Focos

La guerra por el control de las cárceles en Brasil puede causar una sangría

- PUBLICIDAD -
La guerra por el control de las cárceles en Brasil puede provocar una sangría

La guerra por el control de las cárceles en Brasil puede provocar una sangría

La guerra entre las dos mayores organizaciones criminales de Brasil por el control de las cárceles, que en la última semana dejó 18 presos muertos, puede intensificarse en las próximas semanas y causar una sangría, advirtió una de las principales especialistas en el tema.

"Hay una guerra entre dos organizaciones que siempre habían sido aliadas y que ahora buscan el control de cárceles en las que están juntos", dijo en entrevista a Efe la socióloga Camila Caldeira Nunes Dias, investigadora de la Universidad Federal del ABC y autora de varios estudios sobre el crimen organizado en Brasil.

"Si hubo una ruptura de la alianza, hay que esperar una violenta reestructuración del control en las cárceles que comparten o separarlos para evitar una sangría", agregó la colaboradora del Núcleo de Estudios de la Violencia de la Universidad de Sao Paulo (USP) y del Foro Brasileño de Seguridad Pública.

La disputa la protagonizan el Comando Vermelho (CV), la más antigua banda criminal de Brasil y que controla el tráfico de drogas en Río de Janeiro, y el Primer Comando de la Capital (PCC), una poderosa organización comandada desde las cárceles de Sao Paulo y con ramificaciones en casi todos los estados de Brasil y hasta en países como Paraguay y Bolivia.

La disputa entre ambos grupos dejó el lunes ocho presos muertos en una cárcel de Porto Velho, la capital de Rondonia, estado en la frontera con Bolivia.

Otros diez presos, algunos decapitados y carbonizados, murieron en una reyerta un día antes en una cárcel de Boa Vista, capital de Roraima, estado fronterizo con Venezuela.

Las autoridades regionales atribuyeron los motines a disputas entre las dos organizaciones y admitieron que otros incidentes similares se han registrado en prisiones de los estados del norte (Amazonía) y del nordeste de Brasil.

"El CV y el PCC han sido históricamente aliados, pero parece que en los últimos meses esa alianza se rompió y en la última semana explotó un conflicto entre los dos grupos", afirmó la autora del libro "El PCC: Hegemonía en las prisiones y monopolio de la violencia".

Según la especialista, lo más probable es que el conflicto ocurra con más intensidad en las prisiones del norte y del nordeste de Brasil, donde ninguno de los dos grupos es hegemónico.

Para la socióloga, el PCC tiene prácticamente un monopolio de la criminalidad en Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, y en Paraná y Mato Grosso do Sul, las principales puertas de entrada de las drogas a Brasil por sus porosas fronteras con Bolivia y Paraguay.

El Comando Vermelho, en cambio, es fuerte en Río de Janeiro, estado en el que nació en la década de 1970 cuando la entonces dictadura brasileña mezcló presos comunes con políticos, y en Mato Grosso, en la frontera con Bolivia y Perú.

De acuerdo con Dias, los dos grupos se expandieron por todo Brasil pero mantuvieron un equilibrio en las regiones norte y nordeste. "Por eso, la muy probable ruptura puede expresarse con mayor contundencia y violencia en esas regiones", dijo.

Para la especialista, la disputa por ahora está restringida al control en las cárceles que comparten y no se ha extendido a las rutas del narcotráfico ni a las calles.

"Como los dos grupos actúan en las fronteras es probable que la disputa se extienda también a las calles. Pero por ahora está restringido a las prisiones", afirmó.

De acuerdo con Dias, el PCC nació en 1993 en las prisiones de Sao Paulo y, tras consolidarse en ellas, pasó a controlar la criminalidad en la periferia de Sao Paulo y se expandió a varias ciudades hasta convertirse en un importante abastecedor de drogas y gran protagonista de la economía ilegal en Brasil.

"El Comando Vermelho, en cambio, vivió en constante guerra con grupos que surgieron de su fragmentación. Primero con el Tercer Comando y ahora con los Amigos de los Amigos (ADA)", explicó.

Para Dias, la guerra entre ambas bandas quedó confirmada con la decisión de las autoridades de Río de Janeiro de transferir a 70 miembros del PCC desde prisiones que compartían con integrantes del Comando Vermelho a unidades que son controladas por la ADA.

"Como eran aliados, los presos del PCC fueron recluidos en Río en las mismas prisiones dominadas por el Comando Vermelho. Pero la información de que serán removidos para prisiones del ADA confirma la ruptura de la tregua", explicó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha