eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un grupo bipartidista de gobernadores se opone a la nueva derogación de "Obamacare"

- PUBLICIDAD -

Un grupo bipartidista de gobernadores estadounidenses urgió hoy a los líderes del Senado a no considerar el nuevo proyecto de ley para derogar y reemplazar la actual ley de salud, conocida como Obamacare, ante las consecuencias que podría tener sobre la reducción del acceso sanitario para sus ciudadanos.

"Mientras siguen considerando los cambios en el sistema de atención de salud estadounidense, les pedimos que no consideren la enmienda de Graham-Cassidy-Heller-Johnson -en relación a la última propuesta legislativa- y renueven el apoyo a esfuerzos bipartidistas para hacer la atención médica más disponible y asequible para todos los estadounidenses", escribieron los gobernadores.

En una misiva enviada hoy al líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, y al de la minoría demócrata, Chuck Schumer, los gobernadores, un total de diez, llaman a un consenso entre ambos partidos para abordar un tema que afecta de manera clave a los estadounidenses.

Los republicanos que rubricaron la carta son Brian Sandoval (Nevada), John Kasich (Ohio), Charles Baker (Massachusetts) y Phil Scott (Vermont); junto a los demócratas John Hickenlooper (Colorado), Steve Bullock (Montana), Tom Wolf (Pensilvania), Terence McAuliffe (Virginia) y John Bel Edwards (Luisiana), más el gobernador de Alaska, el independiente Bill Walker.

Los líderes estatales apelaron al presidente del Comité de Salud, el republicano Lamar Alexander, y a la demócrata de más alto rango de esa comisión, Patty Murray, quienes han celebrado ya varias audiencias para buscar un lugar común en la mejora del sistema de salud para los dos partidos.

"Esperamos que el comité, a través de un proceso abierto, pueda desarrollar una legislación bipartidista y esfuerzos que merezcan apoyo", agregaron.

"Les pedimos que apoyen los esfuerzos bipartidistas para traer estabilidad y asequibilidad a nuestro mercado de seguros. La legislación debe ser considerada bajo procedimiento regular, incluyendo audiencias en los comités de salud y con la aportación de las partes pertinentes relacionadas con la sanidad", añadieron.

Los gobernadores rechazaron así la premura con la que el liderazgo republicano quiere impulsar la propuesta para aprovechar una excepción legislativa que les permitiría aprobar la ley antes del 30 de septiembre por mayoría simple.

El proyecto, impulsado por los senadores republicanos Bill Cassidy y Lindsay Graham, derogaría partes clave de Obamacare, incluyendo el mandato individual por el que los ciudadanos son multados si no obtienen seguro; los subsidios a las aseguradoras y los fondos para la expansión de Medicaid -acceso sanitario para las personas con bajos recursos-, con subvenciones en bloque que serían entregadas a los estados.

Tras un estrepitoso fracaso este verano en el Capitolio, cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, instó a sus colegas para aprobar cualquier tipo de derogación y así poder cumplir su promesa electoral de reforma sanitaria, la opción de Graham y Cassidy ha reabierto el debate sobre el asunto.

La propuesta de ambos senadores plantea la posibilidad de dejar el destino de los seguros médicos y sus subsidios en manos de los estados, algo que apela a la libertad de gobierno defendida por el conservadurismo estadounidense.

Sin embargo, los demócratas, encabezados por los líderes de las minorías en el Senado y la Cámara de Representantes, Chuck Schumer y Nancy Pelosi, respectivamente, han advertido de las consecuencias del texto legislativo y han llamado a la Oficina no partidista del Congreso (CBO, en inglés) a que evalúe su posible impacto.

Las propuestas anteriores que plantearon los conservadores hubieran supuesto entre 22 y 32 millones de personas sin seguro médico en los próximos diez años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha