eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El problema catalán a debate: una cuestión política, económica y social

Seis representantes de los partidos políticos han cuestionado el independentismo catalán, las decisiones de sus opositores respecto a Catalunya y propuesto soluciones al conflicto

Tardá reconoce que nunca imaginó que vería una república catalana: "Como mucho un estado federal español"

"Estamos en una dinámica perversa en la que se nos acusa a los demócratas de antidemócratas", ha denunciado Xosé Manuel Beiras

- PUBLICIDAD -
El portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beirás, el portavoz adjunto del Ciudadanos en el Congreso, Toni Roldán, el portavoz de ERC en el COngreso, Joan Tardá, el diputado socialista Andrés Perelló, el primer teniente alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, y el diputado del PP en el Parlament, Juan Milián (de izda. a dcha.)

El portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beirás, el portavoz adjunto del Ciudadanos en el Congreso, Toni Roldán, el portavoz de ERC en el COngreso, Joan Tardá, el diputado socialista Andrés Perelló, el primer teniente alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, y el diputado del PP en el Parlament, Juan Milián (de izda. a dcha.)

Un político gallego, dos catalanes, dos valencianos y un argentino-catalán se han reunido en un espacio de reflexión y participación precisamente para eso, para debatir. Pese a sus diversos orígenes, todos han centrado su atención en el asunto catalán y el referéndum del 1–O durante el debate 'Catalunya-España, ¿aún hay solución?'.

En la mesa han estado Juan Milián, diputado del PP en el Parlament de Catalunya, el primer teniente alcalde de Barcelona  y miembro de Catalunya en Comù, Gerardo Pisarello, el diputado socialista Andrés Perelló, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, el portavoz adjunto de Ciudadanos en la Cámara baja, Toni Roldán, y el portavoz nacional del partido nacionalista gallego Anova, Xosé Manuel Beirás, para compartir en el debate las posiciones de sus formaciones.

Ninguno de estos políticos, cada uno con su trayectoria política, sus ideales y sus proyectos de futuro, pensaba que podría haber una república catalana. Ni siquiera Joan Tardà, como ha reconocido él mismo durante el debate: "Habíamos previsto que mi generación llegaría como mucho a constituir un estado federal español, y que quizás las nuevas generaciones proclamaran la república".

La mayoría de estos representantes políticos coinciden sobre cuáles son las causas que han provocado esta situación. El diputado popular en el Parlament, Juan Milián, sitúa las fechas clave entre 2010 y 2012 con el giro de la política del expresident de la Generalitat Artur Mas. "Cuando silbaron a Mas en varios hospitales y colegios decidió poner todos los medios a favor del independentismo", afirmó el del PP.

Gerardo Pisarello incluso se remontó más atrás en el tiempo y aludió a la propia Constitución y a su artículo 2: "¿Por qué esta obsesión por la 'indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles'?".  

Pisarello consideró el párrafo como una "negación del pluralismo", y Perelló, diputado del PSOE en el Congreso de los diputados, afirma que Cataluña es el "síntoma" de un "agotamiento social": "Dos tercios de los españoles que votaron la Constitución han muerto. Tenemos una España nueva a la que hay que dar unas soluciones nuevas".

Por su parte, el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Toni Roldán, explicó la perspectiva de su partido sobre la cuestión catalana: "Hay algunos nacionalistas como Tardà o Junqueras que quieren romper con España porque se lo pide el corazón, por razones emocionales". Como solución, Toni Roldán ha propuesto que la mayoría catalana diseñe un modelo federal que mejore el actual.

También  el portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beirás, ha mencionado el federalismo como una posible solución al asunto catalán. Ha afirmado que "en un escenario civilizado no habría problema en la construcción de un Estado español pero con estructura confederal". Poco después ha asegurado, en referencia a las detenciones de cargos del Govern, que la democracia no es "obedecer leyes, sobre todo si son injustas".

Ante el escenario político-social actual, después de la operación de la Guardia Civil de este miércoles que se saldó con 14 detenidos, ha calificado el escenario de "adverso" y ha afirmado que, en uno "civilizado", "no habría problema en la construcción de un Estado español pero con estructura confederal". "Estamos en una dinámica perversa en la que se nos acusa a los demócratas de antidemócratas", añadió.

Tras las primeras intervenciones de cada ponente, el ambiente del debate fue cargándose con exposiciones que se iban interrumpiendo, tanto por el resto de políticos como por algunos miembros del público. Joan Tardá, defensor de los argumentos independentistas, zanjó que "si hay un mayor número de catalanes que deciden independencia, la habrá como hasta ahora no la ha habido. No se nos ocurre que los ciudadanos no sean los que decidan ejerciendo los derechos democráticos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha