eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La familia del vasco desaparecido en Colombia cuestiona la investigación

- PUBLICIDAD -
La familia del vasco desaparecido en Colombia cuestiona la investigación

La familia del vasco desaparecido en Colombia cuestiona la investigación

La familia del vitoriano Borja Lázaro, desaparecido en Colombia desde el pasado 7 de enero, ha pedido más rigor en la investigación que lleva a cabo la policía del país sudamericano, ya que hasta ayer no hablaron con el alemán que le vio por última vez ni han investigado si hizo llamadas con su móvil.

Este ciudadano alemán participó ayer en una reconstrucción de los hechos en la localidad de Cabo de La Vela y contó que dos desconocidos les ofrecieron una bebida alcohólica "bastante fuerte" a la puerta del hostal.

La familia de Lázaro, de 34 años, está muy sorprendida con la forma en la que se está llevando a cabo la investigación policial para averiguar el paradero de este ingeniero informático, que compartía habitación en una posada con el joven alemán la noche que desapareció.

En declaraciones a Efe, Roberto Martínez, primo de Borja Lázaro, ha explicado que la novia del vitoriano, Danny Sánchez, natural de México, visitó ayer Cabo de La Vela y participó en una reconstrucción de los hechos junto a un representante de la Fiscalía, el jefe de la Policía Nacional colombiana, Alejandro Calderón, y el chico alemán que vio por última vez al vasco.

Este joven contó ayer que a las 22.15 de la noche del 7 de enero, como el dueño del hostal les dijo que iba a apagar la luz, ambos decidieron salir del establecimiento y vieron un coche aparcado en la puerta con dos hombres en su interior que les ofrecieron algo de beber.

Según el chico alemán "era una bebida bastante fuerte y con alguna hierba" que ambos consumieron con estos dos hombres, a los que no conocían, y luego se fueron a la cama.

También ha desvelado que ambos compartían habitación con otras diez personas, pero el hostal sólo tenía inscritas a tres, los extranjeros, mientras que el resto, que eran colombianos o bolivianos, no figuran en ninguna parte.

Asimismo, les comentó que las sandalias que Borja usaba se quedaron a los pies de la hamaca, por lo que la familia considera que la hipótesis de que se fue a dar un paseo y se desorientó pierde fuerza.

Cuando el chico alemán se despertó la mañana del 8 de enero, el vitoriano ya no estaba en su hamaca. Sin embargo, todas sus pertenencias, incluidas sus cámaras de fotos y su documentación, estaban en el hostal. Sólo se llevó consigo su móvil.

En este sentido, el portavoz de la familia ha recordado que Borja Lázaro disponía de una tarjeta de teléfono móvil colombiana y otra española, y se ha preguntado cómo no se ha investigado si se hizo alguna llamada con la tarjeta de Colombia.

Finalmente, ha indicado que para la Policía colombiana todas las hipótesis siguen abiertas, tanto la del ahogamiento, como la de que salió a caminar y se perdió, o la del secuestro.

El portavoz de la familia ha pedido "más rigor" en la investigación y ha considerado que si los datos que se supieron ayer se hubieran conocido antes, quizás la investigación habría tenido mejores resultados.

Lázaro trabajaba como informático en Luxemburgo con su novia hasta que en agosto se mudaron a México por motivos laborales de ella, y el joven decidió tomarse unos meses para viajar por América Latina y preparar un reportaje fotográfico.

A Colombia llegó en noviembre y había recorrido la costa Caribe y Bogotá.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha