eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

India anula un matrimonio por considerarlo un caso de "amor a la yihad"

El Tribunal Supremo indio ha apoyado la polémica disolución de un enlace entre un hombre musulmán y una mujer procedente de una familia hindú

Las activistas alegan que la sentencia anula la libertad de la mujer para elegir a la persona con la que quiere casarse, y defienden que el hecho de que esté retenida en la casa de los padres viola también su libertad personal

- PUBLICIDAD -
Novia india  en una ceremonia de matrimonio masivo en Bhopa./ Fotografía: Sanjeev Gupta (Efe)

“Su derecho, como adulta, de elegir al marido que quiera independientemente de su casta, su credo o su etnia y su derecho a la libertad de religión han sido violados", dice una experta

El Tribunal Supremo indio ha confirmado la decisión de anular un matrimonio de una mujer de 24 años en Kerala y le ha obligado a volver a casa de sus padres por haberse casado con un hombre musulmán.

La mujer, Akhila Ashokan, que prefiere que le llamen Hadiya, se convirtió al islam desde el hinduismo cuando estudiaba medicina en Coimbatore, en el estado federal de Tamil Nadu. El año pasado, la joven conoció a Shafin Jahan, un hombre musulmán, y se casaron en diciembre. Su furioso padre acudió al alto tribunal de Kerala pidiendo que Hadiya fuese devuelta a su custodia.

En mayo, el tribunal anuló el enlace y envió de manera forzosa a Hadiya de vuelta a casa de sus padres en Kottayam a pesar de su deseo expreso de no regresar. La polémica sentencia dice que Hadiya era "débil y vulnerable, susceptible de ser explotada de muchas maneras" y que "su matrimonio, siendo la decisión más importante de su vida, solo podía tomarse con la participación activa de sus padres".

Esta semana, el alto tribunal resolvió que la Agencia Nacional de Investigación de India, la cual investiga casos de terrorismo, debe evaluar si Hadiya se convirtió libremente al islam o si fue parte de un caso de "amor a la yihad" –una frase utilizada por algunos grupos hindúes minoritarios que denuncian que hombres musulmanes están forzando a mujeres hindúes a casarse con ellos.

Hadiya no ha tenido prácticamente contacto con nadie de fuera de la casa de sus padres desde mayo. Periodistas locales aseguran que no tiene teléfono ni acceso a Internet, y que la casa está custodiada por agentes de policía. Un agente de policía citado en los medios locales dijo que el aislamiento le estaba provocando depresión.

Jahan acudió al Tribunal Supremo para que se pronunciase sobre la validez de la sentencia que anuló su matrimonio. En su petición, dijo que la orden del tribunal era un "insulto para la independencia de las mujeres de India, ya que arrebata su derecho a pensar por sí mismas".

Pero, en lugar de revocar la resolución del tribunal menor, el Tribunal Supremo ordenó una investigación federal de dicho enlace. En un vídeo publicado por una activista se ve a Hadiya en la casa familiar preguntándole a su madre: "¿Es así como debo vivir? ¿Esta es mi vida?"

Las activistas no entienden la decisión

El fallo del Tribunal Supremo ha sacudido a las activistas por los derechos humanos. La corte se había forjado una reputación por apoyar a las mujeres indias fallando contra los asesinatos por cuestiones de honor y otras costumbres que deniegan a las mujeres ejercer su derecho a decidir.

Rebecca Mammen, una destacada abogada en India, dice que se ha quedado "simplemente atónita" con la sentencia.

"Está claro que es un matrimonio consentido entre dos adultos, es totalmente voluntario. La mujer nunca ha manifestado coacciones. No conozco ninguna legislación que permita a un tribunal actuar de esta manera", apunta Mammen. "Todo lo que puedo decir es que estoy verdaderamente desconcertada".

Vrinda Grover, una abogada con un largo recorrido defendiendo los derechos de las mujeres, calificó la reclusión de como un "arresto domiciliario ilegal". Grover también dijo que era típico, cuando una mujer india transgrede las normas sociales mediante el uso de su derecho a decidir, que la sociedad reaccionase limitando su libertad".

"Su derecho, como adulta, de elegir al marido que quiera independientemente de su casta, su credo o su etnia y su derecho a la libertad de religión han sido violados", continua la especialista. "El tribunal se está comportando como si ella no supiese lo que es bueno para ella. El hecho de que sea retenida en la casa de sus padres la priva de su libertad personal".

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha