eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La antigua estación Mapocho vuelve a vibrar con Dënver y Nicole

- PUBLICIDAD -
La antigua estación Mapocho vuelve a vibrar con Dënver y Nicole

La antigua estación Mapocho vuelve a vibrar con Dënver y Nicole

Hace más de veinticinco años que no se oye el ruido de los trenes en la vieja estación Mapocho de Santiago de Chile. Hoy Dënver y Nicole hicieron vibrar los antiguos andenes con la garra y la intensidad de sus canciones pop.

Inmersos en la Feria Internacional de la música Pulsar, que propone más de 80 conciertos en tres días, el dúo de San Felipe deleitó al público con gran parte del repertorio de su último álbum, "Fuera de campo".

Breve pero intenso. En solo media hora Milton Mahan y Mariana Montenegro cantaron con el público, presentado sus temas e incluso se atrevieron a improvisar un pequeño baile al son de "Profundidad de Campo".

La novedad tiene su riesgo, y por eso entre paso y paso, un pequeño traspiés acabó por hacer que la joven interprete de Dënver se desplomara sobre el escenario.

Nada que no pudiera eclipsar el enigmático beso final del dúo, un ósculo que emularon todos los que fueron al festival Pulsar en compañía y que envidiaron los desparejados.

Pero Dënver jamás abandonará un escenario sin recordar al mundo lo que significa ser adolescente. Así, además de tocar la homónima canción que los hizo famosos en otros países como México y España, Milton compartió un secreto de juventud para presentar "Lo que quieras": Su amor por Nicole.

"Yo tenía posters de Nicole en mi pieza y yo en ese momento le hubiera hecho 'lo que quisiera'", susurró el cantante mientras hacía girar el micrófono de forma desenfadada. Nicole, estrella infantil de la canción en los años 90 y hoy un ídolo nacional, había abierto el gran escenario del Pulsar unas horas antes.

Sus seguidores corearon éxitos de ahora como "Despiértame" o la canción "Hoy", cabecera de una de las series chilenas más vistas del momento "Soltera otra vez".

Rasgando su guitarra con garbo y animando a Chile a "bailar sin sentido", Nicole atrevió a hacer un bis que recuperó de sus años de adolescencia "Dame luz", aunque animó a su público a pasearse por el resto de escenarios de la feria y descubrir a otros artistas más jóvenes.

Así, Los Dolores y Dr. Pérez, que actuaron en escenarios más modestos, lograron atraer a un público reseñable, aunque la gran sorpresa fue el efecto del folclor chileno de Inti-Illimani: Desde el subsuelo hipnotizaron a los modernos cual flautista de Hamelin.

La vieja estación Mapocho lleva dos días rejuveneciéndose con la música de las bandas chilenas como Fármacos, Perrosky o Alex Andwandter, que inauguraron la feria este viernes.

Excepto por Nea Ducci, que tiene alguna canción en inglés, en el Pulsar sólo se oye español, pero es una feria internacional. La internacionalidad llega desde España con los sintetizadores de Hypepotamus, la guitarra de Sr. Chinarro y el punk de acento gallego de Triángulo de Amor Bizarro.

En este encuentro que reúne a productores, discográficas, escuelas, críticos y otros actores de la industria musical destaca la participación de Santi Carrillo, director de la revista Rockdelux que hoy dio su visión de la música chilena desde su óptica española.

La cuarta edición del Pulsar termina este domingo con la actuación de varias bandas surgidas de la ola pop de 2010 como Astro o Pedropiedra.

La feria, que se organizó por primera vez en el Centro Cultural Gabriela Mistral, aboga porque durante tres días Chile suene a Chile, y quizá por eso hace ya tres años que se trasladó al corazón de Santiago, donde el ruido de los trenes nacionales ya no ensordece, pero la música, al menos una vez al año, sí.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha