eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La mayoría de los panameños reprueba pacto con indígenas por hidroeléctrica

- PUBLICIDAD -
La mayoría de los panameños reprueba pacto con indígenas por hidroeléctrica

La mayoría de los panameños reprueba pacto con indígenas por hidroeléctrica

La mayoría de los panameños está en desacuerdo con el pacto al que llegaron el Gobierno y autoridades indígenas para la puesta en marcha de un proyecto hidroeléctrico que ha estado paralizado por más de año y medio a causa del rechazo de los aborígenes, reveló hoy una firma encuestadora.

El 52 % de los consultados mostró su reprobación al acuerdo que prevé beneficios para la comarca Ngäbe Buglé, vecina de la hidroeléctrica de Barro Blanco, y la salida de la concesionaria que ha construido la obra, Generadora del Istmo (Genisa).

El 34 % de los encuestados mostró su aprobación mientras un 14 % no supo o no respondió, reveló la encuestadora Dichter & Neira en una investigación para el canal local TVN, en la que no detalló los motivos del repudio mayoritario.

El pasado 22 de agosto el Gobierno y las autoridades de la comarca indígena Ngäbe Buglé firmaron este acuerdo tras año y medio de negociaciones por el rechazo de la comunidad a los efectos de la hidroeléctrica sobre sus territorios y por incumplimientos ambientales de la empresa.

Sin embargo, el consenso no ha podido entrar en vigencia porque el Congreso General de la Comarca lo rechazó el fin de semana pasado, y se necesita de su ratificación.

El pacto sacaría de la operación de la hidroeléctrica a Genisa, que había conseguido la concesión en 2007 y llevó el proyecto hasta el 95 % de avance, y lo pondría en manos de un tercero independiente, aún por definir.

Las acciones de Genisa se traspasarían a un fideicomiso en garantía del repago de los préstamos que obtuvo del Banco el Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Banco DEG de Alemania, y Banco FMO de Holanda.

Una vez pagados esos préstamos, se abriría la opción de que el proyecto pase a ser propiedad de una empresa del Estado en la que la comarca Ngäbe Buglé tendría una participación no menor de 51 %.

Además, el acuerdo suscrito contempla la creación de un fideicomiso al que el Gobierno aportaría el 15 % de los ingresos brutos que tenga el proyecto, recursos que se destinarían al desarrollo de las comunidades indígenas y campesinas aledañas.

El Gobierno panameño suspendió las obras de Barro Blanco en febrero de 2015 y multó por violaciones a la ley ambiental a Genisa, que ha rechazado los alegatos oficiales y ha pedido respetar la seguridad jurídica.

Barro Blanco, que comenzó a construirse en 2011, proyecta generar 28,56 megavatios, cerca de 2 % de la capacidad instalada del país.

La encuesta fue realizada en mayores de 18 años a través de 1.200 entrevistas, entre el 15 y el 18 de septiembre pasados, con un error muestral de más o menos 2,9 %.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha