eldiario.es

Isaac Rosa

Sevilla, 1974. Escritor, autor de novelas como "El vano ayer" (Premio Rómulo Gallegos 2005) y "El país del miedo", ha colaborado en varios medios de prensa escrita, digitales y radio. Su última novela es "La mano invisible".

El plan oculto del chavismo para dominar España

 Tanto jijí y tanto jajá con el uso electoralista de Venezuela, pero acabo de caerme del guindo: es todo cierto. Es incluso peor: el chavismo tiene un plan para dominar España. Y va camino de lograr sus objetivos. Yo estoy cagado, he empezado a hacer las maletas. Y la mayoría de ustedes harán lo mismo cuando lean lo que voy a contarles. Atentos.

Lo entendí todo este jueves, cuando el gobierno anunció que convocaba el Consejo de Seguridad Nacional e incluía Venezuela entre los temas del día. Al principio me lo tomé a broma, como la mayoría. Pero al rato coincidí en el ascensor con un vecino nada sospechoso de simpatías bolivarianas, y me dijo: "cómo se pasan, primero el numerito de Rivera, y ahora el gobierno…". Entonces lo entendí todo. Horror. Estamos perdidos. El chavismo está cada vez más cerca de izar su bandera en Colón, con Maduro desfilando por la Castellana (rebautizada como Avenida de Bolívar). Y no sé si aún estamos a tiempo de impedirlo.

Seguir leyendo »

La ultraderecha recorre Europa, ¿y España no?

 Huy. Balonazo al larguero en el último minuto, y toda Europa con la respiración contenida. Qué poquito ha faltado para que un ultraderechista se haga con la presidencia de Austria. Un puñado de votos por correo. Pues nada, podemos respirar aliviados, hasta el siguiente susto. Y Europa seguir como hasta ahora: a verlas venir.

Desde el otro lado del campo, el “huy” ha sonado de otra manera. La ultraderecha lo celebra como una victoria. Un pasito más, en su avance europeo, a la espera de que en la siguiente ocasión puedan cantar gol. Tal vez en Francia, con el Front National que lidera las encuestas para las presidenciales de 2017. Y mientras, a consolidar lo ya ganado: los gobiernos ultraconservadores de Polonia o Hungría, y los muchos representantes regionales y municipales, alcaldes incluidos.

Seguir leyendo »

Esto no es un artículo sobre Venezuela

España no es una democracia, aunque celebre elecciones. Tiene comportamientos propios de una dictadura. Podemos llamarlo “régimen”. El régimen español. O sin medias tintas: la dictadura española. El partido gobernante, heredero del franquismo, ganó unas elecciones avaladas internacionalmente y reconocidas por la oposición, pero tras su victoria se ha dedicado a violar sistemáticamente los derechos humanos: pobreza, paro, desahucios, malnutrición infantil, gente pasando frío y buscando comida en contenedores. También los derechos políticos: ley mordaza, abusos policiales, palizas y disparos que dejan manifestantes tuertos, activistas sociales detenidos y numerosos presos políticos (sindicalistas, huelguistas, independentistas vascos). El gobierno manipula los medios públicos y los privados afines para desacreditar y criminalizar a la oposición democrática. En cuanto al conflicto del País Vasco, al norte del país, se conocen casos de tortura, cierre de periódicos, ilegalización de partidos y, años atrás, asesinatos parapoliciales. Recientemente la organización ETA abandonó unilateralmente la resistencia armada contra el régimen, pero el gobierno mantiene la represión y se niega a liberar a los combatientes vascos encarcelados. Como toda dictadura, España es un régimen corrupto: el partido gobernante ha saqueado regiones y ayuntamientos, y evadido millones al extranjero. La Justicia, controlada por el gobierno, intenta mantener una apariencia de independencia, pero la norma es la impunidad.

¿Reconocen a España en el párrafo anterior? ¿Es una descripción exacta? Todo lo que ahí se enumera es completamente cierto. Y sin embargo… El relato nos chirría, nos incomoda. Quizás es el lenguaje elegido. Quizás cierta exageración. Quizás que faltan matices importantes, y muchas otras cosas que no se cuentan y que también ocurren en España. Quizás que es una mirada parcial, interesada, muy sesgada.

Seguir leyendo »

Enaltecer el franquismo no es delito, acuérdate

 

Siento discrepar con quienes comparan lo de Guadamur con los titiriteros del “Alka-Eta”. No, el Circo del Sol franquista que montaron en el castillo no justificaría que detuviesen a la alcaldesa y la mandasen a prisión sin fianza. Hacer algo así por unos pocos segundos de exaltación franquista sería un disparate jurídico.

Seguir leyendo »

La Policía registra la sede de Podemos

Agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional se han presentado este jueves en la sede de Podemos en Madrid, donde han requisado diversas cajas con documentación y varios ordenadores. La operación, en la que no se descartan detenciones, está ordenada por la Audiencia Nacional en el marco de las investigaciones sobre la financiación del partido de Pablo Iglesias…

Tranquilos, aflojen el entrecejo, que el párrafo anterior es inventado. Pero díganme la verdad: si hoy sucediera una escena así, con furgones policiales a la puerta de la sede y agentes saliendo con las típicas cajas de cartón, ¿les sorprendería mucho?

Seguir leyendo »

El ADN de la memoria

Qué hartura, tener que hablar de fosas franquistas a estas alturas, ¿verdad? Pasan los años, cambian las generaciones, a los hijos los suceden los nietos y a estos los bisnietos, pero nada, erre que erre: 80 años después de la Guerra Civil y 40 desde la muerte de Franco, seguimos enfangados en la batalla de la memoria histórica, y todo por culpa de esos que no se bajan del burro, que no se dan cuenta de que ya estamos en el siglo XXI y no dejan que superemos el pasado y miremos al futuro. Si alguien pensó, durante la Transición, que bastaría el paso del tiempo para cerrar heridas, ya ven que no: por culpa de unos que llevan décadas con lo mismo, anclados en el pasado. Lo dicho: qué hartura.

Pues no, no estoy hablando de las víctimas del franquismo y sus familiares, de su resistencia al olvido. Repasen el párrafo anterior y comprobarán que me refiero a otra “resistencia”, que no afloja por muchos años que pasen: la de quienes tantos años después siguen sin rendir el alcázar y continúan bloqueando la reparación de los asesinados y represaliados.

Seguir leyendo »

Con tu techo y mi suelo, vamos juntos compañero

“Si me preguntas si quiero convencer a Izquierda Unida de que participe con nosotros, te digo: evidentemente. Tengo claro que en este camino, más tarde o más temprano, tenemos que encontrarnos.”

Quien así hablaba era Pablo Iglesias, en enero de 2014, al presentar lo que entonces era solo un proyecto de candidatura a las Europeas y que acabó siendo Podemos. Está bien recordar sus palabras ahora, cuando parece que Podemos e IU se asoman a un acuerdo que se iba a producir “más tarde o más temprano”, y que al final habría tardado dos años y medio.

Seguir leyendo »

Los diarios secretos del TTIP

Cada vez que en esta época de leak-periodismo y leak-activismo aparece una nueva filtración, lo mismo los papeles de Panamá que los documentos del TTIP, me acuerdo de los diarios íntimos de Tolstoi, y los niveles de seguridad que manejaba el escritor ruso para evitar un Tolstoileaks por parte de su esposa.

En casa de Tolstoi, hasta el gato llevaba un diario íntimo, en un tiempo en que estaba de moda la escritura diarística, y por supuesto todos cotilleaban en los diarios de los demás: esposos, padres, hijos, hasta secretarios, leyéndose unos a otros clandestinamente. Con este ambiente, Tolstoi ideó un método para mantener su parcela de secreto: simultaneaba dos y hasta tres diarios a la vez: uno que dejaba a la vista, para que cualquier curioso pudiera leerlo; otro que escondía pero no demasiado, para que su mujer al encontrarlo creyese que había descubierto el diario secreto y no siguiese buscando; y un tercer diario, el de verdad secreto-secreto, que solo él conocía.

Seguir leyendo »

España rajoyizada

 El día que se retire, Rajoy tiene la vida resuelta sin necesidad de puertas giratorias ni pensión de ex presidente: puede convertirse en coach de éxito, y dedicarse a dar conferencias para ejecutivos, escribir libros de management, presentar un programa televisivo de talentos, y poner su nombre a cualquier cosa, que se la compraremos: el método Rajoy, la dieta Rajoy, inglés con Rajoy, cocina con Rajoy, en forma con Rajoy.

Lo pienso cuando veo el consenso periodístico de estos días sobre Rajoy como el gran triunfador del momento político. Y no seré yo quien diga lo contrario, pues los hechos mandan. Yo ya he perdido la cuenta de las veces que dimos por muerto al todavía presidente, y ahí sigue. No iba a sobrevivir a las protestas ciudadanas, ni a los recortes, ni a los papeles de Bárcenas, ni al 20D, ni a los pactos políticos, ni a las voces que pedían renovación dentro de su partido... Y ya ven, hasta Sánchez ha acabado por retirar lo de “indecente”, mientras sus enemigos han ido pasando por su puerta en modo cadáver, uno tras otro, lo mismo rivales políticos que disidentes internos o directores de periódico.

Seguir leyendo »

Peor que un 'sorpasso', un 'sorpasok'

Si queda alguna posibilidad remota de evitar elecciones, está en que a Pedro Sánchez le tiemblen las piernas al entrar este martes en Zarzuela. Que cuando el rey le dé las buenas tardes, el líder del PSOE se eche a llorar en su hombro y acabe por aceptar alguno de los escenarios que ha rechazado durante cuatro meses: gobierno con Podemos, o gran coalición.

Si alguien se la juega yendo otra vez a urnas es el PSOE. El que más tiene que perder, al que más se le pueden torcer las cosas. Hasta el 26 de junio queda una inmensidad, nueve semanas que al ritmo que vive la política española equivalen a una década. La volatilidad esa de la que tanto hablábamos antes del 20D, y que ahora volverá a escena.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias