eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los exiliados esperan colaborar en la reconstrucción de Cuba

- PUBLICIDAD -
La hora del poscastrismo

La hora del poscastrismo

El exilio cubano está convencido de que participará en la reconstrucción de Cuba tras la muerte de Fidel Castro, y para ello cuenta con proyectos, planes y estrategias que ha renovado prácticamente cada año para asistir a sus compatriotas en ese proceso.

"Con la participación real, efectiva y significativa del pueblo cubano en el exilio en el proceso de transformación, sobre todo en lo económico y social, definitivamente los cubanos van a poder alcanzar un estado de balance y de prosperidad", dijo a Efe el presidente de la influyente Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA), Francisco "Pepe" Hernández.

En ese proceso es importante la ayuda de otros países que estén dispuestos a asistir a los cubanos, a fin de que "podamos unir nuestras manos y brazos para hacer posible que estos años que ha perdido el pueblo cubano en desarrollo económico, político y moral, realmente se pueda alcanzar de nuevo".

El activista cubano resaltó que el papel del exilio en la reconstrucción de la isla caribeña es "preponderante e importante, sobre todo en términos económicos y de participación en cuanto a la ayuda".

Algunas organizaciones del exilio han considerado que el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos es también una oportunidad para participar en esas conversaciones.

"Pero el papel fundamental, el más importante -reconoció-, tiene que jugarlo el propio pueblo cubano en la isla".

Algunos exiliados consideran que la reconstrucción es una labor que debe realizarse de manera coordinada y que requiere la inversión de millones de dólares.

Así, el escritor, periodista y vicepresidente de la Internacional Liberal Carlos Alberto Montaner apuntó a Efe que el papel del exilio debe ser el de respaldar y facilitar la ayuda financiera del exterior hacia Cuba para agilizar el proceso de reconstrucción de la isla.

"Eso se puede hacer desde EE.UU., Europa y Latinoamérica. Creo que Cuba tendrá canales para la reconstrucción muy eficientes", afirmó Montaner.

Por su parte, Marfeli Pérez-Stable, profesora de Sociología en la Universidad Internacional de Florida (FIU), consideró que el papel de Estados Unidos y de los inversores de este país es "muy importante porque ellos son los que pueden mover los grandes capitales".

"Nosotros (los cubanos) somos importantes para nuestros amigos y familias en Cuba, porque podemos ayudar a reconstruir la vida cotidiana invirtiendo en los servicios, las tiendas o las bodegas", explicó Pérez-Stable.

Ninoska Pérez, directora del Consejo por la Libertad de Cuba (CLC), precisó a Efe que el papel desempeñado por el exilio tiene que ser similar al de los cubanos en la isla.

Opinó categórica que el exilio cubano posee "los mismos derechos, iguales responsabilidades y mayor capacidad, probablemente, para contribuir en muchos sectores, como en el económico".

En ese sentido apuntó que "no importa en qué lado haya estado situado un exiliado, ya que en el futuro de Cuba no puede haber segundas categorías de cubanos. Un cubano no puede ser más ni menos porque geográficamente no está dentro de Cuba, porque las circunstancias lo obligaron a ello", expresó.

Para Ninoska Pérez, los exiliados cubanos que durante décadas estuvieron físicamente alejados de su país, "no se quedaron de brazos cruzados", sino que "lucharon por mantener la problemática de Cuba en primer plano, a nivel internacional, y prepararon planes para reconstruir su país".

"Como cubanos nos correspondió planear la transición, en el sentido de estar atentos a lo que podemos aportar. Hemos hecho planes de cómo se puede proporcionar fondos para ayudar en las tareas de más necesidad. Todo el mundo coincide que son la ayuda humanitaria y el sector de la salud", puntualizó.

El director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami UM), Jaime Suchlicki, también se mostró de acuerdo en que el proceso debe estar dirigido por los cubanos y que la transición ha de ser "rápida hacia un sistema democrático".

"Los cubanos en el exilio van a ayudar, pero ellos no tienen suficientes recursos para reorganizar la economía y ayudar a la reconstrucción de Cuba. Eso va a requerir dinero de Estados Unidos, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Las organizaciones internacionales tendrán que aportar capital", pronosticó Suchlicki.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha