eldiario.es

Isaac Rosa

Sevilla, 1974. Escritor, autor de novelas como "El vano ayer" (Premio Rómulo Gallegos 2005) y "El país del miedo", ha colaborado en varios medios de prensa escrita, digitales y radio. Su última novela es "La mano invisible".

Todo arde bajo la lupa

Todo arde bajo una lupa. Todo se deforma bajo una lupa. Exigimos lupa sobre la clase política, pero ¿resistiríamos cualquiera de nosotros bajo una lente de aumento?

A veces juego a mirarme yo con la lupa, un pasatiempo que os recomiendo. Me imagino que soy alguien importante. Alguien con poder, o con aspiración de tenerlo. Alguien con enemigos. Con enemigos poderosos. Y entonces me colocan la lupa. Con toda la intención. Con mala intención. Puedo leer los titulares de prensa acusatorios, las exageradas declaraciones de mis adversarios, las columnas de opinión justicieras, la indignación tertuliana, el linchamiento tuitero.

Seguir leyendo »

Los experimentos, con yogur (griego)

Igual que se recomienda hacer los experimentos con gaseosa y no con un buen vino, en Europa decidimos hacer las pruebas con yogur griego, antes que echar a perder otros manjares más apreciados. Llevamos años oyendo que Grecia era el laboratorio europeo, y así ha sido. Un país pequeño, cuyo peso económico es insignificante para Europa. Un lugar inmejorable para estudiar los efectos de nuevas políticas.

Fue en Grecia donde probamos el primer rescate europeo hace cinco años. El desastroso programa de ayuda griego sirvió para corregir errores en los siguientes rescates de Irlanda, Portugal y el bancario de España. Casi nos cargamos a toda la población de cobayas, pero su sacrificio nos permitió tratar un poco mejor a los que rescatamos después.

Seguir leyendo »

Al día siguiente de la victoria

El domingo celebraré como el que más la victoria de Syriza, pero por más que lo intento no consigo contagiarme del optimismo desatado que veo por aquí. La idea de que un Gobierno de Syriza será el comienzo del vuelco europeo, la remontada de las víctimas del 'austericidio' y el comienzo del fin de la crisis suena bonito. Que además correspondiese el protagonismo a los maltratados griegos tendría algo de justicia poética. Y que su onda expansiva alcance a otros países, empezando por el nuestro, qué más podríamos pedir.

Pero me temo que las cosas no son tan fáciles. Al contrario: siguen siendo muy difíciles. En Grecia, en España, en Europa. Y reconocer esa dificultad no significa caer en el desánimo ni dejar de alegrarse por la victoria, sino ir preparándose para lo mucho que habrá que trabajar.

Seguir leyendo »

Quiero veros sudar

"Si mañana se celebrasen elecciones generales…". Así nos anuncian cada nueva encuesta lectoral. "Si mañana se celebrasen…". Pero siento decepcionaros: mañana no se celebrarán las generales. Ni pasado mañana.

Ojalá fuese tan sencillo como esperar diez o doce meses y entonces votar a favor de unos o en contra de otros. Pero no. Si queréis ganar las generales, vais a tener que sudar mucho. A chorros. Tendréis que superar una prueba de resistencia, una carrera de obstáculos y una partida de ajedrez. Las tres cosas a la vez, y el que tenga fondo, agilidad e inteligencia para superar las tres llegará primero a la meta.

Seguir leyendo »

Madrid apesta

Madrid apesta, y no es la contaminación, ni la suciedad que ya es crónica en los barrios sin necesidad de huelgas. Ni siquiera apesta a corrupción, pues a ese olor ya estamos acostumbrados.

Madrid apesta a miedo. A mucho miedo. Al miedo de quienes han visto las orejas al lobo del cambio político, y se han descompuesto. No quiero ponerme escatológico, pero eso que huele es el miedo de quienes tienen mucho que perder y mucho que temer si en las próximas elecciones autonómicas cambia el inquilino de la Puerta del Sol. Insisto: mucho que perder, y mucho que temer.

Seguir leyendo »

Dame un poco de tu libertad y te daré más seguridad

Estás en el salón de tu casa, viendo en la tele el asalto en directo al supermercado parisino, y en esto llaman a la puerta. Abres, y te encuentras al ministro de Interior. Por supuesto, lo dejas entrar, le invitas a sentarse en el salón, le ofreces un café.

El ministro, con sonrisa comercial, te dice que tienes una casa muy bonita, que tus hijos están muy altos, que vaya invierno atípico que tenemos, y, una vez roto el hielo, te suelta la oferta: “Le propongo un trato al que no podrá decir que no: un poco de su libertad a cambio de más seguridad para usted y los suyos. Así de fácil: usted me da un poquito de libertad, yo le doy un poquito más de seguridad. ¿Qué me dice?”.

Seguir leyendo »

Temblando sobre el abismo

Será que la matanza de Charlie Hebdo me ha dejado muy tocado (mucho), pero apenas me he fijado en que los terroristas eran yihadistas. Yo sigo mirando a Charb, Cabu, Wolinski, Tignous y el resto de los muertos. Que no son los primeros, lo sé, ni siquiera los más cercanos a nosotros. Pero que los asesinos buscasen a unos cuantos dibujantes satíricos (¿somos conscientes de la monstruosidad, la línea roja cruzada, cómo ya nada será igual?) me ha conmocionado como pocas veces, y casi no veo más allá.

Sin embargo, analistas, políticos, tertulianos y tuiteros corrieron desde el minuto uno a subrayar la condición de los asesinos: yihadistas. Contra Charlie Hebdo podía haber atentado un nazi, como el que en Noruega asesinó a 77 jóvenes con la misma frialdad y horror. ¿Qué estaríamos diciendo hoy? Pero fueron yihadistas, y eso nos obliga a teorizar a la carrera sobre vasos comunicantes, contexto, causas y efectos. Algo que explique lo inexplicable, y a ser posible una explicación lo más sencilla posible.

Seguir leyendo »

La puerta giratoria de Zarzuela

 

En el país de las puertas giratorias, cómo no iba a haber una en la primera casa de España, domicilio del primer ciudadano del reino: el palacio de la Zarzuela, donde aún duerme el rey emérito Juan Carlos las noches que anda por Madrid.

Seguir leyendo »

¿Llega el desenlace de la serie 'Crisis'?

De tanto ver series de TV y cine comercial, hemos acabado creyendo que la realidad también sigue el viejo patrón narrativo de tres actos: planteamiento, nudo y desenlace.

Lo pienso al ver las expectativas que este 2015 despierta: como si llegase por fin el momento del desenlace. El esperado desenlace, el inevitable y obligado desenlace. La última temporada de la serie Crisis.

Seguir leyendo »

Una monarquía tapiada

Como ya estamos en verano, hoy les propongo un paseo en bicicleta, para oxigenarnos de tanta actualidad tóxica. Es un paseo largo, así que traigan provisiones.

Uno de mis sitios favoritos para montar en Madrid es el Monte de El Pardo. O para ser más exactos, su exterior, pues el 95% de su superficie está cerrada por tapias y alambradas, prohibido su acceso. De modo que los ciclistas damos vueltas siguiendo el perímetro, y apenas vemos un poco de su interior por las pocas puertas que permiten asomarse. Solo asomarse.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -