eldiario.es

Isaac Rosa

Sevilla, 1974. Escritor, autor de novelas como "El vano ayer" (Premio Rómulo Gallegos 2005) y "El país del miedo", ha colaborado en varios medios de prensa escrita, digitales y radio. Su última novela es "La mano invisible".

Preguntas que ahora no toca hacer

¿Ah, que el copiloto decidió estrellar el avión? Pues nada, ya podemos cerrar el amago de debate sobre seguridad aérea que otra vez habíamos abierto, el mismo que abrimos tras cada accidente. En cuanto nos aseguren que está solucionado el fallo y que no volverá a ocurrir, pasaremos página y nos olvidaremos. Hasta el próximo accidente.

Entonces, cuando se caiga el próximo avión, en esas primeras horas de incertidumbre repetiremos las mismas preguntas que nos hicimos el martes: ¿se cumplen los protocolos de seguridad?, ¿están las compañías demasiado preocupadas por reducir costes?, ¿relajan el mantenimiento de los aviones?, ¿están bien formados los pilotos?

Seguir leyendo »

La mala salud de hierro del bipartidismo

Ya sé que no se pueden comparar comicios de naturaleza diferente, pero de la intensa noche electoral andaluza subrayo un dato: la suma de PP y PSOE se quedó en un 61% de votos en las pasadas europeas en Andalucía. En las elecciones del 22M, entre los dos llegan al 63%. Y con volúmenes de votos muy superiores.

Ya sé, el resultado hay que medirlo con el de las anteriores andaluzas, 2012. Entonces los dos grandes sumaron 81%, y ahora se dejan 18 puntos. Pero entonces jugábamos con otro tablero y otras fichas; entonces el juego se repartía entre PP y PSOE, y el resto de fuerzas se conformaba con una presencia testimonial, que a veces conseguía ser bisagra. Cualquier comparación que queramos hacer con 2012 debe tener eso en cuenta: que no jugamos con las mismas fichas ni el mismo tablero. Dependiendo con qué midas el resultado, te parecerá un éxito o una decepción.

Seguir leyendo »

¿Hará frío este sábado en Madrid?

La previsión del tiempo pronostica para mañana sábado frío y lluvia en Madrid, el invierno que no acaba de irse. En cambio hace un año por estas fechas, el sábado 22 de marzo de 2014, salió un día soleado, primaveral. Pareciera que la meteorología nos tira a la cara una metáfora facilona de cómo están las calles un año después de las Marchas de la Dignidad, en vísperas de una nueva convocatoria.

Si comparamos el 21M de este año con el pasado 22M, la temperatura ha bajado varios grados. En los medios, que hace un año calentaban los días previos y en cambio esta semana apenas hablan del tema. En las redes sociales, volcadas entonces y esta vez más discretas. Pero también en los convocantes y participantes, muy lejos de la expectación que levantaron las marchas del 22M desde semanas antes, con miles de caminantes por las carreteras y cientos de autobuses desde toda España que este año no habrá.

Seguir leyendo »

Soy Susana. Tú me conoces

Susana Díaz parece joven, pero qué va. Yo creía que habíamos nacido en el mismo año (1974), pero debe de ser un error de Wikipedia. Hago memoria, y desde que tengo uso de razón llevo viéndola en el Gobierno autonómico, desde los tiempos de la Junta preautonómica, todavía en la Transición.

Ella intenta convencernos de que se presenta por primera vez, pero no nos engaña: ha sido nueve veces candidata en elecciones andaluzas, ganando ocho de ellas, y en cinco ocasiones con mayoría absoluta. Treinta y tres años gobernando sin interrupción, más los cuatro años previos de preautonomía. Un récord en la Europa democrática, hay que reconocérselo.

Seguir leyendo »

Las mejores mentes de mi generación presentándose a primarias

Parafraseando el famoso poema de Allen Ginsberg, estos días yo podría decir que “he visto las mejores mentes de mi generación presentándose a primarias”.

De pronto, vivo rodeado de candidatos y dirigentes políticos. No exagero. Echo un vistazo a mi agenda de amigos en el teléfono, y en un primer vistazo encuentro una docena de miembros de direcciones políticas locales o autonómicas, otros tantos candidatos con serias opciones de ser concejales o diputados regionales, y hasta un buen amigo aspirante a presidente o líder de la oposición de una importante comunidad.

Seguir leyendo »

Esperanza Aguirre sale al balcón

Solo hay un motivo por el que querría a Esperanza Aguirre de alcaldesa de Madrid. Por verla salir al balcón del ayuntamiento el primer día y, voz en grito, decirnos eso de:

“Vecinos de Madrid: como alcaldesa vuestra que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar, porque yo, como alcaldesa vuestra que soy, os debo una explicación…”.

Seguir leyendo »

Hierven las cloacas

Cuando llueve con fuerza, cuando se desborda el río, entran en ebullición las cloacas. Estallan los sumideros y empieza a salir mierda al exterior, toda esa mierda que habitualmente circula bajo tierra, canalizada, pero que una repentina subida de las aguas empuja al exterior.

También en el sistema político español revientan las cloacas cuando llueve de más, cuando hay inundación. La mejor señal hoy de que puede haber un cambio político no son las encuestas, sino el borboteo de las cloacas políticas, periodísticas y policiales. Por ahora hierven, se agitan, lanzan de vez en cuando una lengua de mierda, pero puede ir a más.

Seguir leyendo »

Se buscan candidatos/as

Se buscan candidatas, candidatos. Sangre fresca, caras nuevas. Que a ser posible sean jóvenes o, en su defecto, políticamente inexpertos. Que hayan desarrollado una actividad profesional ajena a la política. Que tengan una profesión a la que regresar. Que estén de paso. Que sean independientes, sin carné, o de militancia discreta. Por supuesto, absténganse aparateros. Que sean nuevos, pero no desconocidos: que sean populares. Mediáticamente populares. Con muchos seguidores en redes sociales. Tertulianos son bienvenidos. Si son fotogénicos, telegénicos y sonríen al hablar, puntúa doble.

Mientras las nuevas fuerzas políticas subrayan el perfil ciudadano de sus candidatos, los partidos tradicionales renuevan a toda prisa la cartelería electoral para no quedarse atrás, tirando de fondo de armario o saliendo a buscar caras nuevas. En el caso del PSOE, cambió a su líder hace meses, y no se descarta que lo vuelva a cambiar antes de acabar el año. Los ciudadanos piden renovación. El discurso de la nueva política contra la vieja política triunfa. Mensaje recibido, dicen los partidos. Otro día con más tiempo discutimos cuánto hay de maquillaje en toda esta renovación de nombres.

Seguir leyendo »

¿Queremos ver un debate Rajoy-Iglesias?

¿Qué interés tendría un debate televisivo entre Pablo Iglesias y Mariano Rajoy? Lo pregunto muy en serio, no me miren así. Mi primera reacción cuando escuché la propuesta de Iglesias fue la misma de ustedes: frotarme las manos, salivar, mirar la programación televisiva para ver a qué hora lo echaban, y luego correr a comprobar si ya había un  change.org al que sumar mi firma para pedir ese cara a cara.

Pero una vez pasado el calentón, me pregunté: ¿qué interés tendría un debate así? Vaya pregunta, dirán algunos: claro que tendría interés. Sería el partido del siglo. Las teles se darían tortas por emitirlo, reventarían los audímetros, veríamos calles desiertas, arderían las redes sociales, cientos de corresponsales extranjeros, batiríamos el récord de memes, no hablaríamos de otra cosa durante semanas... Y va este bobo y pregunta si tendría interés un debate Iglesias-Rajoy…

Seguir leyendo »

¿"Podemos" hablar de Venezuela?

¿Podemos hablar de Venezuela? Es decir, hablar en serio. Hablar sobre qué ha pasado en el país sudamericano en los últimos dieciséis años, y qué está pasando hoy. Sobre los fracasos del chavismo, y sus éxitos. Sobre las responsabilidades del Gobierno, y las de la oposición. Sobre la política de relaciones internacionales seguida por el país, y sobre las injerencias extranjeras en él.

No, evidentemente, no podemos. Para muchos lectores, la sola lectura del anterior párrafo ya provoca el levantamiento de cejas, asoma el colmillo. Decir que queremos “hablar en serio”, insinuar que pueda haber algún “éxito”, colocar la mínima responsabilidad en la oposición o mencionar la injerencia extranjera hace saltar los resortes de una opinión pública educada en dieciséis años de información parcial. Sí, parcial. E interesada. Digámoslo sin rodeos: desde el principio, los grandes medios españoles tomaron partido en el proceso venezolano. Algunos con una agresividad digna de mejores causas, pero en todos los casos sin advertir a sus lectores y espectadores del alineamiento decidido. Y estos dieciséis años han causado estragos.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
>