eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

En la política brasileña un condenado por abuso sexual a menores puede llegar a ser diputado

La clase política brasileña vive una nueva crisis por la entrada en el Congreso de Nelson Nahim, condenado a 12 años de prisión por prostitución de menores

Nahim cumplió cuatro meses de cárcel y salió en libertad condicional tras presentar un recurso ante el Tribunal Supremo

- PUBLICIDAD -
Imagen de Nelson Nahim en 2014.

Imagen de Nelson Nahim en 2014. Facebook

Justo cuando parecía que  la clase política brasileña –plagada de escándalos– no podía ser menos popular, el país se ha enfurecido tras conocer que el Congreso tendrá pronto entre sus miembros a un hombre que fue encarcelado por explotación sexual de menores.

Nelson Nahim, político de Río de Janeiro afiliado al Partido del Movimiento Democrático Brasileño del presidente Michel Temer, fue condenado en 2016 a 12 años de prisión por someter a una niña de 15 años a prostitución y explotación sexual, violación e intimidación.

Como diputado “sustituto” dentro de una coalición de partidos, Nahim tomará el escaño dejado por la nueva ministra de Empleo, Cristiane Brasil, cuando el Congreso reanude sus sesiones el mes que viene tras su receso. Se convertirá oficialmente en diputado la semana que viene, cuando la ministra asuma su nuevo cargo.

Para añadir más leña al fuego, en 2016 se obligó a Cristiane Brasil a pagar a un antiguo chófer al que había contratado sin los papeles adecuados. Brasil es hija de otro político encarcelado por un escándalo anterior.

“Me provoca náuseas y vómitos”, escribió en un grupo de Facebook José de Lima, un jubilado brasileño residente en Florianópolis, al sur del país. “El actual Congreso brasileño siempre será capaz de ir a peor”.

Documentos entregados al tribunal describen a Nelson Nahim, de 60 años, como un cliente habitual de una trama de prostitución en el municipio de Campos dos Goytacazes, en Río, entre 2008 y 2009. La trama mantenía entre rejas a menores y les obligaba a consumir drogas para mantener relaciones sexuales con los clientes. De acuerdo con los fiscales, Nahim mantuvo relaciones con dos niñas de 15 años en una casa de campo de su propiedad. Él niega las acusaciones.

“En Campos había una trama de explotación sexual”, señala Ludimila Rodrigues, una de las fiscales que trabajó en el caso de Nahim. “Él era uno de los clientes de esta red de prostitución”.

En 2016, la jueza Daniela de Souza condenó a prisión a 12 personas involucradas en esta red y a otras dos a régimen de prisión abierto. Nahim fue condenado a 12 años, pero cumplió sólo cuatro meses antes de ser liberado tras presentar un recurso ante el Tribunal Supremo.

En una intervención en el momento del juicio, el tribunal de Río que sentenció a Nahim destacó su “relación con una adolescente de 15 años conocida como Barbie, con quien mantenía encuentros sexuales”, y añadió que “la adolescente gozaba de un trato diferencial por ser la favorita de Nahim”.

El nuevo diputado, que también ocupó brevemente un escaño en el Congreso hace un año como sustituto de otro legislador, aseguró en Facebook que demostrará su inocencia. “Doy gracias a Dios y asumiendo el mandato de diputado federal lucharé por el pueblo y probaré mi inocencia con documentos”, escribió.

No es raro que los legisladores brasileños se vean envueltos en polémicas. Muchos ya se han enfrentado a casos que van desde corrupción hasta asesinato. Un diputado, Celso Jacob, asistió el año pasado al Congreso durante un permiso temporal de prisión de un día. Jacob está encarcelado por fraude administrativo cometido en su época de alcalde.

Nahim se ha distanciado de su hermano, el exgobernador del Estado de Río Anthony Garotinho que fue encarcelado en noviembre junto a su esposa, Rosinha, por delitos electorales. Nahim sustituyó brevemente a la esposa de Garotinho como alcaldesa de Campos. Posteriormente la pareja fue puesta en libertad.

El padre de Cristiane Brasil, Roberto Jefferson, también fue encarcelado por su papel en el escándalo de compra de votos 'Mensalao', que en 2005 casi acaba con la presidencia del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva. Jefferson lloró al comentar con los periodistas el nombramiento de su hija como ministra de Empleo y dijo que eso había “rescatado a la familia”.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha