eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los líderes del Tea Party piden que el IRS sea auditado y anuncian demandas

- PUBLICIDAD -
Los líderes del Tea Party piden que el IRS sea auditado y anuncian demandas

Los líderes del Tea Party piden que el IRS sea auditado y anuncian demandas

Líderes del movimiento derechista Tea Party pidieron hoy en Washington que se realice una auditoría al Servicio Interno de Impuestos (IRS), tras el escándalo desatado después de conocerse que esa entidad hizo un excesivo escrutinio a grupos de tendencia conservadora.

Frente al Capitolio y encabezados por la congresista Michelle Bachmann, exaspirante a la candidatura presidencial republicana, los líderes del Tea Party anunciaron, además, que prevén presentar al menos 17 demandas contra el IRS, la entidad recaudadora de impuestos de EEUU.

Jenny Beth Martin, del grupo "Tea Party Patriots", denunció que el IRS fue utilizado "para callar voces", pidió que el organismo sea auditado y subrayó que los ciudadanos "han perdido la fe en su imparcialidad".

"Vamos a continuar luchando", prometió Martin al criticar las "tácticas discriminatorias y abusivas" del IRS, que a su juicio actuó más allá de los límites constitucionales.

Según Bachmann, para quien el Gobierno busca "silenciar" al Tea Party, "al pueblo estadounidense no se le ha dicho la verdad" sobre este escándalo y ahora se trata de restaurar "la credibilidad" del IRS.

Los líderes reunidos frente al Capitolio indicaron que "esto está lejos de terminar" al anunciar las demandas contra el IRS.

Fue un informe del Inspector General del IRS el que destapó el excesivo escrutinio realizado a grupos de tendencia conservadora.

De acuerdo con el informe, el IRS seleccionó para una revisión especial a cerca de 300 grupos que habían solicitado una exención de impuestos, de los que 72 llevaban como nombre alguna alusión Tea Party, 13 tenían la palabra "patriota" y otros 11 mencionaban "9/12", en referencia al "Proyecto 9/12" del columnista conservador Glenn Beck.

Por instrucción del presidente Barack Obama, el secretario del Tesoro, Jack Lew, solicitó y aceptó ayer la renuncia del comisionado interino del IRS, Steven Miller, que dirigía de facto la entidad desde noviembre del año pasado y que, según medios estadounidenses, conocía las prácticas denunciadas desde mayo de 2012.

"Es inexcusable. El pueblo estadounidense tiene derecho a estar enfadado, y yo estoy enfadado", dijo Obama ayer en una declaración desde la Casa Blanca.

Según Obama, la renuncia de Miller estará acompañada de "nuevas medidas de prevención para asegurarnos de que este tipo de comportamiento no pueda volver a ocurrir" y de la orden de "implementar de inmediato" las recomendaciones del informe del Inspector General del IRS.

Para algunos republicanos la renuncia de Miller es insuficiente porque lo consideran un simple "chivo expiatorio".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha