eldiario.es

Focos

Isaac Rosa

Sevilla, 1974. Escritor, autor de novelas como "El vano ayer" (Premio Rómulo Gallegos 2005) y "El país del miedo", ha colaborado en varios medios de prensa escrita, digitales y radio. Su última novela es "La mano invisible".

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 19648

"Quién pillara ese salario mínimo de 707 euros..."

Cada vez que estos días gobierno y oposición discuten sobre la subida del salario mínimo, se oye un gran suspiro que cruza el país de norte a sur: casi seis millones de trabajadoras y trabajadores que sueltan a la vez un hondo “aaaay”, que significa “quién lo pillara el salario mínimo ese”. A ellos se suman unos cuantos millones de parados que no tienen prestación o solo un subsidio escaso: quién pillara los 707 euros en que se quedará el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) después de que gobierno y PSOE hayan pactado subirlo un 8%.

Otras veces, en vez de suspiro es un crujido de dientes: el de los mismos seis millones de infra-asalariados cuando oyen a la ministra de Empleo decir que en España “nadie cobra por debajo del salario mínimo porque sería ilegal”. Seis millones de "nadies", ahí están: un 34% del total de asalariados no llega al SMI. De ellos, más de tres millones y medio no cobran ni medio SMI, menos de 300 euros al mes. Y eso sin contar a los autónomos: para muchos “emprendedores”, cuando descuentan la cuota de la Seguridad Social les queda un SMI pelado, o ni eso.

Seguir leyendo »

Tranquilos, Le Pen no puede ganar en Francia

Oigo voces catastrofistas que ven en Francia la próxima estación de la montaña rusa en que vivimos, de susto en susto, pero alto ahí: aquí vengo yo a tranquilizarles. Confíen en mí: Marine Le Pen no va a ganar las elecciones. No habrá “efecto Trump”. Acabo de regresar de unos días en Francia y he hecho la suficiente sociología de andar por casa (tomar vinos con amigos franceses y ver la tele en el hotel) como para tenerlo clarísimo.

Tranquilos, de verdad. Le Pen no puede ganar en Francia. Diría más: es imposible. Tan imposible como que Trump llegase a presidente en Estados Unidos. Tan imposible como que el Brexit triunfase en el Reino Unido. Tan imposible como que un ultraderechista pueda ganar las repetidas elecciones austríacas del próximo domingo, donde lidera las encuestas. Tan imposible como que otro ultranacionalista pueda ganar las elecciones holandesas del año que viene.

Seguir leyendo »

Cuéntenles a sus hijos quién es Marcos Ana

 Cuéntenles a sus hijas e hijos quién es Marcos Ana. Porque de lo contrario, salvo que hayan tenido la suerte de conocerlo en alguna de sus visitas a colegios e institutos, es probable que no sepan quién es. Pese a algunos homenajes y reconocimientos recientes, este jueves eran muchos los que buscaban en Google quién es ese tal Marcos Ana. Y esa ignorancia da la medida de los agujeros que sigue teniendo la memoria colectiva de este país, sobre todo con los antifascistas, y más con los comunistas.

Y si sus hijos no saben quién es Marcos Ana, quizás tampoco sepan que hace ochenta años hubo mujeres y hombres que lucharon contra el fascismo, algunos casi niños, como él. Y que decenas de miles fueron condenados a muerte, fusilados, pasados a garrote. A punto estuvo Ana, condenado a muerte dos veces. Quizás sus hijos han oído algo de la dictadura, pero no conocen cómo eran las durísimas cárceles de la posguerra, donde Marcos Ana se dejó 23 años. Porlier, Ocaña, Burgos. Repítanles la cifra a sus hijos: 23 años. Toda la juventud, entrar adolescente y salir adulto.

Seguir leyendo »

Rita Barberá en la cena de navidad del PP

Este martes le toca a Rajoy sesión de control en el Senado, y quizás lo notemos un poco más nervioso de lo habitual, con los tics descontrolados y perdiendo el hilo. No es para menos: mientras hable a la cámara, evitará levantar la mirada hacia el gallinero, la zona del grupo Mixto, donde Rita Barberá hace girar en su mano la liana de perlas mientras lanza suspiros y toses intencionadas. Yo no descartaría que hasta pidiese de repente la palabra para hacerle alguna pregunta al sudoroso presidente.

Después, Rajoy saldrá del Senado a la carrera, no sea que la senadora ex popular se le acerque por el pasillo y le plante dos besos delante de los fotógrafos llamándole “Marianito” como el otro día llamó “Margui” a García Margallo delante de las cámaras.

Seguir leyendo »

Leonor cuenta 95 diputados republicanos

Leonor, desde la tribuna del Congreso, cuenta en voz baja mirando al hemiciclo: "…81, 82, 83 y 84. Uf, 84 diputados que no aplauden. Más otros 11 que se han quedado fuera, suman 95. Y 46 senadores que tampoco vendrán al besamanos". Leonor se vuelve hacia su madre: "Oye, mamá, ¿tú crees que seré reina? Porque a este paso…".

¿Estará preocupada la princesa por su futuro reinado? ¿Lo estaba ayer el rey, que escuchó muchos menos aplausos de los que recibía su padre? ¿Estamos de enhorabuena los republicanos? ¿Acabará a este paso despertando hasta el "alma republicana" esa que dice el PSOE que guarda por ahí? ¿España, mañana, será republicana?

Seguir leyendo »

Cosas que dan más pena que el anuncio de la lotería

Ni el anuncio de la lotería, ni los mantecados en el súper ni los catálogos jugueteros de "me lo pido": la verdadera señal de que la navidad se acerca son las ofertas de trabajo para la campaña navideña, que estos días llenan las webs de empleo y ponen en movimiento miles de currículum camino de centros comerciales, hipermercados, almacenes de logística, bares y restaurantes.

Si quieren soltar una lagrimita prenavideña, olvídense del efectista spot de la lotería y dense una vuelta por las ofertas de empleo, ya verán qué ganas de llorar: disponibilidad y flexibilidad totales, horarios comerciales, lunes a domingo, y a cambio de sueldos de calderilla. El clásico parado con disfraz de Papá Noel a la puerta del centro comercial se paga en el mejor de los casos a 7'25 euros brutos la hora, siempre que tengas "experiencia en puesto similar", y no es de los peor pagados. Abundan los empleos de 6 euros (brutos), con horarios que además no suman horas suficientes para un sueldo mínimo; y otros que ni eso, comerciales que ganan según resultados.

Seguir leyendo »

Yo, votante de Trump

No, nosotros nunca votaríamos a Trump. Para empezar, no somos norteamericanos, sino europeos, y en estas tierras crecen fascistas y ultranacionalistas de todo pelaje, pero no Trumps. Además, nosotros somos españoles, y una cosa es votar mayoritariamente a un partido corrupto y antisocial, y otra muy diferente entregarse al primer populista que salga en la tele y se carde el flequillo.

Incluso si hiciésemos un esfuerzo de imaginación, y nos viésemos por un momento como ciudadanos norteamericanos, tampoco votaríamos a Trump. Porque de ser americanos, seríamos por supuesto habitantes de Nueva York, o de Los Angeles; acomodados, con alto nivel educativo y buen gusto. Como protagonistas de una película de Woody Allen, vaya.

Seguir leyendo »

Los españoles nunca votarían a Trump

Me parece increíble que vaya a ganar las elecciones Donald Trump, un reconocido enemigo de los derechos sociales y con un pasado manchado de corrupción. Es inexplicable que tantos ciudadanos voten a Trump, responsable de los peores recortes en educación y sanidad, bajo cuyo mandato han crecido la pobreza y la desigualdad. No entiendo que haya trabajadores que voten a Trump, cuya reforma laboral liquidó derechos y devaluó salarios. Y solo una sociedad corrompida puede hacer presidente a Trump, líder de un partido vinculado a tramas de comisiones y financiación ilegal. El propio Trump es sospechoso de haber cobrado sobresueldos, mientras su tesorero…

¿Hace falta que siga, o ya se entiende la broma? No, tranquilos, no pretendo comparar al volcánico Trump con nuestro serenísimo Rajoy. Ni de lejos. En serio. Nuestros compatriotas no votarían a un mentiroso, machista, racista, autoritario y tramposo fiscal. Aquí nos van más otros perfiles. Una encuesta decía ayer que solo un 3% de españoles apoyaría a Trump. Dato lógico, sobre todo con el alineamiento unánime de la prensa anti Trump. Pero sospecho que Rajoy no tendría un apoyo muy superior en Estados Unidos si la prensa de allí contase su historial con el detalle que aquí conocemos el de Trump.

Seguir leyendo »

Si el PSOE no quería Rajoy, dos tazas

Si Rajoy retrasó tanto el anuncio de su nuevo Gobierno es porque se lo estaba pasando pipa esta semana con nuestras quinielas, rumores y especulaciones. Yo me lo imagino en la salita, mirando redes sociales y prensa digital entusiasmado, contándole a su mujer: "Mira, Viri, aquí dicen que voy a poner a Durán Lleida… ¡Y a José Antonio Marina en Educación! Sí, claro, y a Rivera de vicepresidente, no te jode".

Que sí, que Rajoy iba a sorprendernos con un Gobierno renovado: caras nuevas, jóvenes, independientes, perfil técnico, gente de talante dialogante, algún golpe de efecto hacia Cataluña, un detalle con Ciudadanos, un guiño al PSOE tras el mal trago de la investidura… Esperábamos al nuevo Rajoy, el presidente del tiempo nuevo, el gobernante capaz de reinventarse para una etapa llena de desafíos, diálogo y grandes acuerdos, donde el Parlamento iba a bla bla bla…

Seguir leyendo »

El día que Pedro Sánchez dejó de leer El País

Pedro Sánchez bajó este lunes al kiosco y no compró El País. Ojeó la portada con disimulo, y al ver que no decía palabra de su entrevista del domingo en Salvados, lo dejó en el montón. En el bar donde se tomó un café vio un ejemplar grasiento sobre la barra, y estuvo a punto de abrirlo, pero se adelantó otro cliente. Luego, en el metro, se le sentó al lado una mujer con el periódico, y Pedro acabó cambiándose de sitio para que no le vieran leyéndolo por encima del hombro.

De golpe, el exsecretario general del PSOE se ha sumado a la larga lista de lectores desencantados, esos que en algún momento de las últimas décadas se han levantado una mañana diciendo: "Hasta aquí hemos llegado, no vuelvo a leer El País". Algunos dejaron de leerlo en los ochenta, otros el mes pasado. Los hay que llevan treinta años dejándolo de leer, recayendo una y otra vez. Y los que seguimos leyéndolo, igual que otros periódicos con los que tampoco comulgamos, porque hay que leerlo para ver qué piensa ese sector de poder al que representa.

Seguir leyendo »