eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La banda desarticulada en Valencia almacenaba su botín junto a la A-7

- PUBLICIDAD -
La banda desarticulada en Valencia almacenaba su botín junto a la A-7

La banda desarticulada en Valencia almacenaba su botín junto a la A-7

La organización itinerante desarticulada y especializada en robos en viviendas, naves industriales y explotaciones agrícolas y ganaderas en zonas rurales de Valencia, Cuenca y Albacete almacenaba el material en puntos estratégicos ubicados en zonas rústicas pero con acceso próximo a la autovía A-7.

Esta ubicación les permitía hacer desplazamientos por vía rápida hacia esas provincias y también a las de Castellón y Alicante -en las que no hay constancia aún de que hayan cometido robos- facilitándoles igualmente el regreso con la mercancía robada, informa la Policía en un comunicado.

Se ha detenido a dieciséis personas (quince de nacionalidad rumana y una procedente de Rusia) y veinte más han sido identificadas, y se han intervenido miles de efectos robados.

Hasta el momento se han esclarecido dieciocho robos cometidos en las provincias de Valencia, Cuenca y Albacete. Al parecer, en menos de un año la banda logró hacerse con nueve toneladas de cobre y latón con el que consiguió un beneficio económico de casi 14.000 euros.

Además, se ha recuperado una gran cantidad de efectos sustraídos en los registros practicados en dos chalés ubicados en Riba-roja del Túria (Valencia), como electrodomésticos, maquinaria industrial y agrícola, herramientas, animales de granja y de compañía, transformadores de instalaciones de riego y armas.

Parte del botín hallado ya ha sido entregado a sus propietarios y el resto ha sido trasladado a un almacén de 200 metros cuadrados para su clasificación, exposición, reconocimiento y entrega.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de las numerosas y reiteradas ventas de metales y cableado de cobre llevadas a cabo en dos centros de reciclado valencianos.

Los investigadores comprobaron que se había vendido, en un periodo de siete meses, un total de 8.929 kilos de estos dos metales por un mismo grupo de personas, por los que habían obtenido un beneficio económico de 13.668 euros.

La organización estaba altamente especializada en la ejecución de los robos, contaba con una infraestructura ubicada en centros neurálgicos de lugares recónditos y apartados donde almacenaba el material sustraído; y disponía una importante flota de turismos, furgonetas y camiones, la mayoría sustraídos, para llevar a cabo las sustracciones y el traslado de la mercancía, entre Valencia y Rumanía.

Al mando de la trama se encontraban dos personas que tenían el máximo poder de decisión y dirección, que enviaban a sus subordinados a localizar objetivos personalmente y con la suficiente antelación para la posterior actuación de los que tenían que ejecutar el robo.

En los viajes para la localización de objetivos, los hombres iban acompañados de sus mujeres y niños para dar apariencia de viajes familiares y no levantar sospechas.

La mayoría de los golpes se producía en horas nocturnas sobre varios objetivos que se encontraban y actuaban conjuntamente en grupos de entre seis y ocho personas que se repartían en labores de coordinación, vigilancia, robo de material y desmontaje del cableado o instalaciones de cobre, según fuera el caso.

La organización actuaba principalmente en las provincias de Valencia, Alicante, Murcia, Cuenca y Albacete utilizando en cada robo al menos tres vehículos para movilizar a los miembros de la organización.

Los detenidos, alguno de ellos con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial y cuatro de ellos han ingresado en prisión. Uno de los arrestados tenía vigente una orden de extradición pasiva por parte de Francia por robo con fuerza.

La investigación sigue abierta ya que los investigadores han logrado identificar a otras veinte personas presuntamente implicadas en los hechos delictivos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha