eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La decisión de Rubalcaba

- PUBLICIDAD -
La decisión de Rubalcaba

La decisión de Rubalcaba

Alfredo Pérez Rubalcaba ha tomado oxígeno político después de poner un exitoso lazo al nuevo credo socialista y de la promesa de concretar una fecha para las primarias en el próximo Comité Federal. "El PSOE ha vuelto", proclamó su líder el domingo, pero no aclaró si él también quiere volver.

Apremiado por los suyos, que no le han dado respiro casi desde que fue elegido secretario general del PSOE en febrero de 2012, Rubalcaba se presentaba a la Conferencia Política del pasado fin de semana con el riesgo de que el debate sobre las primarias sepultara la puesta de largo del renovado proyecto, que había costado meses y meses de trabajo previo.

Las cosas, sin embargo, salieron a pedir de boca, más incluso de lo esperado, y la Conferencia terminó entre aplausos, subidones de moral y el compromiso de que el calendario de primarias no se va a postergar más allá del próximo Comité Federal.

El máximo órgano del partido entre congresos se reunirá a mitad de diciembre o a comienzos de enero, y en él se fijará la fecha de esas primarias abiertas, probablemente para octubre de 2014, siempre y cuando la dirección federal consiga acoplar los intereses propios y los de otras federaciones, sobre todo la andaluza de Susana Díaz.

Hasta entonces, esperando el pistoletazo de salida, hay ya una multitud de hipotéticos pretendientes.

Ninguno de ellos se ha postulado oficialmente, pero la nómina cada vez engorda más: Patxi López, Carme Chacón, Eduardo Madina, Susana Díaz, Emiliano García-Page, María González Veracruz, Pedro Sánchez...Y ¿Rubalcaba?

Todas las interpretaciones son posibles porque Rubalcaba no da ninguna pista y guarda un absoluto mutismo sobre lo que hará, si bien pocos en el PSOE creen que quiera presentarse de nuevo como aspirante a la Moncloa, según constatan diversas fuentes consultadas por Efe.

Y menos aún teniendo en cuenta que en esta ocasión casi con toda probabilidad sí tendría otros contrincantes con los que competir, a diferencia de 2011, cuando Carme Chacón dio un paso atrás para no dividir al PSOE.

La opinión más generalizada dentro de las filas socialistas es que lo que quiere Rubalcaba es limpiar su hoja de servicios, "impoluta" durante toda su carrera política -dicen las fuentes- y que quedó emborronada con la estruendosa derrota electoral del 20 de noviembre de 2011, en la que se ofreció a poner la cara pese a ser consciente de la magnitud del varapalo que iba a recibir su partido.

Por ello emprendió la titánica tarea de acometer una revisión ideológica profunda del proyecto socialista y, por ello también, podría estar esperando a que el PSOE remonte en las urnas (la primera cita son las europeas de mayo de 2014) para comunicar la decisión sobre su futuro.

Más que ser de nuevo el cartel electoral en el PSOE piensan que Rubalcaba querría ser recordado como la persona que dejó a los socialistas encarrilados hacia la victoria, y no como el que encabezó la peor derrota de la etapa democrática.

Si el PSOE ganase las próximas elecciones europeas, y con un nuevo nombre a la Moncloa, el pronóstico de algunos dirigentes es que Rubalcaba podría ceder finalmente el testigo y no entrar en la temida bicefalia que tan malos resultados ha dado en el pasado al partido, con la catastrófica cohabitación de Joaquín Almunia y Josep Borrell.

De acuerdo con el análisis de estas fuentes, en ese escenario no sería descartable un congreso federal adelantado -que no extraordinario- para comienzos de 2015, en el que Rubalcaba entregaría el poder orgánico al candidato a las elecciones.

Otras fuentes, sin embargo, tienen el convencimiento de que Rubalcaba sí se presentará a las primarias si los resultados electorales del PSOE mejoran ostensiblemente en las europeas.

Quienes así opinan argumentan que ese es el motivo, en realidad, del interés de la dirección federal de posponer al máximo posible las primarias. No faltan tampoco quienes dudan de que finalmente haya primarias, pero ese es un sector muy minoritario dentro del partido.

Habrá que esperar casi un año para saber quién tiene razón, aunque es posible que quien no pueda esperar tanto tiempo sea Rubalcaba.

Eva Santos

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha