eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las visitas al Palacio Nacional y Guadalupe, las novedades de Francisco

- PUBLICIDAD -
Las visitas al Palacio Nacional y Guadalupe, las novedades de Francisco

Las visitas al Palacio Nacional y Guadalupe, las novedades de Francisco

La visita de Francisco a México se diferenciará de las seis de sus predecesores en que será la primera que un pontífice irá al Palacio Nacional y el primer latinoamericano en Guadalupe, patrona de América, según el embajador mexicano ante la Santa Sede, Mariano Palacios Alcocer.

El diplomático mexicano explicó en entrevista con Efe que, sin quitar importancia a otros actos del viaje que el papa Francisco realizará al país del 12 al 18 de febrero, "su presencia en el Palacio Nacional tiene un simbolismo muy importante en las relaciones históricas que México ha tenido con la Iglesia".

También destacó la importancia que tendrá la visita de un papa latinoamericano a la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, pues "la evangelización del continente americano tiene un antes y un después de 12 de diciembre de 1531", fecha en la que se celebra la cuarta aparición de la Virgen al indígena Juan Diego.

El embajador recordó cómo el papa ha dicho siempre "que ir a México sin visitar la basílica de Guadalupe sería como una bofetada y una ofensa al pueblo de México".

El acto político y diplomático más importante, según Palacios, es que "en la séptima visita de un papa a México será la primera vez que (el pontífice) será recibido en el Palacio Nacional".

"Su presencia en Palacio Nacional tiene un simbolismo muy importante en las relaciones históricas que México ha tenido con la Iglesia y en este momento donde la libertad religiosa es una garantía constitucional", explicó el embajador.

Pese a ser una de las naciones con mayor número de católicos en el mundo, México restableció sus relaciones diplomáticas con el Vaticano en 1992 y cuando Juan Pablo II visitó el país por primera vez en 1979, el presidente José López Portillo lo recibió en el aeropuerto, pero sin los honores de un jefe de Estado.

Según Palacios, en la reunión con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, este expresará "un reconocimiento a la autoridad moral que se le reconoce al papa en todos los valores del humanismo contemporáneo".

El diplomático aseguró que Francisco tiene claro quiénes serán sus interlocutores, pues además del tema de la inmigración que centrará la visita a Ciudad Juárez, también expresará su mensaje de cercanía a la población más marginada con su estancia en Ecatepec, el municipio mas grande de México, donde viven 4 millones de personas.

En Chiapas, el papa se encontrará con dos de los interlocutores elegidos por la población indígena, que en México supone en 10 por ciento de la población, y el mundo del trabajo.

"Será una nueva ocasión para referirse con un sentido crítico al modelo económico imperante en el mundo que margina y empobrece y concentra la riqueza", aseguró el embajador.

Zanjada la polémica suscitada por las palabras del papa cuando pidió a las autoridades argentinas que eviten la "mexicanización" del país al referirse a la proliferación del tráfico de drogas, el embajador mexicano aseguró que el tema de la violencia y el narcotráfico será citado por el pontífice.

"Es muy probable que el papa haga referencia a la lucha contra la violencia y a los esfuerzos por el Gobierno que ya fueron reconocidos en la carta que la Secretaria de Estado nos mandó en el mes febrero después de este episodio", adelantó.

Sobre la petición del encuentro con los familiares de desaparecidos, entre ellos los de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el embajador explicó que el papa podrá reunirse en privado con quien desee y ellos acercarse al pontífice en los actos públicos.

Para Palacios, la visita del papa argentino "desbordará todas las expectativas", pues hay que contar con "la peculiaridad de un pontífice latinoamericano, que tiene como lengua madre el castellano y que tiene una forma de expresión muy accesible a la cultura latinoamericana y que está teniendo un pontificado muy atractivo también a los no católicos".

"Recorrerá 400 kilómetros -sin contar los vuelos- y muchos millones de mexicanos tendrán oportunidad de encontrarse con el Santo Padre", recordó.

El embajador mexicano ante la Santa Sede explicó cómo Francisco, "en medio del Jubileo y con muchos peregrinos que están acudiendo a Roma en estos días, cruzará el océano sólo para visitar México y le dedicará físicamente una semana de su tiempo".

Pero aseguró que aunque este viaje "es una distinción para México, en México le reconocemos en esta visita una distinción también para todo el continente americano".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha