Opinión y blogs

eldiario.es

Dos náufragos

26 Comentarios

La carpintería como metáfora política: Rajoy y Sánchez sentados a una mesita, empequeñecida más todavía por el recuerdo de las mesas mostrencas de anteriores “cara a cara” PP-PSOE. Si uno ve cómo eran las de 2008 y 2011, cuando los dos partidos se repartían más del 80% de escaños, es inevitable pensar que el tablero ha menguado a la misma velocidad que el bipartidismo. Tanto, que la mesita de anoche parecía un pecio, un resto de aquellos buques gloriosos, un madero al que dos náufragos se abrazaban para no ahogarse.

De los dos, Sánchez era el que llegaba en peor situación. Mientras Rajoy tenía medio cuerpo fuera del agua, el líder del PSOE se agarraba al madero con las uñas y había empezado a tragar agua en las últimas encuestas. Así que salió en tromba: en la primera intervención reprochó a Rajoy que no fuera a más debates; y en la segunda ya estaba Bárcenas sobre la mesa. A partir de ahí, una primera hora de manoteo verbal, soltando leches en plan molinillo, ante un desbordado Rajoy y un Campo Vidal que se habría metido bajo la mesa si cupiese.

Pocas cosas más violentas que dos náufragos peleando por no ahogarse: Sánchez le metía una y otra vez la cabeza bajo el agua a Rajoy. Las pocas veces que el presidente cogía aire y hablaba, el otro le salpicaba, interrumpiéndolo. El tamaño de la mesa, con los dos a tiro de salivajo, hacía más agresivo el ataque del líder del PSOE, que golpeó sin cesar durante más de una hora. Arrojaba hasta sus propias propuestas, anunciadas con la misma ferocidad. Rajoy levantaba papeles como escudo, y Sánchez contraatacaba lanzándole portadas de periódico o un BOE con el memorándum del rescate. Tan pendiente estaba de colocar sus golpes ensayados (“el plasma”, “el IVA de los chuches”), que se le escapaban sin réplica muchas de las falsedades que soltó Rajoy entre tanta cifra que leía.

Seguir leyendo »

Los sábados, masaje

 

Nada como un masaje para terminar una semana intensa de campaña electoral. Ayer sábado hubo masaje televisivo por partida doble: uno a Rajoy en Telecinco, en las manos veteranas y amorosas de María Teresa Campos; y otro más enérgico a Pablo Iglesias en Cuatro, a cargo de unos cuantos periodistas y ciudadanos que apretaban sin hacer daño.

Que sí, que Rajoy está muy mayor, es aburrido y previsible, frente a la juventud, frescura y audacia de sus oponentes. Pero el presidente ha decidido hacer de la necesidad virtud, y sacar partido a sus desventajas: no es que esté muy mayor, es que tiene mucha experiencia. No lo llamen aburrido, digan mejor sensato. Y previsible, claro que lo es: lo malo conocido frente a lo bueno por conocer.

Seguir leyendo »

Ciudadanos saca la muleta

26 Comentarios

 Llevamos meses oyendo que Ciudadanos es la marca blanca del PP, el que le guarda la silla para que no se sienten otros, el refugio para los votantes de derecha avergonzados. “La muleta del PP”, dicen sus rivales señalando los ayuntamientos y comunidades que ya han facilitado.

Pues sí, muleta. Ayer, en el debate multitudinario de TVE, la enviada de Ciudadanos ( Marta Rivera de la Cruz) sacó la muleta para cubrir al representante del PP, que se arriesgaba a una encerrona de ocho contra uno. No una muleta de las de apoyarse, sino de las de torear: un capote para distraer a las fieras, que se olvidaron de embestir a Pablo Casado y corrieron tras el trapo naranja. Y lo consiguió: unos y otros gastaron sus escasísimos minutos en ella, y dejaron escapar vivo al del PP.

¿Cómo? ¿Que no fue intencionado, que le salió sin querer? Me cuesta creerlo. No es posible que alguien meta tantas veces la pata en tan poco tiempo, si no es porque lo hace adrede. Porque mira que es difícil cagarla en un debate donde es tan fácil pasar desapercibida y cubrir el expediente, con tantísima gente y tan poco tiempo. Pues no. Pese a ser una entre nueve, y tener solo diez minutos, Marta Rivera logró meter la pata no una, ni dos, ni tres… Cada vez que abrió la boca: violencia machista, contrato único, complemento salarial, educación, copago, monarquía… No hubo jardín donde no se lanzase de cabeza, para pasmo de los presentes.

Seguir leyendo »

Trata de arrancarlo, Pedro

31 Comentarios

Hace poco más de un año, un Pedro Sánchez nuevecito, recién llegado a la secretaría general del PSOE, visitaba el Hormiguero para contarle a Pablo Motos el secreto de su éxito: los 40.000 kilómetros que le había hecho a su Peugeot 407 durante ocho meses, visitando hasta al último afiliado. El flamante líder era todo energía y velocidad, y muchos en el PSOE creyeron que ya no pararía hasta llegar a la Moncloa, una vez renovado el partido.

El Pedro Sánchez que ayer regresó al Hormiguero ha envejecido una década en quince meses. Y su coche, que empezó a tirar mal hace tiempo, se ha calado en la vuelta final. En plena campaña electoral. Mientras los suyos le gritan desesperados a lo Luis Moya “¡Trata de arrancarlo, Pedro, por Dios!”, él lleva unas semanas que no acierta ni a meter la llave del contacto. La otra noche en el “debate decisivo” volvió a quedarse embarrado en la cuneta. No hizo nada mal, que a estas alturas de campaña ya es mucho, pero tampoco nada especialmente bien.

Así que ayer llegó al Hormiguero en un día jodido. Mucho. Se despertó con periódicos, editoriales, articulistas, programas de radio y televisión, y encuestas online, que lo daban por derrotado. Pasó la mañana oyendo cómo sus rivales hacían leña del candidato caído. Y mejor que no viese el telediario de La Sexta a mediodía, puro ensañamiento: un reportero metió el micrófono en el mitin de Sánchez y preguntó a los militantes quién había ganado el debate… y dijeron que Iglesias. Trata de arrancarlo, Pedro.

Seguir leyendo »

El debate del siglo parió un ratón

80 Comentarios

Ayer era el debate decisivo, y un rato antes de la hora H del día D me llamó un amigo: “Oye, ¿quedamos para ver juntos el debate más importante de la historia de la democracia en España?” No me lo pensé dos veces, que para eso estábamos ante un acontecimiento único, un momento que marcaría un antes y un después: “Claro, veníos a casa y vemos el debate del siglo”. Y aquí nos juntamos, con palomitas, vuvuzelas y pantalla gigante, para ser testigos de una noche histórica. Nos sentamos dos horas antes para no perdernos detalle de cómo viajaban en coche los candidatos, entraban en el edificio y recorrían pasillos. Observamos boquiabiertos la peliculera “sala del tiempo”, mientras comentábamos cómo habían pasado las horas previas los participantes.

-Dentro de unos años, cuando alguien nos pregunte: “¿dónde estabas tú el 7-D?”, recordaremos que estábamos aquí, juntos –dijo uno, yo mismo.

-Silencio, que empieza el debate decisivo, histórico, crucial, del siglo, nunca visto.

Seguir leyendo »

Qué buena noche se ha quedado

  “Estuve el otro día en Málaga, en la calle Larios. Hacía una temperatura magnífica y la gente estuvo encantadora”. Así se lo confesó ayer Mariano Rajoy a uno de los ciudadanos de “La calle pregunta”, en La Sexta Noche, aprovechando que el hombre era de Málaga. No me extrañaría que al llegar luego a casa, Rajoy le dijese a su mujer: “Estuve hace un rato en la tele. Hacía una temperatura magnífica y la gente estuvo encantadora”.

En campaña electoral toca pasear por la calle. Rajoy, que es muy de andar, en dos días se ha paseado ya por Málaga, por Ávila y por La Sexta Noche. En los tres casos, hizo lo propio de un candidato: saludar a la gente, poner cara de interés cuando le contaban sus problemas, asegurar que le preocupan mucho, y prometer que lo arreglará si le votan. En Málaga y Ávila además se hizo unos cuantos selfies. En La Sexta no, al menos en directo.

El formato de “ciudadanos preguntando” pretende ser una representación de la calle, y así fue: con pocas excepciones, la mayoría preguntó lo mismo que si se hubieran encontrado a Rajoy en la calle Larios o en el mercado de Ávila. Preguntas muy generales, sin repreguntas, sin cuestionar las respuestas. En ningún momento lo pusieron en aprietos, las preguntas caían mansas a los pies del presidente, que las aprovechó para chutar sin esfuerzo un mitin en píldoras.

Seguir leyendo »

Los amigos para eso están

27 Comentarios

Todos tenemos un Bertín en nuestra vida: ese amigo fiel que te acoge cuando tienes mal de amores, y te abraza, te deja su sofá, aguanta tus ganas de hablar, te ríe las gracias y se deja ganar al futbolín. Todo para que te sientas mejor. El que no lo tenga, que se busque uno, porque cuando te llegue la bajona necesitarás ese ratito de cariño.

Mariano estaba pasando una mala racha con España, no sabía si cualquier día le iba a poner las maletas en la puerta, y allá se fue a casa de Bertín. “Venga, tranquilo, que estas cosas siempre se acaban arreglando. Siéntate y habla, no te lo guardes que es peor”. Y Mariano habló, vaya si habló. Hora y media sin parar, que en esos momentos jodidos se te suelta la lengua y lo cuentas todo: los buenos y malos recuerdos, los amigos que no has vuelto a ver, la vida que tenías antes de conocerla, los días felices y las broncas, los muchos viajes que has hecho con ella… Cuando Rajoy enumeró los pueblos de Sevilla que había visitado (y eran todos los de la provincia), temimos que siguiera por Jaén y Córdoba, pero ahí quedó.

El buen amigo es el que te aguanta la hora y media sin bostezar, y encima pone cara de interés y hace gestos de asombro ante las naderías que le cuentas: “¿Hay AVE a León? ¿Pero qué me estás contando, presi?” Hasta te celebra las marianadas como si fueran aforismos de metafísica. Y de esas sanchopanzadas tan propias de Rajoy hubo para colección: “Por fortuna la gente piensa de manera diferente; si pensáramos todos igual sería lo malo”. “Si te pones a una cosa, te pones; y si no, no te pongas”. “Los políticos son como serán en todas las profesiones, hay gente magnífica y gente no tan magnífica”. “Aquí la clave es ponerle buena voluntad, cada uno hace lo que puede, no nos vamos a volver locos” (referida a los intentos del anfitrión por encender la cocina).

Seguir leyendo »

Mariano, de la que te has librado

23 Comentarios

Minutos antes de comenzar el debate de El País, Pedro Sánchez recibe un SMS: “Pedro, sé fuerte”. Al líder del PSOE se le tuerce la sonrisa, y ya no logra enderezarla en toda la noche. Dos horas después, al salir del plató, Sánchez responde con otro SMS: “Mariano, de la que te has librado”.

Mientras lo entrevistaban en Telecinco a la misma hora, Rajoy miraba con el rabillo del ojo un televisor con el debate, y cada vez que veía su atril vacío se alegraba de estar bien lejos: “De buena me he librado, sí”. El siguiente SMS debió de mandárselo Rajoy a Moragas o Arriola, para darle las gracias por recomendarle no acudir al debate a cuatro. De haber estado, habríamos visto una masacre, con los tres candidatos y parte del público haciendo cola para sacudirle como en la famosa escena de Aterriza como puedas.

En su ausencia, Iglesias y Rivera se desahogaron a ratos entre ellos y sobre todo con Sánchez, que se llevó las tortas propias y también unas cuantas de Rajoy. El líder del PSOE no acertó muchos golpes, pues los dos nuevos se mueven demasiado deprisa y él está acostumbrado a los debates paquidérmicos con Rajoy en el Congreso.

Seguir leyendo »

Y Rajoy en el sofá, viendo la tele

47 Comentarios

Sáenz de Santamaría, en Planeta Calleja

  “La televisión es un medio fundamental de socialización política. Son más importantes los platós que los parlamentos”, dijo Pablo Iglesias el viernes, entrevistado por Pedro Piqueras en Telecinco. Lo ha repetido muchas veces, pero mientras hace un año sonaba animado, el otro día lo soltó con fastidio, como suspirando por llegar al Congreso de los Diputados y no tener que coger la guitarra en cuatro años.

Que la televisión es decisiva lo saben en Podemos y en todos los partidos, en estas elecciones más que nunca. Y a eso dedicaremos este blog de aquí al 20D: a comentar la fiebre catódica de los candidatos, a los que estos días solo les falta salir en Clan, y no lo descarto. Fiebre de los candidatos, y de los espectadores (a.k.a. votantes): si hace cuatro años, en plena ola de indignación y repolitización, nos hubieran dicho que en 2015 no estaríamos discutiendo en las plazas sino tuiteando desde el sofá la tertulia del sábado noche… Pero claro, se nos olvida que la mayoría de ciudadanos vio el 15-M… por la tele.

La telepolítica es el nuevo fútbol: la vemos a todas horas, la comentamos en la pausa del café, repetimos las mejores jugadas, y cada semana hay un partido del siglo. Y si de deporte televisado hablamos, ahí está el campeón del sofá: Mariano Rajoy, confeso espectador de cualquier cosa olímpica que echen por la tele. ¿A qué se dedica estos días Rajoy, mientras otros candidatos se queman bajo los focos? Obviamente, a ver la política desde el sofá, como cualquier hijo de vecino.

Seguir leyendo »