eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La socialdemocracia griega busca líder para un partido que todavía no ha nacido

- PUBLICIDAD -
La socialdemocracia griega busca líder para un partido que todavía no ha nacido

La socialdemocracia griega busca líder para un partido que todavía no ha nacido

La socialdemocracia griega, fragmentada y marginal desde las elecciones generales de 2015, elegirá este domingo al líder de una nueva fuerza que aspira a recuperar el espacio político del centroizquierda que ha ocupado Syriza desde que de facto abandonó el radicalismo.

Nueve candidatos se disputan el liderazgo de un partido que de momento solo existe como idea, pues ni tiene nombre, ni programa, ni se ha fundado todavía.

La parte integral más destacada de esta nueva formación la constituirá la histórica Pasok, fundada por Andreas Papandreu tras la caída de la dictadura de los Coroneles en 1974, un partido que de liderar numerosos Gobiernos se convirtió en 2015 en cuarta fuerza parlamentaria, con un 6,3 % de los votos.

Lo primero que perderá Pasok será su marca, ya que ninguno de los líderes que han presentado su candidatura están dispuestos a integrarse en esta formación.

La mayoría de los candidatos proviene de la cantera de Pasok, aunque de generaciones y trayectorias distintas.

Las encuestas dan por hecho que la actual líder de Pasok, Fofi Yenimatá, tiene asegurado el pase a la segunda vuelta, que se celebrará el 19 de noviembre si -como se espera- ninguno de los candidatos se alza con la mayoría absoluta en la primera.

Entre los postulantes con posibilidades para entrar en el duelo final figura también Stavros Theodorakis, líder y fundador del partido de centro To Potami (El Río), cuya popularidad inicial ha mermado en los últimos dos años.

Entre las peculiaridades que rodean a la nueva alianza figura el hecho de que todavía no se ha decidido si la nueva formación se convertirá en partido o concurrirá a las elecciones como alianza.

A ello se añade que tanto Pasok como To Potami quieren mantener de momento sus propios grupos parlamentarios, el primero bajo su marca parlamentaria Convergencia Democrática, fruto de su unión con el partido izquierdista Dimar, surgido de una escisión de Syriza.

Esta decisión, nacida de un pacto entre Yenimatá y Theodorakis ha despertado malestar entre los restantes candidatos, que defienden un único partido y una sola fracción.

Entre los aspirantes con buenas posibilidades para pasar a una segunda vuelta figura el alcalde de Atenas, Yorgos Kaminis, al frente del ayuntamiento desde 2010 y popular entre los capitalinos.

Entre los candidatos al liderazgo del nonato partido figuran además dos exministros de Gobiernos de Pasok, Yannis Maniatis y Yannis Ragussis, así como el eurodiputado de Pasok Nikos Andrulakis, este último también con buenas posibilidades de pasar a una segunda ronda.

Sin posibilidades en las quinielas quedan los tres aspirantes restantes, de los cuales solo uno es político. Los otros dos son un académico y un empresario.

En la amalgama de confluencias que apuestan por una nueva unidad de los socialdemócratas figura también el Movimiento de Demócratas y Socialistas (Kidiso), fundado por Yorgos Papandreu, hijo del histórico Andreas, exlíder de Pasok y jefe del Gobierno heleno cuando Grecia firmó el primer rescate en 2010.

En los dos debates televisados celebrados de cara a esta elección la mayoría de los candidatos evitaron pronunciar preferencias claras sobre futuras alianzas gubernamentales, si bien la mayoría, con excepción de Ragussis excluyó cooperar con Syriza.

Las votaciones tendrán lugar de ocho de la mañana a ocho de la noche -en Atenas se podrá votar hasta las nueve- en todos los colegios electorales que se utilizan para los comicios generales.

Podrán votar todas las personas inscritas en el censo que lo deseen y estén dispuestas a desembolsar los tres euros que cuesta depositar el sufragio.

Además, en la segunda ronda solo podrán participar personas que hayan votado en la primera.

La coordinadora de las elecciones afirmó que toda participación que supere los 200.000 votos sería un éxito rotundo, mientras que todo lo que se quede por debajo de los 100.000 sería un fracaso estrepitoso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha