eldiario.es

Menú

El presidente del Cabildo tinerfeño recomienda a Domínguez que "vaya al psicólogo" y a Bermúdez que abandone la "ceremonia de la distracción"

Carlos Alonso responde así a las críticas del PP sobre su gestión en movilidad y a los que plantean proyectos viarios alternativos a los que él da por válidos y ya están aprobados, como es el caso del alcalde de Santa Cruz, de CC, con la Vía Exterior

Sobre la falta de áridos en la isla, asegura que, a corto plazo, no hay riesgo de paralización de obras, aunque no ha ocultado que hay que "ponerse más las pilas", para lo que se optará por una modificación del PIOT para agilizar las autorizaciones

- PUBLICIDAD -
Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, en una imagen de archivo

Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, en una imagen de archivo

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, ha vuelto a hablar este viernes de carreteras en los medios de comunicación locales, y lo ha hecho para casi no dejar títere con cabeza, pues se metió con el líder de la oposición en la Corporación insular, el popular Manuel Domínguez, y con el alcalde de Santa Cruz y compañero de partido en CC, José Manuel Bermúdez.

Del primero dijo, entre otras cosas, que "vaya al psicólogo" si su constancia ausencia en los plenos del Cabildo se debe a un resquemor por no haber podido entrar en el Gobierno insular. Del segundo, el alcalde de la capital tinerfeña, que se deje de participar en la "ceremonia de la distracción" al aportar posibles soluciones a las colas en la autopista del norte. Bermúdez había mostrado estos días su apuesta por la Vía Exterior. A este respecto, Alonso afirmó que ese proyecto ahora mismo no toca y que el guión para resolver los problemas de movilidad en la isla está bien claro, aprobado y tiene el consenso político necesario.

Esta vez Alonso ofreció una entrevista a COPE Canarias, en la que ha exigido al Gobierno central la firma del nuevo convenio de carreteras (el actual caducó a 31 de diciembre de 2017 y a cambio se ha firmado una adenda por un año), sobre todo tras la última sentencia del Tribunal Supremo  que reconoce la deuda del Estado con el archipiélago, en ese fallo solo la referida a 2012.

Alonso dijo que "ya está bien de maltratar a Canarias", y resaltó, tal y como se recogió en un despacho de la agencia Europa Press, que no basta con la firma de una adenda para 2018, ya que los grandes proyectos que precisa Tenerife son de carácter plurianual.

El presidente insular opinó que la firma se retrasó porque el Estado quería esperar por la sentencia del Supremo. Si ahora no la acelera, sostuvo, estará cometiendo una "doble injusticia" con las islas. "Es un dinero que necesitamos. No nos están regalando nada", indicó.

"Abusador de colegio"

Sobre las recientes declaraciones del presidente del PP en Tenerife, Manuel Domínguez, comentó que se comporta como el "abusador del colegio" que "te pega una paliza, te roba y, cuando lo cogen de la oreja, acusa al otro de no hacer la tarea", en referencia a lo que señaló el también alcalde de Los Realejos de que algunos proyectos viarios de la isla aún no están redactados y, por lo tanto, aunque hubiera fondos del Estado no se podrían hacer, de lo que culpó a CC ahora y al PSOE antes.

Alonso afirmó que los grandes proyectos se paralizaron porque el Estado "cercenó" el convenio de carreteras; por ello, ahora le dice a Domínguez que "vaya a Madrid a pedirle a sus compañeros que dejen de maltratar a Canarias y firmen el convenio".

Además, le recomendó que "vaya al psicólogo" si su constancia ausencia en los plenos del Cabildo se debe a un resquemor por no haber podido entrar en el Gobierno insular. "No es responsable con sus funciones, es obvio", agregó.

Sobre los grandes proyectos viarios, indicó que el Gobierno de Canarias está revisando el proyecto del anillo insular porque se quedó "obsoleto", pero se licitará a final del ejercicio de 2018, mientras que el enlace de Chafiras-Oroteanda ya ha iniciado el proceso.

En cuanto al tercer carril de la TF-1, ha comentado que el Cabildo propone que se licite la redacción del proyecto y la obra al mismo tiempo, para ser más rápidos, mientras que el carril BUS VAO de la TF-5 aún espera por la redacción.

Aparte de las grandes obras, el presidente tinerfeño ha vuelto a insistir en "cambiar el patrón de movilidad", que pasa por aumentar el número de usuarios por coche -la aplicación móvil donde se premiará a los conductores se lanzará en primavera-, por que las pruebas médicas no se hagan en el HUC (sin el hospital del norte a pleno rendimiento es poco probable) o por que se modifiquen los horarios en la universidad (algo a lo que se niega el gobierno del centro docente lagunero); a más a largo plazo, los trenes.

Bermúdez también se lleva su parte

Alonso también reprochó a su compañero en CC y alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, que haya apostado por la Vía Exterior como solución al colapso en la TF-5, porque eso forma parte de la "ceremonia de la distracción".

En esta línea, comentó que en el Cabildo tienen las "ideas muy claras" y consensuadas entre los grupos políticos, por lo que se debe posponer el debate de la Vía Exterior -que no se retira del planeamiento- hasta que acaben las grandes obras planificadas, que son las ya señaladas en el párrafo anterior por el propio Alonso.

En cuanto a las críticas de los constructores por la falta de áridos, respondió que, a corto plazo, no hay riesgo de paralización de obras, aunque no ha ocultado que hay que "ponerse más las pilas", para lo que ha avanzado una modificación del PIOT con el fin de simplificar el procedimiento de autorización de canteras.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha