eldiario.es

9

Nuevas muertes de migrantes, más fracaso de las políticas migratorias

Ahora ha sido en el Estrecho de Gibraltar. Han sido tres mujeres, una de ellas embarazada, las que han perdido la vida cuando, con otras 69 personas migrantes, pretendían alcanzar Cádiz desde las inmediaciones de Larache. Habían salido en la madrugada del lunes. La Marina marroquí rescató a los 69 supervivientes, pero no pudo rescatar los cadáveres de las tres mujeres fallecidas.

A esta tragedia llevan las políticas europeas y española de xenofobia. Políticas de contención y rechazo a la persona migrante por medios cruentos. Políticas de negación del derecho a emigrar e incumplimiento de la obligación de dar refugio a quien busca salvar la vida. Especial gravedad tienen estas políticas que matan cuando en el origen del proceso migratorio existen circunstancias que imponen una emigración forzada. La sombra negra de un neocolonialismo depredador,  amparado por los Estados del Norte, planea sobre África y cuando sus víctimas llegan al Norte buscando vida y libertad, el Norte las rechaza con fronteras.

No es cuestión solo de solidaridad que, por cierto, la tienen criminalizada y ahí tenemos el caso de nuestro bombero Miguel Roldán, procesado por Salvini por salvar la vida de migrantes en naufragio. Es cuestión de justicia y con la justicia debe ir la reparación. Que los causantes de la emigración y su cómplices, además de no impedir las causas, nieguen a las víctimas vías legales y seguras por las que salvar la vida, incurren en una crueldad sin paliativos.

Seguir leyendo »

Las muertes evitables que no se evitan

El pasado 8 de mayo, Salhaketa Araba denunció la muerte de Xavier González, la cuarta en lo que va de año en la macrocárcel de Zaballa (Álava). Sólo unos días después, recibimos la demoledora noticia de que Pedro Escudero, preso en el Centro Penitenciario de Puerto III, había muerto en extrañas circunstancias. Con las suyas, son ya ochenta las muertes que han tenido lugar bajo custodia de Instituciones Penitenciarias en los apenas cinco meses que llevamos de 2019. Si atendemos a los datos oficiales, 188 fueron las muertes que ocurrieron bajo las mismas circunstancias en 2017, entre cuyas causas podemos distinguir las naturales, muertes por droga, accidentales y suicidios, representando estos últimos casi el veinte por ciento del total (35).

Esta es precisamente la causa que motivó la muerte de Pedro en la versión que sostiene Instituciones Penitenciarias; según la cual el colchón sobre el que dormía en su celda ardió y murió por inhalación de humo. Y aunque, sin dotarlos de contexto, estos hechos podrían empujarnos en un primer momento a pensar en un suicidio como causa de la muerte, e incluso suponiendo que fueran ciertos (el entorno más cercano del fallecido se niega a aceptar la versión oficial y esperaremos la instrucción que de los hechos se haga en los juzgados), es conveniente analizar los pormenores que rodean el trágico suceso.

A sus cuarenta y siete años, Pedro cargaba a sus espaldas con más de dos décadas encarcelado y a pesar de sufrir un cáncer que lo estaba matando, no sólo se le negaba la excarcelación por enfermedad incurable, sino que además llevaba los últimos cinco años en régimen cerrado y año y medio clasificado con el artículo 91.3 del Reglamento Penitenciario, es decir, en total aislamiento. Ambas circunstancias, el aislamiento y la enfermedad (junto con la falta de cuidados), marcaron profundamente la vida de Pedro en la cárcel.

Seguir leyendo »

Cumbre Mundial de Turismo versus Sevilla Invisible ¿Para cuándo una cumbre de los barrios olvidados?

Entre el 2 y 4 de abril la patronal turística WTTC (Consejo Mundial de Viajes y Turismo) organizó en Sevilla la Cumbre Mundial de Turismo, con la asistencia de los mayores grupos empresariales de este sector, 150 asistentes representantes de hoteleras, aerolíneas, navieras, fondos de inversiones, etc. También contó con el apoyo de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Sevilla, que gastó en él partidas presupuestarias muy significativas, algunas de las cuales estaban inicialmente destinadas a la atención a barrios periféricos, para los servicios sociales y para el desarrollo de los diferentes planes y actuaciones que, al menos sobre el papel, se aprueban para luchar contra la marginación y la exclusión.

A nadie se le puede escapar el impacto del Turismo en nuestra economía, cuya facturación representa el 11,7% del Producto Interior Bruto (PIB) de España, alcanzando 137.020 millones de euros en el año 2017. Otra cosa sería creerse lo que nos quieren vender y por lo que se le abren las puertas sin condiciones: que este turismo crea el empleo necesario, siempre aporta beneficios a las personas, y es positivo para todos en la ciudad.

Consolidar el modelo de TURISTIZACIÓN como principal estrategia de desarrollo de nuestra ciudad es ignorar lo que trae aparejado: inestabilidad, al ser un sector sujeto a los vaivenes del mercado internacional y a la oferta y demanda, controlado en muchas ocasiones por los grandes tour operadores, que deciden -en muchos casos- no solo sobre la oferta hotelera, sino también sobre sus precios, imponiendo otros elementos como el empleo de baja calidad, mal retribuido y precario, y requiriendo concentrar las inversiones presupuestarias en los barrios céntricos en perjuicio de los periféricos. La turistización transforma los barrios objeto del mercado turístico expulsando a la periferia a sus vecinos tradicionales -impotentes ante el incremento del precio de los alquileres-, aboca al cierre del comercio de proximidad, altera la convivencia vecinal haciendo insoportable la coexistencia de dos modos de vida diametralmente opuestos, hace en la práctica inaccesible el centro histórico a los sevillanos y sevillanas. Empecinarse en ese modelo de ciudad, libre para los negocios y de espalda a las personas, sólo traerá más exclusión.

Seguir leyendo »

Tenemos que hablar de Eurovisión

La ganadora de la última edición de Eurovisión, Netta.

El próximo 18 de mayo se celebra la final de uno de los certámenes musicales internacionales de mayor impacto mediático en occidente. El concurso televisivo ha resistido el paso del tiempo y se renueva continuamente para no perder su cuota de relevancia.

La competición pretende ser una representacióndel talento y mejores atributos de cada país participante a través de sus artistas. Este escenario es un escaparate privilegiado para la promoción de los Estados que, a través del concurso, se muestran al mundo conforme a una imagen de apertura y modernidad. La publicidad es tanta, que los Gobiernos se implican intensamente en la promoción de la candidatura, así como en albergar el festival cuando ha resultado ganador en la edición anterior.

Por todo esto, Eurovisión no puede considerarse un evento exento de pretensiones políticas. Al contrario, el certamen propone una instrumentalización de la expresión artística como método para la comunicación política. Y es, desde este aspecto, donde los movimientos de defensa de los Derechos Humanos tenemos y queremos hablar de Eurovisión.

Seguir leyendo »

Frontera Sur: una realidad construida que genera violaciones de Derechos Humanos

En el control de fronteras y en la gestión de los flujos migratorios, la realidad material cada vez está más alejada de la político-jurídica. La señalada desconexión no puede ser inocua, representando la Frontera Sur europea en general, y la española en particular, un ejemplo clarividente al respecto. Por una parte, cualquier decisión política o norma jurídica que obvie el ámbito social donde debe ser aplicada va a tener serias dificultades para alcanzar sus objetivos. Por otra, no se podrán prever ni subsanar los “efectos colaterales” no deseados.

En el discurso político-mediático sobre la situación migratoria española en los últimos años se alude de forma reiterada a las siguientes “ideas fuerza”:

-Flujos migratorios descontrolados con cifras alarmantes e inasumibles.

Seguir leyendo »

Morir en la cárcel sabiéndolo de antemano

Este lunes, 11 de marzo, Carmen Badía Lachos comenzó una huelga de hambre indefinida en la cárcel de Zuera, donde se encuentra presa. Tiene 62 años y padece tres cánceres que la han obligado a someterse a numerosas intervenciones quirúrgicas que, teniendo también en cuenta su edad, han provocado que “su estado de salud sea cada vez más preocupante” según ha podido acreditar el Colectivo de Apoyo a Mujeres Presas de Aragón (CAMPA) durante su acompañamiento. El objetivo de Carmen es denunciar la desatención médica y el aislamiento que está sufriendo y lograr su excarcelación por razones humanitarias.

En este sentido, el Código Penal establece dos supuestos para la excarcelación de las personas con enfermedad grave sin necesidad de cumplir requisitos adicionales, ya que estamos ante una libertad que se fundamenta en razones humanitarias. La primera situación que contempla es la de enfermedad muy grave e incurable, que solo requiere del cumplimiento de un tiempo mínimo de condena y de los mismos requisitos de la libertad condicional, es decir, haber disfrutado del tercer grado y tener buena conducta. La segunda es la enfermedad terminal con peligro inminente de muerte, que puede prescindir de los requisitos antes mencionados, aunque es preciso contar con un pronóstico final del centro penitenciario en el que se valoren las circunstancias personales, la dificultad para delinquir en ese estado y la escasa peligrosidad. La diferencia entre ambas situaciones es importante.

Sin embargo, valorar y definir “riesgos vitales o patentes para la vida”, especificar la terminalidad y establecer pronósticos supone un debate importante, que en todo caso debe afrontarse en términos médicos, y nunca penitenciarios. Este análisis no le corresponde a la Administración penitenciaria y mucho menos hay que limitarlo a criterios de temporalidad. De hecho, las sociedades científicas paliativas han desechado los criterios temporales de la definición de terminalidad, ya que el tiempo estimado de una enfermedad terminal es variable. En la actualidad, en el Estado español es así como se hace y este concepto, a los efectos de libertad condicional, está definido por medio de una instrucción (ni siquiera por una ley).

Seguir leyendo »

Pobreza, renta mínima y emergencia social: ¿nos gobiernan políticos sin escrúpulos?

Cita para los servicios sociales en Sevilla, pedida recientemente y otorgada para julio

Decía Albert Einstein que es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio y no le faltaba razón. Vivimos en la época de la posverdad, esa mentira intencionada y varias veces repetida que se abre espacio en el imaginario de la sociedad, que carece del más mínimo rigor y que no aguanta una crítica seria, por pequeña que sea.

Este es el caso de las personas sin hogar. Estas personas son, sin duda, la exclusión de la exclusión. Los estereotipos, los clichés y los prejuicios forman un todo que hace incomprensible esta realidad para la mayoría de la sociedad: “están así porque quieren”, “duermen en la calle porque quieren”, “no aceptan la ayuda porque no quieren salir de esa situación…”. Si con alguna palabra se puede definir la situación de las personas que malviven en la calles es poliédrica. Esto es lo primero que te encuentras si te paras y escuchas a las personas protagonistas y ves, sin prejuicios, sus itinerarios personales, que son diversos y complejos.

Sara Mesa ha escrito Silencio administrativo, un pequeño y gran libro en el que describe, a través de la historia de Carmen, cómo la pobreza es silenciada desde distintos espacios: por la sociedad en su conjunto y especialmente por la administración, que sigue a lo suyo ofreciendo una burocracia laberíntica que lleva a dar vueltas y más vueltas para seguir, de por vida, en el laberinto de la miseria. El libro, imprescindible para quien quiera acercarse a la realidad de las personas más excluidas, es un manual del absurdo que las administraciones ofrecen a quienes más necesidades tienen.

Seguir leyendo »

Del apagón informativo a las devoluciones a Marruecos

Las rutas migratorias en Europa, tras los bloqueos, acuerdos internacionales y violaciones sistemáticas de DDHH en Turquía, Libia y otros países, pasan de forma importantísima por España, aunque desde el Gobierno se empeñe en decir que son situaciones excepcionales o de emergencia. De hecho, como ya señalamos en el informe Frontera Sur 2019 de APDHA, en nuestro país las llegadas vía marítima en 2018 “se han multiplicado por 2,24 con respecto al año 2017”.

Fruto de la estrategia del PSOE de reducir las llegadas vía marítima a España al 50% a cualquier precio y en la que llevan trabajando desde hace meses como veremos a continuación, hoy leemos el anuncio del acuerdo de España con Marruecos para devolver a personas migrantes rescatadas en el mar a las costas marroquíes.

El rumbo de las políticas migratorias está quedando rotundamente claro.

Seguir leyendo »

Trabajadoras de hogar en Ceuta: sostener la vida desde los márgenes

La situación de las trabajadoras de hogar en Ceuta trasciende las dificultades del sector de los cuidados y la precariedad generalizada de las actividades profesionales feminizadas. La mera presencia de la frontera provoca un efecto amplificador de la desigualdad, la desprotección y vulnerabilización de las mujeres que desarrollan esta actividad.

La crisis de los cuidados ha puesto de manifiesto no solo la división sexual del trabajo, también nos ha demostrado que la incorporación de las mujeres al espacio productivo no ha tenido su correspondencia en la participación de los hombres en el ámbito de los hogares. Esta es una realidad para la que el feminismo nos aporta claves fundamentales con las que combatir la desigualdad y la discriminación.

Es en los márgenes donde se encuentran las realidades que definen con más contundencia el modelo neoliberal al que nutre el patriarcado. Las empleadas de hogar y cuidados en Ceuta pertenecen a estos márgenes en los que la desigualdad genera oportunidades de negociación asimétricas, dos partes se benefician, pero de muy desigual manera.

Seguir leyendo »

El PSOE de Sevilla frente al trabajo sexual: "salvar" a las mujeres pero sin las mujeres

Cualquier política pública que pretenda abordar la prostitución debe cumplir un mínimo de respeto por los derechos de las personas que la ejercen, máxime cuando estas políticas tienen en la protección y defensa de la libertad de las mujeres su principal motivación. La igualdad y la lucha contra la violencia de género no puede ser un mero ornamento dentro de estas políticas, exige coherencia, responsabilidad y verdadero compromiso respecto a la realidad de todas las mujeres.

En este sentido, nos hemos ido acostumbrando a políticas irresponsables, que dicen legislar para las prostitutas y su seguridad, pero posteriormente son incapaces, y no les conviene, evaluar las consecuencias reales que este espíritu de salvaguardia de la integridad de las mujeres tiene sobre sus vidas reales: una mayor exclusión, precariedad, inseguridad y pérdida de autonomía. Un ejemplo de esta falta de responsabilidad y coherencia lo podemos tomar de las políticas que el PSOE está desarrollando en la ciudad de Sevilla.

El partido socialista ha expresado, en muchas ocasiones, su postura manifiestamente abolicionista sobre la prostitución. El 30 de noviembre presentóuna moción en el ayuntamiento de Sevilla que así lo reiteraba, y lo articula a través de políticas públicas sustentadas bajo este marco ideológico. Pero no solo hablamos de ideología, hablamos de una constante contradicción y falta de responsabilidad.

Seguir leyendo »