eldiario.es

9
Menú

Andalucía Andalucía

El PSOE andaluz nos sigue haciendo trampas al solitario

Tras las elecciones que dan al fascismo en Andalucía la llave de un gobierno de derechas después de 36 años, es clave que el PSOE-A haga autocrítica sobre el deterioro de las convicciones democráticas fruto de su modo de ejercer el poder

21 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz valora los resultados de las elecciones andaluzas 2018

Susana Díaz, tras el escrutinio, con Verónica Pérez, Micaela Navarro, Juan Cornejo y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Daniel Cela

Ninguno podíamos imaginar este resultado de autonómicas. Pero eso no significa que los andaluces no nos expliquemos por qué ha pasado. Hasta sin hablar. Con mirarnos. Todos. Con independencia de ideología. De que nos acostáramos el domingo desolados o vibrando. Abiertos a análisis de complejas causas o sordos a “lo que vienen a contarnos de nosotros los de fuera”. Llevábamos años oyendo crujir bajo los pies la madera. Décadas. Sabíamos, por el olor, que la casa crujía porque se pudría. Incluso quien tenía la responsabilidad, la confianza, para cuidar tan valiosa construcción colectiva lo oía y olía. Lo sabía. Sólo creía que tardaría más en romperse. Que a ellos no les cogería. Y así, cortoplacistas, se hacían trampas al solitario, en una partida donde no sólo el PSOE, sino los andaluces, españoles y europeos tanto nos jugamos.

"Irresponsables" fue la palabra que me brotó al ver que, en mi tierra, trabajadora, progresista y mestiza, el primer cambio de gobierno en democracia daba la llave -12 diputados, 10 % del voto-, al partido fascista Vox. 

- Irresponsables cada uno de los votantes de esta opción porque ninguna indignación justifica empoderar a quien propugna la violencia, el enfrentamiento y persecución del diferente, conciudadanos de cualquier opinión y origen geográfico (incluido nacionalista catalán), etnia, fe, género y opción sexual.

- Irresponsables el PP y Ciudadanos que ya antes de necesitarles para gobernar en San Telmo han encajado su discurso racista, machista, homófobo, amenazador.

- Pero vosotros, gobernantes y altos cargos del PSOE de Andalucía todos estos años, con cuánta irresponsabilidad habéis administrado tan gran legado.

A la mañana siguiente aún os escucho analizar la derrota –derrota es, aunque hayáis ganado- echando balones fuera sin verbalizar lo que sabéis, como todos sabemos que, fundamentalmente, ha pasado. Podemos recurrir a un anglicismo y hablar del “know how”, es decir, del cómo se funciona de forma sistemática aquí. O podemos dejarnos de subterfugios y empezar a respetarnos como adultos y oír nuestras voces pronunciar la palabra que han estado susurrando, diciendo y, ya al final, clamando nuestras miradas: “ mamoneo”.

No es desgaste del ejercicio del poder, no. Es que una mayoría, que incluye a votantes históricos socialistas, no podía soportar más el funcionamiento de cortijo, cada vez más arbitrario, mediocre, resignado y por acción u omisión –40 por ciento de abstención- ha decidido frenarlo.

¿Por qué el hartazgo no ha cristalizado en votos a Adelante Andalucía? La coalición de Podemos e Izquierda Unida tiene su responsabilidad, estratégica (concurrir juntos o separados, con más o menos andalucismo y coordinación estatal), de incoherencias que lastran la credibilidad (tema Arabia-Navantia), e incapacidad por ahora para proyectar imagen de gobierno. Pero de fondo, ¿de qué está hecho su techo de cristal? De 36 años de gobierno socialista en que se ha sembrado una sociedad donde crítica y autocrítica se extirpan o castigan, “izquierda” se ha degradado a palabra vacía, donde no se ha apostado, con convicción, por transmitir valores de compromiso social, de entrega a los demás, sino de pertenecer o no al establishment y, en función de eso, medrar o penar.

Meses antes del adelanto electoral –recordemos que Susana Díaz pensó que ni el tándem Chaves-Griñán en el banquillo la perjudicaría- ya se barruntaban elecciones por el florecimiento en TV, prensa y radio de vagas campañas de publicidad institucional, como Mi pueblo un lugar para vivir. Me quema tanto ahora esa de Educación pública andaluza. Una huella para toda la vida

C:\fakepath\Huella toda vida.jpg

Campaña de la Junta de Andalucía.

Porque preferísteis ciudadanos dóciles a activamente democráticos. Porque no explicasteis en 40 años lo que El silencio de los otros, ahora en cines, está contando. ¡Porque queréis hacer del centro de torturas de la Gavidia un hotel y gimnasio!

Primando seguir en el poder, por miedo a perder votos, evitasteis la pedagogía de defender  que a los niños llegados en patera del Estrecho no se les puede entregar a Marruecos. Vosotros también habéis blanqueado postulados ultras y anti-catalanistas. Os abstuvisteis para hacer presidente a Rajoy –amotinados contra vuestro secretario general- y os aliasteis en la Junta con Ciudadanos borrando la distancia programática. Ahora, votantes con vuestra “huella indeleble”, frente a la elección entre la marca blanca de la desideologización y la marca facha de Vox, se han quedado en casa u optado por lo peor.  

¿Para qué decir todo esto que es triste, doloroso, molesto? Si no albergara esperanza, no escribiría. Pero las miradas que nos intercambiamos diciendo que sabemos por qué ha pasado son el primer paso para cambiarlo. Y el socialismo andaluz, no es necesario, es clave. Regenérese quien pueda y quiera y el que no, que se aparte y deje paso a gente nueva con compromiso e ideales. Mujeres y hombres decididos a encarar la realidad y trabajar, ya, por el futuro que merecemos nosotros, nuestros hijos y tantos más.

Empezando por cerrar el paso al fascismo anti-constitucional, con las herramientas con que cuenta el Estado de Derecho. Si es posible con la derecha demócrata, votantes y partidos. Pinta mal, pero ojalá PP y Ciudadanos no se hagan también trampas al solitario diciéndose que ellos domarán al fascismo, lo apaciguarán y que contra ellos no irá. Vox ya les llamaba “ mariconservadores” antes de entrar al primer parlamento de España.

Las legítimas opciones ideológicas trazan un mapa. Pero este sólo es posible en democracia. La línea que nos separa a todos de Vox y el galopante fascismo europeo y global es el abismo que se tragó tantas vidas no hace un siglo. Humildad, responsabilidad y cabeza. No vayamos de listos... hasta amanecer arrepentidos.    

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha