eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La sentencia contra el lugarteniente de Bo Xilai un nuevo capitulo del caso

- PUBLICIDAD -
La sentencia contra el lugarteniente de Bo Xilai un nuevo capitulo del caso

La sentencia contra el lugarteniente de Bo Xilai un nuevo capitulo del caso

El escándalo en torno a Bo Xilai cerrará un nuevo capítulo el próximo lunes, cuando un tribunal dé a conocer su veredicto contra Wang Lijun, el ex número dos del destituido dirigente chino.

La sentencia será dada a conocer a las 8:30 hora local (00.30 GMT) por el Tribunal Intermedio de Chengdu (centro), donde se celebró el juicio el lunes y el martes pasados, informó hoy a Efe la abogada del acusado, Wang Yuncai.

Wang Lijun, ex jefe de Policía de Chonqging cuando Bo era el secretario general del Partido Comunista (PCCh) en esa localidad, está acusado de cuatro cargos: deserción, manipulación de la ley en su propio beneficio, abuso de poder y corrupción.

Los dos primeros, de mayor gravedad, fueron tratados el lunes sin previo aviso en una vista cerrada por su relación con secretos de Estado, especificó entonces Wang Yuncai, que no guarda parentesco con su cliente pero que sí le conocía antes del caso.

El martes se celebró la vista abierta para los dos últimos delitos, aunque no se permitió la entrada de prensa extranjera. La única información que ha trascendido ha sido la que ha publicado la agencia oficial Xinhua, contrastada tan sólo por algunos detalles revelados por la abogada.

Wang Lijun, quien según Xinhua se declaró culpable y pidió perdón durante el juicio, fue el detonante del mayor escándalo político chino en la última década cuando, el pasado febrero, intentó refugiarse en el consulado de EEUU de la ciudad de Chengdu (próxima a Chongqing).

Allí, supuestamente, reveló la mala praxis de su jefe y vinculó a su esposa, Gu Kailai, con el homicidio del empresario británico Neil Heywood el pasado noviembre en esa ciudad.

Según un acta judicial publicada por Xinhua el pasado miércoles, Wang pidió asilo político en la legación estadounidense alegando estar "bajo amenaza por sus investigaciones en casos criminales".

Este documento también asevera que, antes de intentar refugiarse en la legación, Wang dijo al "entonces jefe del PCCh en Chongqing (Bo Xilai)" que su esposa era "altamente sospechosa" del crimen, tras lo cual el ex líder le recriminó y le propinó una bofetada.

La alusión a Bo en el acta -por primera vez desde que estalló el caso- abre la posibilidad de que se le impute por delitos como encubrimiento (del crimen de su esposa) o abuso de poder, aunque de momento sólo es investigado por violar la disciplina del Partido.

Bo Xilai fue destituido de su cargo apenas un mes después de la entrada de Wang Lijun en el consulado, mientras, casi de forma simultánea, Gu Kailai era considerada oficialmente sospechosa del asesinato de Heywood.

Gu fue procesada el pasado agosto y sentenciada a una pena de muerte suspendida, que en la práctica evita la ejecución.

Los analistas esperan que Wang reciba una sentencia similar a la de la esposa de Bo, ya que, aunque está acusado de delitos tan graves como la deserción -que en China puede ser penado con la condena a muerte-, la Fiscalía ha reiterado con vehemencia que se le imponga "una condena mitigada" por su colaboración con la Justicia.

Así lo señala la citada acta revelada por Xinhua, en la que sorprendió el suave tono empleado contra Wang, hasta ahora "chivo expiatorio" del caso y en quien se pronosticaba caería la pena más severa.

No obstante, su abogada señaló hoy a Efe que "no era conveniente" aventurar una posible sentencia.

Cuando ésta salga finalmente a la luz el lunes, sólo quedará por conocer el destino de Bo, una incógnita que provoca división entre los expertos desde la última vuelta de tuerca que supuso su mención en el caso criminal.

Así, mientras algunos consideran que ello sugiere de modo inequívoco su imputación, otros destacan que el hecho de que no haya sido explícitamente citado (el documento dice "jefe de Chongqing", no Bo Xilai) deja margen suficiente para que no sea procesado.

En lo que sí parece haber consenso es en la intención del Gobierno de cerrar el caso Bo, quien hasta el escándalo estaba visto como uno de los principales candidatos a entrar en el Comité Permanente -la cúpula del Partido Comunista-, antes de que éste se se renueve en el XVIII Congreso de finales de año.

Paloma Almoguera

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha