eldiario.es

Isaac Rosa

Sevilla, 1974. Escritor, autor de novelas como "El vano ayer" (Premio Rómulo Gallegos 2005) y "El país del miedo", ha colaborado en varios medios de prensa escrita, digitales y radio. Su última novela es "La mano invisible".

Piquetes violentos

No sabemos si al final habrá Gobierno, si será “progresista y reformista” como pide el PSOE, “de cambio” como insiste Podemos, o “de transición” como quiere Ciudadanos. O todo a la vez, progresista, reformista, de cambio, de transición y de todos los santos.

Lo único cierto es que para muchos ciudadanos va a llegar tarde. Por ejemplo, para los ocho sindicalistas de Airbus que este martes se sientan en el banquillo. El documento que el PSOE pasó ayer a los equipos negociadores incluye la “derogación inmediata” del artículo 315.3 del Código Penal. Pero mientras negocian y no negocian, a los ocho de Airbus se lo van a aplicar esta misma semana: 66 años de cárcel pide el fiscal para los ocho. ¿Su delito? Participar en un piquete durante la huelga general de 2010.

Seguir leyendo »

Cariño, me voy a la segunda transición

Y dale con la transición. Perdón, Transición. Cada vez que un líder político dice “Transición”, Martín Villa mata un gatito. La Transición is back, si es que alguna vez se fue. Sánchez: “Tenemos que estar a la altura de la primera Transición”. Cospedal: “Hay que recuperar el espíritu de la Transición, hoy es más necesaria que nunca una segunda transición”. Rivera compra lo de “segunda transición”, y pide “un gobierno de transición”, que suena bonito sin que se sepa qué cosa es. Y hasta Iglesias propone “una nueva transición”.

Sin darnos cuenta empezamos a decir “la primera Transición” para hablar de la que hasta ayer era Transición a secas, igual que la Gran Guerra acabó degradada a Primera Guerra Mundial cuando llegó la segunda. Algunos diputados salen por la mañana de casa diciendo “adiós, cariño, me voy a la segunda transición”, como la broma aquella del soldado que se despedía de su amada diciendo que se iba a la guerra de los Treinta Años.

Seguir leyendo »

El mayor espectáculo político del mundo

 

Piensas que la política española se ha vuelto apasionante, hasta que llegan los caucus de Iowa y te dices: bueno, lo de la investidura no es para tanto. Nuestro 20D es una españolada, comparada con lo que ahora arranca en Estados Unidos. “El mayor espectáculo político del planeta”. He leído y oído la frase en varios periódicos y telediarios este lunes. Y en ningún caso se decía “espectáculo” con intención irónica.

Seguir leyendo »

Se busca presidente

“Se busca presidente. De edad avanzada. Con experiencia y buenos contactos internacionales. Independiente, o que lo parezca. Centrista, centrado o centralizado. Que no tenga ni la más mínima duda sobre la OTAN, la Unión Europea, el libre mercado y la unidad de España. Constitucionalista, faltaría más. Y hombre.”

Todavía no han publicado la oferta de trabajo en el BOE, pero no lo descarten. Mientras unos y otros teatralizan sus diferencias, y dan patadas al balón de la investidura para que caiga en el tejado de enfrente, se oye de fondo un runrún que yo prefiero tomarme por el lado divertido, para no llorar: un presidente “independiente”, respaldado por una mayoría parlamentaria.

Seguir leyendo »

Un socio poco fiable

No, no es fácil gobernar con un partido del que no te fías. Qué difícil llegar a un acuerdo de gobierno con quien es tu principal rival político, con quien disputas buena parte de tu electorado. Un partido que te ha insultado hasta hace dos días. Un partido que repitió una y otra vez que nunca gobernaría contigo. Cómo fiarse de quien ha dado tantos bandazos y cambiado tantas veces de discurso, quien oculta sus verdaderas intenciones cuando toca ganarse al votante en campaña. Cómo confiar en quien tiene tantas sombras en el pasado, tantas cosas por explicar. Cuesta sentarse a negociar con alguien que tuvo poco más de cinco millones de votantes pero se comporta como si hubiese ganado las elecciones, y quiere controlar las decisiones claves del gobierno, quedándose con los principales ministerios. Una fuerza que ni siquiera tiene una sola voz, pues en sus filas hay discrepancias con temas como el referéndum catalán. Cómo acercar posiciones con quien ha trazado líneas rojas antes de sentarse.

¿De quién hablo en el párrafo anterior? ¿De Podemos, visto por el PSOE? ¿O del PSOE visto por Podemos? Relean todos los reproches, y verán que son intercambiables. Es lo que piensa el PSOE de Podemos, pero ¿no es también lo que piensa Podemos del PSOE?

Seguir leyendo »

Ni Rajoy, ni Sánchez, ni elecciones

Últimamente echamos más horas con el pactómetro que con el 'whatsapp'. El pactómetro, el juguetito ese que ya están tardando en vender en los chinos. Ahí estamos, intentando adivinar quién presidirá el Gobierno. Pero hay un problema: nuestro pactómetro no vale, porque solo tiene en cuenta tres escenarios, los tres más previsibles: que sea Rajoy, que sea Sánchez, o que se repitan las elecciones. Y no estamos incluyendo en la ecuación un cuarto supuesto: el cisne negro. El imprevisto. Lo inimaginable. Lo que acabará ocurriendo.

Si algo deberíamos haber aprendido de los últimos años es que el cisne negro (así llaman a los sucesos impredecibles de gran impacto) ya está tan instalado en nuestro país como la cotorra argentina. Lo inesperado, lo inédito, se va convirtiendo en rutina. El 15M, la aparición de Podemos, la abdicación del rey, Carmena y Colau, Puigdemont... Todos nuestros cisnes negros políticos coinciden en ser imprevistos, impensables apenas unas semanas antes de que sucedieran, y solo explicables a posteriori.

Seguir leyendo »

Rastas, bebés y sexo gratis

“Sexo gratis”. En la facultad, cuando querías que tu cartel fuese visible en el atestado tablón de anuncios, ponías en letras muy grandes: “Sexo gratis”. No fallaba. Daba igual que vendieses una bici de segunda mano o buscases apuntes para fotocopiar: con esa fórmula ganabas la atención de los estudiantes.

Me acordaba estos días, viendo la prensa española tras la entretenida apertura de legislatura. Durante una semana las noticias más leídas en todos los medios digitales han sido sobre rastas y bebés, en todas sus variaciones. Y no solo en los medios, también en la calle, no hablamos de otra cosa. Así que, si quieres que algo llame la atención estos días, ya puedes colgarle una buena rasta o un lindo bebé, porque si no, ni te miran.

Seguir leyendo »

Estas cosas en el Congreso no pasaban

Entiendo la consternación de todos esos políticos, periodistas y analistas que ayer lamentaban el “show”, el “circo”, el “espectáculo” que se vivió en la primera sesión del Congreso. Estas cosas antes no pasaban, ¿verdad? Hasta ayer mismo el hemiciclo (solo pronunciarlo ya impone respeto) era un espacio para el debate de ideas, no un teatro, ni mucho menos un circo.

Es verdad que todos recordamos diputados que se pusieron una camiseta o sacaron una pancarta, y otros que juraron su cargo con fórmulas tan adornadas como las del miércoles. Y hasta alguna diputada con bebé lactante hubo. Pero eran las excepciones a la regla, apenas alteraban la normalidad de un templo de la Política con mayúsculas, donde sus señorías intercambiaban argumentos y no consignas; donde las bancadas, siempre llenas, respetaban los turnos de palabra en solemne silencio; mientras los oradores se dirigían a los diputados y no a los espectadores, y razonaban con rigor, sin golpes de efecto, ni buscando titulares fáciles para ganar un minuto de telediario.

Seguir leyendo »

Si le pagamos la boda, normal que le paguemos el abogado

Llámenme resentido, pero no puedo evitarlo: cada vez que veo a la infanta en el banquillo, tan cariacontecida ella, me acuerdo de la boda que le pagué hace casi veinte años. En Barcelona, si recuerdan. Una boda por todo lo alto, como manda la tradición monárquica. La pagué yo, la pagamos todos. Ese “todos” del “Hacienda somos todos” que ahora resulta que solo era un eslogan publicitario.

La versión oficial fue que el rey se hizo cargo de los gastos de la boda de su hija, usando la asignación presupuestaria que el Estado (“todos”, otra vez) le entrega cada año. Cuesta creerlo, por la magnitud del evento, pero seamos por un rato ingenuos y aceptemos que sí, que el padre de la novia pagó de su bolsillo el fastuoso banquete para 1.500 invitados, el alojamiento de su extensa e internacional familia en lujosos hoteles, y los desplazamientos de invitados.

Seguir leyendo »

Cable rojo, cable azul… Y 18 meses más

 

El thriller del procés catalán volvió a darnos otro sobresalto este sábado. Después de varios años de emociones al límite, tras habernos comido las uñas hasta el hueso en incontables momentos, y haber dado por muerto al protagonista ya no recuerdo cuántas veces, esta vez el guionista recurrió a un clásico del cine de acción: el “cable rojo-cable azul”, la bomba con el cronómetro hacia atrás, la tenacilla que no se decide a cortar…

Seguir leyendo »