" de fondos públicos y ofrece al PP-A acuerdos de concertación social

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha ofrecido este miércoles al PP-A a participar en nuevos acuerdos de concertación social, que no piensa abordar "para pelearme con nadie", y se ha comprometido a mejorar los instrumentos de control para evitar que se repita el "mal uso de determinados fondos públicos".

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz promete evitar "mal uso" de fondos públicos y ofrece al PP-A acuerdos de concertación social

Díaz se ha pronunciado de este modo en Sevilla durante los desayunos informativos organizados por Europa Press y la Fundación Cajasol, en los que ha reconocido que "nada ha hecho más daño" a un instrumento positivo como la concentración social como "el mal uso de una mínima parte de determinados fondos públicos", por lo que ha prometido "poner remedio para que eso no vuelva a ocurrir".

Junto a ello, la jefa del Ejecutivo andaluz ha querido dejar claro que no piensa "abordar la concertación para pelearme con nadie" y ha señalado que le gustaría que "en esa tarea estuviéramos todos, también la oposición", aunque ha advertido de que para ello tendrá "que decidir primero si quiere aportar algo para mejorar las cosas aunque sea desde la crítica o si prefiere seguir instalado en su política de tierra quemada".

"Parto del convencimiento profundo de que esa alianza es estratégica y fundamental, para el presente y el futuro de nuestra tierra y sobre todo para sus posibilidades de progreso y bienestar", según ha expresado Díaz, para quien son necesarios interlocutores estables y fiables y que este diálogo se articule a través de los instrumentos más idóneos, desde acuerdos en ámbitos sectoriales entre sindicatos y empresarios hasta pactos más amplios de carácter institucional.

Para la presidenta, a este país "le sobra crispación y le falta diálogo y acuerdo", por lo que ella no va a dejar de defender ese modelo de diálogo, porque cree en él. "Mi objetivo es buscar pactos sobre nuevas bases, las que necesita nuestra economía, que ha cambiado vertiginosamente en estos últimos años", ha apuntado.

Asimismo, ha estimado que también deben de cambiar y mejorar los instrumentos de control, apuntando que "nada ha hecho más daño al diálogo social que el mal uso o uso inadecuado que se haya podido dar a determinados fondos públicos". "Hablamos de una mínima parte, pero esta mínima parte ha hecho un daño serio, hay que decirlo así y poner remedio para que no vuelva a suceder", ha expresado la presidenta.

Ha insistido en que le gustaría que en el diálogo social estuviéramos todos, "también la oposición de Andalucía, aunque ésta tenga que tomar una decisión urgente: si quiere aportar algo para mejorar las cosas, incluso desde la crítica más profunda, o si prefiere quedarse practicando la política de tierra quemada".

DEBATE TRANSPARENTE SOBRE REALIDAD DE ANDALUCÍA

Durante su intervención, la presidenta de la Junta también se ha referido a su intención de comparecer en este mes de enero en el Parlamento "para llevar a cabo un debate transparente sobre la realidad de nuestra tierra, sobre la acción desarrollada en estos meses por el Gobierno andaluz y sus perspectivas de actuación más inmediatas". Así, dará cumplimiento a su compromiso de investidura de comparecer cada seis meses en la Cámara autonómica.

Ha recordado que durante su discurso de investidura expuso cuatro grandes objetivos para "un nuevo tiempo para Andalucía": trabajar por la recuperación económica; mantener y consolidar el estado del bienestar; prestigiar la política, y trabajar desde el diálogo institucional y el consenso.

En su opinión, lo más urgente es tomar medidas que contribuyan a hacer realidad ese anuncio de recuperación que parece insinuarse, y que necesita de medidas que incentiven y favorezcan la actividad empresarial y, lógicamente, la creación de empleo, que es la principal prioridad de su Ejecutivo.

Ha incidido en que en Andalucía se necesita "imperiosamente reorientar nuestro modelo productivo para hacerlo más competitivo". Ha aludido a los pasos que ya ha dado su Gobierno, como el referido a la futura creación de un Instituto de Crédito Público en Andalucía, cuya ley será aprobada en este año, a la reducción de trabas administrativas de las empresas, o a la reorientación de la política de subvenciones a la actividad productiva para situarla preferentemente en el terreno de los incentivos.

"Estamos actuando en todos los asuntos más sensibles para nuestro tejido empresarial: en la financiación, en la reducción de trabas administrativas, cumplimos lo comprometido en cuanto a la fiscalidad y también en la política de incentivos", ha apuntado la presidenta, quien ha agregado que en este, su Gobierno va a seguir centrado en tomar todas las medidas que estén a su alcance para rebajar "esa tasa de desempleo tan insoportable que tenemos".

LA RESPONSABILIDAD DEL PARO ES DE TODOS

Ha querido dejar claro que todas las administraciones son responsables de los parados y "es irresponsable atribuirse el éxito del empleo y arrojar al rival político el fracaso del paro". Ha lamentado que el Gobierno central no haya dotado a Andalucía de un plan especial de empleo como sí ha hecho con otras comunidades.

En cualquier caso, ha indicado que su Gobierno no puede distraerse "con regates en corto y frivolidades sobre algo tan serio" y que, junto a los esfuerzos por mejorar la financiación de las empresas y remover cualquier traba innecesaria para el surgimiento de nuevos proyectos empresariales, hay que propiciar que Andalucía sea una zona especialmente atractiva para la inversión, donde las empresas quieran venir y se invierta con facilidad, agilidad, garantías y seguridad jurídica.

La jefa del Ejecutivo andaluz ha mostrado su preocupación por que al Gobierno central parece preocuparle únicamente los llamados "activos tóxicos" de los que se ha hecho cargo la Sareb o Banco malo y quién y cómo los va a gestionar ahora, mientras que "no parece mostrar ningún interés ni por las empresas que han perdido su actividad, ni por las personas que han perdido un empleo ni por las familias que han perdido sus casas".

"Tenemos problemas que resolver en común, tenemos tareas que abordar juntos, tenemos o debiéramos tener objetivos compartidos, como el de la lucha contra el desempleo", ha expresado Susana Díaz.

En cualquier caso, Susana Díaz ha reiterado al Ejecutivo nacional su voluntad de diálogo y cooperación que, no será "obstáculo para que, cada vez que sea necesario, levante la voz en defensa de los intereses de los andaluces".

De igual manera, ha querido dejar claro que en materia de gestión de los recursos públicos, su Gobierno no aceptará lecciones de nadie, porque en esta comunidad ni se han cerrado hospitales ni ha habido, como en otras comunidades, despidos masivos de empleados públicos, ni se han dejado caer los servicios públicos. Ha señalado que buena parte del esfuerzo para evitar esos cierres y esos despidos ha recaído sobre las "espaldas y los bolsillos" de los trabajadores públicos, a los que ha dedicado un reconocimiento.

Díaz ha insistido en que gracias a una gestión "eficiente y a estos esfuerzos", Andalucía ha logrado mantener los servicios y derechos sociales que se habían instaurado en época de bonanza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha