eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La fórmula portuguesa para ganar Eurovisión

La experiencia portuguesa de gobierno de izquierdas apunta a que otra política económica es posible en la Europa de la austeridad (y de paso ganar la Eurocopa y Eurovisión...)

33 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El socialista Costa defiende la caída del Gobierno por una voluntad de cambio

El primer ministro portugués, António Costa EFE

 Tras el ridículo de nuestro representante en Eurovisión, y cuando va para medio siglo de nuestro último triunfo, deberíamos tomar nota del vencedor de este año, Portugal, que nos ha dado una gran lección. Nuestros vecinos han aplicado lo que podríamos llamar “la fórmula Portugal”, que es mucho más que una buena canción y un intérprete sin disfraz. Les cuento los requisitos, a ver si somos capaces de copiar la fórmula.

Para ganar Eurovisión como Portugal hacen falta, en primer lugar, varios partidos de izquierda de distinta tradición y personalidad: desde la socialdemocracia (el PS portugués) al comunismo (el PCP allí), pasando por las nuevas formas de izquierda antiglobalización (el Bloco de Esquerda, que suele compararse con nuestro Podemos aunque es muy anterior).

En segundo lugar, para ganar Eurovisión hace falta que esos mismos partidos, pese a sus diferencias históricas e ideológicas, sean capaces de unirse por un mismo objetivo: echar al gobierno de derecha, revertir las políticas de austeridad y mejorar las condiciones de vida. No es un paso fácil, pero si se quiere la gloria eurovisiva hará falta que todos borren líneas rojas, renuncien a parte de su programa, y acuerden mínimos para empezar a rodar. Y que lo hagan sin poner por delante listas de ministros. En este paso es importante que la militancia y los votantes empujen.

Con todo lo anterior, ya tendríamos un gobierno de izquierda, o si prefieren de centro-izquierda, lo que como mínimo garantizará no quedar entre los últimos del festival. Si además queremos tener opciones de victoria, tendrá que resistir las presiones internas y externas, obviar el rechazo de los grandes medios y resistir la hostilidad de la troika, para ponerse a gobernar cuanto antes. Los jurados nacionales valorarán muy favorablemente un primer paquete de medidas contundentes. 12 points!

Si no nos ha barrido antes un ataque a la griega, el siguiente paso es desmontar los recortes y contrarreformas: restituir derechos laborales y salarios; frenar privatizaciones; eliminar la sobretasa fiscal… Todo ello acompañado de medidas urgentes para los más desfavorecidos: aumento de pensiones, salario mínimo y prestaciones familiares; gratuidad de libros de texto; protección contra la pobreza energética, mayor inversión en sanidad… Y sin descuidar reivindicaciones como el aborto o la adopción por parejas homosexuales.

Llegados a este punto, la victoria en Eurovisión estaría cada vez más cerca, y se empezarían a ver las primeras señales positivas: además del alivio de la población, los indicadores macroeconómicos también acompañarán, para sorpresa de quienes siempre vaticinan el desastre: baja el paro, crece el PIB, y el déficit está controlado, lo que pone de los nervios a los talibanes de la austeridad, pues aunque Portugal sea un país pequeño y a menudo despreciado, se convierte para el resto de Europa en la prueba de que otra política sí es posible.

Por supuesto, la gloria eurovisiva no es un camino de rosas, y Portugal sigue pasando apuros con su deuda, su prima de riesgo o su sistema financiero. Pero está haciendo camino, ya en el segundo año de un gobierno por el que nadie apostaba un escudo. Y encima, el partido gobernante no deja de crecer en los sondeos, frente a la agonía socialdemócrata del resto de Europa.

En España, avergonzados por el fiasco de Eurovisión, corre el runrún de la “fórmula Portugal” entre la izquierda. Incluso en el PSOE, Pedro Sánchez repitió en el debate de ayer que el suyo es el modelo portugués; aunque no olvidamos que hace un año viajó a Lisboa para conocerlo en persona y a la vuelta pactó con Ciudadanos.

¿Qué? ¿Cómo les suena la “fórmula Portugal”? Si no son muy fans de Eurovision (o si piensan que he aprovechado el gancho eurovisivo para colarles un artículo sobre lo que está pasando en Portugal y de lo que apenas hablamos en España), esperen que les doy el argumento definitivo: la misma fórmula le sirvió a Portugal para ganar la Eurocopa del año pasado. ¿A que a eso no me dicen que no?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha