eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El color y el arte de los títeres altera la rutina en Segovia con Titirimundi

- PUBLICIDAD -
El color y el arte de los títeres altera la rutina en Segovia con Titirimundi

El color y el arte de los títeres altera la rutina en Segovia con Titirimundi

Las marionetas en Segovia son heraldo y aliadas de la primavera, alegran a niños y adultos e irrumpen en su vida cotidiana envolviéndola en magia y arte, este año con más de doscientas representaciones a cargo de treinta y una 31 compañías de diferentes países en una nueva edición de Titirimundi.

Aunque el Festival Internacional de Títeres de Segovia (Titirimundi) se desarrolla hasta el 15 de mayo, ya están agotadas las localidades para muchos espectáculos, principalmente para los tres estrenos en España y para una coproducción con la compañía El espejo negro.

Se trata de espectáculos de creación muy reciente, basados en un teatro de características contemporáneas en cuanto a forma y fondo, a cargo de las compañías Bakélite (Francia); del americano afincado en Bélgica Kevin Brooking, y de Ilka Schönbein-Theater Meschugge (Alemania).

No van a faltar textos clásicos de la literatura y del teatro español, con La Chana, de Salamanca, y una adaptación para teatro de objetos de "El Licenciado Vidriera", de Miguel de Cervantes; y El Espejo Negro, que lleva al formato de títeres "La venganza de Don Mendo", de Muñoz Seca, que abre esta noche el festival.

Pero ya por la mañana se han celebrado sesiones escolares, mientras recorre las calles, sorprendiendo al público, Evaristo & Cia con una acción itinerante en la que participan un motero heavy y unos acompañantes especiales, que ponen música con su pandereta y acordeón desde el remolque de la moto.

También ha quedado abierta al público una sorprendente exposición, concebida por su autor, Raúl Martínez (Ferroluar), como un océano de imaginación con cangrejos, caballitos de mar, caracoles y algas retráctiles.

Martínez explica, en declaraciones a Efe, que se trata de "un ecosistema singular, único en su especie", con piezas acuáticas construidas a base de materiales reciclados, desde juguetes antiguos a limpiaparabrisas de coches.

Julio Michel, director del festival, sostiene en una conversación con Efe que siempre se procura que sea ecléctico, donde cabe todo, un abanico de lo que puede ser un muestrario de la actualidad de este género teatral, sin olvidar tradiciones y raíces, pero mostrando vanguardias actuales.

En una palabra, "se ajusta perfectamente a la definición del dramaturgo Darío Fo, quien concibió el teatro de títeres como un lugar de la escena donde convergen todos los lenguajes teatrales en una forma intensa y esencial", ha añadido.

La participación de compañías francesas y belgas es una constante de "Titirimundi", como reconocimiento a la extraordinaria vitalidad de los títeres en esos países que protegen y potencian las artes de la marioneta de manera envidiable, en su opinión.

No hay que olvidar la calle, donde tienen lugar la mitad de los espectáculos programados, un centenar, que el año pasado llegaron a concentrar a unas 80.000 personas, así como patios de edificios históricos.

Por Aurelio Martín

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha