eldiario.es

9
Menú

Migraciones en un nuevo contexto político

Pareciera que las fronteras están de par en par abiertas. Pareciera que no se detiene a las personas migrantes, que no se realizaran expulsiones inmediatas, deportaciones, ni identificaciones racistas. Pareciera que a cada migrante que llega lo recibiera una alfombra roja, en lugar de una espiral de concertinas.

Y lo duro es que el racismo institucional que vivimos, el de las miles de vidas ahogadas, el de las devoluciones sumarias, el de las cárceles para extranjeros que no han cometido delito alguno, compita aún con algo peor, si anticipamos lo que está por llegar.

La actual gestión de las migraciones en España se ha construido sobre la base de intentar a toda costa que no salgan de sus países, que si salen, no lleguen y que si llegan, sean expulsados a cualquier precio. Es el itinerario de la vergüenza, que niega la propia naturaleza humana, que rehúsa de sus identidades múltiples, de una “cultura occidental” que no es sino un crisol de muchas, diversas y variadas a todos los niveles, en religión, en cultura, en origen.

Seguir leyendo »

El aislamiento: la cárcel dentro de la cárcel

El sistema penitenciario español clasifica a las personas presas en grados, el primer grado se corresponde con el régimen cerrado o aislamiento, el segundo grado es el régimen ordinario y el tercero, con el régimen abierto.

Según la Ley Orgánica General Penitenciaria, el régimen cerrado será de aplicación a presos peligrosos o inadaptados a los regímenes ordinario y abierto. Pero, ¿quién decide si un preso es peligroso o está inadaptado? No es el juez penal que ha conocido la causa, ni el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, ni la Fiscalía, es el centro penitenciario, que tomará la decisión teniendo en cuenta factores como la naturaleza de los delitos cometidos, la pertenencia a organizaciones delictivas, comisión de infracciones disciplinarias graves o muy graves, etc.

Lo cierto es que este régimen cerrado o aislamiento contraviene las bases propias de un sistema orientado a la reinserción y reeducación,  desde el punto de vista personal y social, principalmente, porque el primer grado suele cronificarse, entrando el centro penitenciario en un bucle estigmatizador del que no suelen salir.

Seguir leyendo »

La ética estadística y los derechos humanos

Somos testigos y convivimos con demasiados casos en que los derechos humanos se incumplen, se vulneran o, directamente, son violados. ¿Cuántas personas sin hogar?, ¿cuántas amenazadas por el desahucio?, ¿cuántas pasan cada hora buscando en los contenedores?, ¿quién repara en ellas?, ¿por indiferencia, por vergüenza, por impotencia…? Dicen las estadísticas que Sevilla es la ciudad que concentra más barrios pobres en España. ¿desasosiega esto a la mayoría de quienes viven al otro lado de esos muros? Sí, ¿pero a cuantas personas por miedo a ser afectados por la pobreza y a cuántos por sentido de justicia o por piedad?

Casi a diario tenemos noticias de muertes en el Mediterráneo de personas que huyen de guerras y de carencias de todo tipo provocadas por estas y por la injusticia que instituyen los vencedores con la ayuda de sus poderosos aliados del Norte. ¿Cuál es la estadística minúscula de quienes se movilizan para frenar esa sangría?, ¿cuál la masiva de quienes pasan de largo?, ¿por ignorancia, por impotencia, por insensibilidad? ¿Y cuál la de quienes consideran esas muertes una desgracia necesaria para proteger su miserable opulencia, o su amenazada precariedad?

El Estado español es uno de los mejor situados en la estadística de número de desapariciones forzosas y víctimas de juicios sin garantías. Muchos de sus descendientes, vecinas y vecinos nuestros, siguen esperando un juicio justo y poder cumplir el ritual del duelo, que toda persona necesita concluir. ¿Cuál es la estadística de quienes exigimos ese juicio y queremos acompañar en ese duelo tanto tiempo postergado, en un gesto de clemencia elemental? ¿Cuál la de quienes miran para otro lado?, ¿la de quienes afirman que es revanchismo? ¿Y cuál la de quienes consideran que fueron muertes necesarias por cualquier causa superior a la vida humana?

Seguir leyendo »

10-12-1968 Derechos Humanos 10-12-2018

La celebración del 20 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, en 1968, me cogió en La Línea de la Concepción (Cádiz). Un grupo de jóvenes (trabajadores, maestros, curas, profesores del Instituto Menéndez Tolosa…),  habíamos montado la librería “La Banqueta”. Al igual que otras muchas de las fundadas en aquellos años en el Estado español, fue concebida como centro de reunión y reflexión sociopolítica. La Policía la tenía conceptuada como centro de subversión y estaba en lo cierto. Teníamos que funcionar en semiclandestinidad. Los derechos fundamentales estaban prohibidos. Nos encontrábamos en dictadura. Para el que se movía, tener ficha en la Policía era normal y de entre nosotros, alguno salió en la foto camino al Tribunal de Orden Público.

Nos fijamos la fecha del día 10 de diciembre como una fecha señera. La rotundidad del 20 aniversario de un acontecimiento que sentíamos de gran relevancia, nos obligaba a ello. Con dificultad, conseguimos que se dieran unas charlas en el entorno del día 10. Disponer del texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos para comentarlo y repartirlo, nos resultaba imprescindible. Sin embargo, no encontrábamos la forma de adquirirlo. No era un texto de la devoción del régimen.

Alguien pronunció la palabra Unesco y con ella se nos hizo la luz. Toda una aventura, pero conseguimos que la Unesco nos hiciera llegar, gratuitamente, cientos de trípticos con el articulado de la Declaración Universal. Celebramos el 20 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, a la vera del Peñón de Gibraltar, en una reunión clandestina. El miedo lógico a lo clandestino hizo que no fuera muy concurrida, pero en ella comentamos, con rebeldía y esperanza, la situación sociopolítica en que nos encontrábamos. Luego vendría el reparto, con profusión, de los trípticos, regalo de la Unesco.

Seguir leyendo »

Quien se mueve, sale en la foto: relato de la represión en Sevilla

Siempre ha sido una constante, por parte de quienes ostentan el poder, querer controlar y cercenar los derechos de los que, en desacuerdo con lo establecido, protestan, se movilizan y/o denuncian pacíficamente lo que entienden necesario. Esta voluntad va más allá de los de los propios activistas y movimientos sociales. Alcanza incluso a quienes cubren periodísticamente estos hechos . Las muestras de solidaridad con quienes sufrían atropellos constantes en sus derechos más básicos, como por ejemplo los relacionados con la violación del derecho a la vivienda y las acciones habituales para parar los desahucios, hizo que el Gobierno de entonces, con su mayoría absoluta y sus tintes autoritarios, legislara para limitar y amedrantar el ejercicio de los derechos reconocidos en la Declaración de Derechos Humanos de 1948 y en la Constitución de 1978.

Quien se mueve, quien hace una denuncia pública de su disidencia, se pone en una situación vulnerable, sabiendo que puede acabar identificado/a, multado/a, detenido/a, en libertad con cargos, o lo que es peor, en prisión preventiva. El Estado pone en marcha la represión como medida disuasoria para los movimientos por la defensa de los Derechos Humanos, usando el miedo como parte de su estrategia represiva. Y lo hace en un marco de carencias consolidado: amplias capas de la sociedad cada vez más empobrecidas, el sistema público cada vez más débil, la precarización del empleo, la falta de vivienda, la falta de cobertura social, etc.

Agitando conciencias y acción colectiva nos levantamos en 2011 para decir ¡basta ya! a todo esto y pillamos por sorpresa a un Estado demasiado acostumbrado a que no se le cuestionara. Sin embargo, el Poder legislativo tomó nota y, poco tiempo después de aquello, nos impusieron la Mordaza.

Seguir leyendo »

"Buenismo", migraciones y Julio Anguita: la ultraderecha está ganando la batalla del discurso

El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini.

Permítanme un breve inciso personal a modo de introducción. La mitomanía es un sentimiento que me genera un reparo prácticamente automático; quizás sea lo natural en una persona a la que los simbolismos patrióticos, religiosos o similares le resultan particularmente extraños y lejanos. Sin embargo, a todo el que me conoce un poco le consta que con la figura de Julio Anguita siempre he hecho una excepción a ese planteamiento general.

Evidentemente, esta admiración personal parte de una afinidad ideológica de base, pero casi más relevante para mí ha sido el profundo sentido ético de servicio público que ha presidido su dilatada actividad política y la seriedad/rigurosidad que sin excepción han acompañado a sus posicionamientos y discurso. Respecto a lo primero, sigo sin tener ninguna razón que lo cuestione, pero en el segundo aspecto, en las últimas semanas se han hecho públicas algunas declaraciones del ex coordinador general de Izquierda Unida que me han sorprendido a la par que preocupado.

A raíz de  un artículo publicado en Cuarto Poder junto a Héctor Illueca y Manuel Monereo a principios de septiembre,  Julio Anguita ha intervenido en diversos medios de comunicación aludiendo a la existencia de “millones de personas” tratando de ingresar a Europa, calificando de “buenistas” que invitan a “venir a todos los que quieran” a aquéllos que defienden políticas migratorias y de fronteras alternativas a las actuales o afirmando que las “migraciones acabaron con el imperio romano”. Estas declaraciones se alejan del rigor característico del político cordobés, ya que:

Seguir leyendo »

Desahucios por alquiler, la nueva cara de un derecho convertido en negocio

Los últimos datos presentados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) referentes a los lanzamientos (desahucios) producidos en el 2º trimestre de 2018, no hacen más que confirmar nuestras afirmaciones de que la crisis, lejos de superarse, aún no ha terminado, sobre todo para los sectores populares con menos recursos.
Vemos que en el primer semestre de este año,  en Andalucía se han producido 5.250 desahucios, una media de 29 diarios, de los que 15 son por impago de alquiler. Se confirma la consolidación del cambio iniciado meses anteriores, por el cual los lanzamientos provocados mayoritariamente por el incumplimiento en el pago de los alquileres (2.772) superan en un 12% a las ejecuciones producidas por impago de las hipotecas (2.478).

En esto, mucho tiene que ver la situación en que se encuentra sumida Andalucía, con indicadores socio-económicos muy desfavorables para su población: más de 800.000 personas,  el 23,09%, en paro, el 37,3% de la población en riesgo de pobreza o exclusión social, en el pelotón de cola con  23.000 € de renta por familia, donde se encuentran 10 de los 15 barrios más pobres de España, etc.

Desde el año 2012 venimos denunciando que nos encontramos en una situación de Emergencia Habitacional que exige de las autoridades una actuación enérgica e inmediata y la única respuesta que encontramos es mera propaganda. Hoy, en nuestras ciudades, se da la irracional e inhumana situación en la que coexisten miles de viviendas vacías y miles de familias sin derecho a ellas.

Seguir leyendo »

Las 5W de la huelga de hambre dentro de prisión

Hace apenas una semana, el 1 de octubre, comenzó una huelga de hambre colectiva dentro de prisión, con la que personas presas repartidas por las cárceles de todo el Estado español pretenden llamar la atención y denunciar la situación en la que se encuentran las personas privadas de libertad en este país. En APDHA compartimos las principales reivindicaciones de esta huelga y, con el objetivo de servir de altavoz a un colectivo constantemente silenciado, queremos darlas a conocer y lo hacemos respondiendo a lo que se conoce en periodismo tradicionalmente como las 5W, es decir, What (qué), Who (quién) Where (dónde), Why (por qué) y When (cuándo).

What.- Las reivindicaciones

A las personas presas se les priva de su derecho a la libertad y, en ocasiones, de otros derechos ligados a su condena, como el derecho a reunión o a la intimidad familiar. Sin embargo, a este colectivo se le vulneran sistemáticamente otros muchos derechos que deberían disfrutar en las mismas condiciones que las personas en libertad.

Seguir leyendo »

iDental: el infierno sanitario que no sabe de vacaciones

Reunión de los afectados de Idental en la sede de APDHA en Sevilla.

El escándalo de iDental, clínicas que se presentaban publicitariamente como "dentistas con corazón", abarca ya a más de 240.000 personas repartidas por todo el Estado con necesidades urgentes de tratamiento, con procedimientos cobrados y no concluidos, con secuelas graves, y –para aquellos que no las sufren ya- con la incertidumbre de quién se responsabilizará de su atención cuando aparezcan los previsibles problemas generados por la evidente mala praxis en la ejecución de los trabajos.

Hace unos días un juzgado de Asturias condenó a iDental y al odontólogo interviniente a indemnizar a una paciente en casi 25.000 € por los daños irreparables acarreados. También la policía allanó 23 clínicas de la compañía, recuperando los expedientes de pacientes allí encontrados, necesarios para la práctica judicial y su posterior atención médica, depositándolos para su clasificación y custodia en hospitales públicos, que estarán disponibles para los afectados a partir del mes de octubre.

Los engaños, haciendo alusión a supuestas subvenciones estatales y una política comercial agresiva ofertando descuentos y financiando las operaciones con créditos bancarios (los bancos, ¡cuando no!) consiguieron un elevado éxito entre nuestras vecinas menos pudientes, que creían haber encontrado un tratamiento barato y accesible.

Seguir leyendo »

"Cuando cerraron los manicomios las cárceles se llenaron de locos"

Las palabras que sirven de título a este artículo son de un preso de la cárcel de Albolote y guardan una estrecha relación con una importante sentencia del Tribunal Constitucional (TC), publicada el pasado 17 de agosto en el Boletín Oficial del Estado. La sentencia ( STC 84/2018) resolvía un recurso de amparo presentado por J.M.C., quien previamente había sido absuelto de los delitos por los que había sido acusado por padecer enfermedad mental, y al que se le había impuesto como medida de seguridad el internamiento en centro psiquiátrico con un límite máximo de 12 años. Mientras se resolvían los distintos recursos presentados por su abogado, la Audiencia Provincial de Córdoba acordó que J.M.C. ingresara en la Unidad Psiquiátrica del Centro Penitenciario de Córdoba. Un año después de aquella decisión, la respuesta del TC sorprende por garantista, al reconocer que el ingreso en la Unidad Psiquiátrica era una “prisión encubierta, carente de absoluta cobertura legal”.

El internamiento en el centro psiquiátrico como prisión encubierta. El primer problema que plantea la sentencia del TC es qué hacer con una persona que ha sido absuelta de responsabilidad criminal pero a la que, en su lugar, le ha sido impuesta una medida de seguridad. En este punto, los distintos tribunales que han observado el caso se mueven en una tensión constante entre la “peligrosidad” del individuo y su rehabilitación. En teoría, según la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim), «todo procesado absuelto será puesto en libertad inmediatamente», pero el mismo precepto establece como excepción el que se den otros motivos que hagan necesario el aplazamiento de la excarcelación.

Ante esta situación, en los últimos años encontramos, al menos, dos tipos de respuestas por parte de los tribunales: la prórroga de la prisión provisional o el internamiento en centro psiquiátrico. Entonces vemos como por un lado, en otro caso similar al que nos ocupa, la Audiencia Provincial de Cádiz decidió prorrogar la privación de libertad provisional mientras esperaba la finalización del proceso judicial.

Seguir leyendo »